Categorías
Arqueología

Encuentran en Alemania un puñal (pugio) y el cinturón de un legionario romano, el conjunto mejor conservado de Europa


Los arqueólogos de la Landschaftsverband Westfalen-Lippe (LWL) realizaron dos extraordinarios hallazgos en la primavera de 2019 en el cementerio romano de la localidad de Haltern am See (Renania del Norte-Westfalia, Alemania): un puñal (pugio) con elaborada decoración que perteneció a un legionario romano y el cinturón de armas que la acompañaba. Se trata de un descubrimiento extremadamente raro: no existe en Europa ninguna otra combinación tan bien conservada de esta arma con vaina y el cinturón correspondiente.

El pugio tal y como se encontró y ya restaurado / foto LWL/Josef Mühlenbrock

Tras su descubrimiento, el pugio y el cinturón fueron restaurados en un elaborado proceso en el taller de restauración de la LWL en Münster, y han recuperado casi por completo su aspecto original.

A primera vista, las abundantes decoraciones en el mango y la vaina son llamativas. Incluyen líneas y superficies plateadas con patrones de diamantes, medias tintas y hojas, realizadas mediante la técnica de inversiones. Siguiendo esta técnica las incisiones se cubrieron con finos hilos y láminas de plata y latón. Los científicos pudieron probar que algunos hilos de plata estaban hechos de tiras de chapa de sólo 0,15 a 0,2 milímetros de grosor y retorcidas.

Además, el puñal tiene incrustaciones de esmalte y vidrio rojo. El esmalte es una mezcla de varios minerales que se funden en las hendiduras a altas temperaturas para producir un material similar al vidrio.

El conjunto completo con el cinturón / foto LWL/Eugen Müsch

El puñal y el cinturón se sometieron a rayos X y a un examen tomográfico por ordenador antes de la restauración. Mediante la tomografía los investigadores pudieron ver que el mango está compuesto por numerosos componentes individuales de diferentes materiales, conectados con ocho clavijas de remache.Además, la medición por TAC reveló que la hoja del puñal está hecha de diferentes aceros que fueron soldados en la forja.

El cinturón también consta de numerosos elementos. El cuero estaba densamente cubierto con placas de bronce o latón. Para dar la impresión de plata cara, las placas de metal fueron recubiertas con estaño. El cinturón tiene dos ganchos en los que se colgaba la espada mediante lazos de cuero. Aún quedan partes de cuero, que incluso muestran las costuras. El lino fue usado como hilo.

La funda consiste en un núcleo de madera, que se identificó como madera de tilo en la Universidad de Colonia. También se analizó la composición química exacta de los metales y las incrustaciones de vidrio.

Reconstrucción gráfica del conjunto / foto  Elif Siebenpfeiffer

Ambos objetos fueron encontrados por el joven de 19 años Nico Calmund en abril de 2019 durante una excavación en el cementerio romano de Haltern am See en cooperación con la Universidad de Trier. Se trata del cementerio del campamento romano, donde hace 2.000 años los legionarios enterraban a sus muertos.

Lo que todavía no pueden explicar es cómo llegaron los dos objetos a la fosa. Una pérdida accidental parece poco probable. Es posible, por ejemplo, que el puñal fuera depositado en memoria de un soldado enterrado aquí.

De lo que no hay duda es de que el puñal de Haltern es uno de los hallazgos más importantes de su tipo en Europa. La combinación de un pugio, vaina y cinturón de defensa completamente conservados, incluida la importante información sobre la ubicación exacta del hallazgo, no tiene comparación hasta la fecha, según el arqueólogo jefe de LWL, Rind.

La restauración se prolongó durante nueve meses, durante los cuales los especialistas lograron sacar el pugio de su vaina sin daño alguno. Esta intervención no sólo permitió comprender la construcción de la vaina, sino que también ofreció la oportunidad de observar más de cerca la característica hoja curva con los surcos de sangre todavía presentes.

El análisis del puñal reveló claros signos de uso. Por ejemplo que había perdido algunas incrustaciones de plata que fueron reemplazadas con latón por su propietario.

El pugio era usado por los soldados de a pie y usado en combate cuerpo a cuerpo. Basándose en la forma estrecha de la hoja y su estructura, el hallazgo de Haltern se puede identificar claramente con las primeras dagas militares romanas del tipo Vindonissa. Una daga similar ya había sido encontrada en Haltern en 1967 – pero sin vaina y cinturón. Las armas de este tipo se utilizaron principalmente en la primera mitad del siglo I d.C. Se dan en una zona cuyo centro se extiende desde el norte de Italia hasta la desembocadura del Rin y también incluye la parte sur de las Islas Británicas.

Fuente: Landschaftsverband Westfalen-Lippe.