Categorías
Arqueología

Encuentran el mosaico más antiguo del mundo en el yacimiento hitita de Usakli Hoyuk en Turquía


Un suelo de baldosas toscas con diseños geométricos, desenterrado en un yacimiento hitita preclásico en el centro de Turquía, es el mosaico más antiguo conocido en el mundo, según un estudio publicado por Anacleto D’Agostino de la Universidad de Pisa.

Además, añade, el lugar donde se encontró el mosaico, el montículo de Usakli Hoyuk podría ser la ciudad hitita perdida de Zippalanda, algo que ya se baraja desde hace unos años, como apuntamos en un artículo anterior.

El montículo de Usakli Hoyuk / foto Usa̧klı Höyük Archaeological Project

La superficie multicromática está en el patio del edificio público que los arqueólogos interpretan como un templo al Dios de la Tormenta. El suelo de la Edad de Bronce tardía, hecho de piedras de diferentes tamaños y formas, es por tanto la primera interpretación conocida en roca de patrones geométricos. Los mosaicos posteriores con los que la mayoría de la gente está más familiarizada son los denominados mosaicos de guijarros hechos de piedras pequeñas y redondas sin trabajar, o los mosaicos hechos de pequeños azulejos aplanados cúbicos o rectangulares.

En contraste, el mosaico de Usakli consiste en 3.147 piezas de piedras de forma irregular, más algún que otro guijarro. La parte expuesta hasta ahora mide alrededor de 3 por 7 metros de área.

Posible templo del dios de la Tormenta / foto Usa kl Hyk Archaeologica

Todas las piedras se colocaron planas, sin tocarse entre sí, y formaron patrones geométricos en colores oscuros y claros contrastantes. El mosaico consiste en tres marcos rectangulares, cada uno de los cuales contiene tres filas de triángulos de diferentes colores, principalmente blanco, rojo claro y azul-negro. Dos piedras son de color amarillo anaranjado. Fue enmarcado con piedras colocadas perpendicularmente en blanco, negro-azul y nuevamente blanco.

El mosaico y la pared oriental del edificio interpretado como un templo del Dios de la Tormenta no se tocan entre sí sino que tienen la misma orientación. El marco del mosaico corre exactamente paralelo a la pared. Estos dos edificios de la Edad de Bronce son claramente contemporáneos, según D’Agostino. Además, el edificio y el mosaico se caracterizan por una arquitectura de alto estatus, mientras que los restos posteriores en la ciudad (del final de la Edad de Bronce y la Edad del Hierro) no lo son, lo que da pie a la teoría de que esta ciudad era Zippalanda, y por lo tanto el templo habría sido para el Dios de la Tormenta.

Detalle del mosaico / foto Anacleto D’Agostino

Los hititas solían pavimentar sus calles y los patios de los edificios públicos, aunque algunas habitaciones interiores también estaban pavimentadas, añade. El suelo puede dar la impresión hoy en día de ser difícil de pisar, pero es porque fue perturbado y modificado por los acontecimientos posteriores a la pavimentación.

Usakli Hoyuk estaba a sólo dos días de camino de la capital hitita de Hattusa, y contiene las ruinas de un edificio cuyo plan arquitectónico y trabajo en piedra son típicos de los edificios públicos hititas, explica D’Agostino. Este edificio fue probablemente el templo del Dios de la Tormenta, una deidad común a partir del tercer milenio antes de Cristo. Era uno de los dioses más importantes en el panteón del Cercano Oriente, adorado bajo diferentes nombres en toda Anatolia, Levante, Siria, Mesopotamia, también en Chipre por ejemplo, y en otras regiones alrededor del Mar Mediterráneo. Incluso existe la teoría de que un dios de la tormenta se encuentra detrás de la primera conceptualización del dios judío YHWH.

Situación de Usakli Hoyuk / foto Usa kl Hyk Archaeologica

La mayoría de los hititólogos están de acuerdo con esta propuesta de identificación de la montaña, dijo D’Agostino al diario Haaretz. Incluso postula que los triángulos del mosaico pueden ser una referencia a la imagen de la montaña. El pavimento de piedra ha sido asociado con un número de templos hititas en Anatolia: D’Agostino enumera varios, incluyendo el Templo de Greta de Sarissa – pero eran básicamente suelos de guijarros en bruto, no decorativos. El suelo de Usakli es único en el sentido de que está compuesto por piedras más pequeñas cuidadosamente elegidas por su forma y color para permitir la creación de diseños geométricos en colores específicos, explica.

Durante la Edad de Hierro, los mosaicos de guijarros multicolores surgieron ampliamente en la propia Anatolia, y en Siria y Mesopotamia. El primero que se conoce de ese grupo posterior se encuentra en el llamado edificio quemado de la ciudadela de Gordio, la ciudad del rey Midas, en el centro de Turquía. El mosaico de Usakli es más antiguo. Como el primer mosaico policromo y geométrico de suelo de piedra, el pavimento de Usakli Hoyuk podría representar un precursor de los mosaicos policromáticos de la Edad de Bronce tardía en Anatolia, concluye D’Agostino.

Vista aérea del montículo con los restos del templo / foto Usa̧klı Höyük Archaeological Project

Fuentes: Haaretz / Anacleto D’Agostino, A mosaic floor from the Late Bronze Age building II of Uşaklı Höyük, central Turkey, doi.org/10.15184/aqy.2019.181.