Descubren los restos del puerto de la antigua ciudad de Meninx, fundada por los cartagineses en Túnez

Restos de Meninx / foto Rais67 en Wikimedia Commons

Un equipo germano-tunecino codirigido por el arqueólogo de la LMU (Universidad Ludwig Maximilian de Munich), Stefan Ritter, ha inspeccionado la antigua ciudad de Meninx al sureste de la isla de Jerba, cerca de la actual ciudad de Henchir El Kantara en Túnez, y ha reconstruido sus vínculos comerciales en la antigüedad.

Foto Stefanie Holzem

El puerto de Meninx estaba inusualmente situado y bien protegido. Los barcos que llegaban tenían que atravesar primero un profundo y amplio canal submarino en la bahía, que por lo demás era poco profunda, antes de acercarse a la ciudad por otro canal que corría paralelo a la costa en gran parte de su longitud. Luego tenían que atravesar un amplio tramo de aguas poco profundas para llegar a los muelles de madera y piedra de la ciudad, que se extendían hacia el mar desde la playa.

Desde estos muelles, los estibadores podían descargar fácilmente los cargamentos y transportarlos a los almacenes cercanos. Todo esto lo sabemos gracias al trabajo del arqueólogo de la LMU, Stefan Ritter, y su equipo, que les ha permitido reconstruir las instalaciones portuarias de Meninx en la isla de Jerba, frente a la costa del norte de África. La ciudad fue un importante centro comercial en la época del Imperio Romano, y tenía vínculos comerciales con muchas otras regiones del Mediterráneo.

Localización de la isla de Jerba, donde se encuentra el yacimiento de Meninx

En el curso de un proyecto financiado por la DFG que duró hasta finales de 2019, Ritter, junto con su colega Sami Ben Tahar (Institut National du Patrimoine, Túnez) y un equipo conjunto germano-tunecino, ha estudiado y explorado los restos de Meninx y sus instalaciones portuarias.

Con la ayuda de estudios magnetométricos, los investigadores pudieron cartografiar el trazado tan inusual de la ciudad, cuyas calles principales discurrían paralelas a la línea de costa. Además, sobre la base de sus datos cartográficos, realizaron excavaciones exploratorias en determinados templos y santuarios, así como en edificios comerciales y residenciales. Incluso descubrimos una casa de baños privada bien conservada, que data de la época imperial romana y que incluía suelos de mosaico, espléndidas pinturas murales y una serie de estatuas, explica Ritter.

Reconstrucción de la zona costera de Meninx entre el edificio del mercado (Macellum, izquierda) y los edificios de almacenamiento (Horrea, derecha), con desembarcadero / Gráfico: Max Fiederling, Tobias Bitterer

Basándose en sus hallazgos, Ritter y sus colaboradores creen que la prosperidad de la ciudad descansaba en gran parte en un solo producto: el tinte púrpura, que se obtenía del caracol de mar Murex trunculus. Tenemos buenas razones para creer que el tinte púrpura de Meninx no se exportaba como tal, sino que se utilizaba localmente para teñir textiles, que luego se vendían más lejos, dice Ritter. El material, que era muy valorado, se exportaba aparentemente por todo el litoral mediterráneo y más allá. A cambio, los habitantes de Meninx importaban alimentos, vino, cerámica fina doméstica y mármol de Italia, España, Grecia, Asia Menor y Egipto.

El asentamiento fue fundado en el siglo IV a.C., cuando los cartagineses eran todavía la fuerza dominante en la zona. Alcanzó su cénit en el período entre los siglos I y III d.C., cuando la Roma Imperial estaba en su apogeo y Meninx poseía su propio teatro y estaba adornado con otras imponentes estructuras urbanas.

Restos de Meninx / foto Mohatatou en Wikimedia Commons

Debido a su ubicación a orillas de una bahía poco profunda, estaba relativamente bien protegida de los ataques. Sin embargo, el puerto en sí era accesible a través de canales submarinos que sólo podían ser navegados con la ayuda de pilotos locales, según Ritter.

Las investigaciones submarinas, llevadas a cabo por la Sociedad Bávara de Arqueología Subacuática, no sólo descubrieron rastros de las instalaciones portuarias originales y del difícil paso a los muelles, sino que también sacaron a la luz una serie de pecios y restos de muelles.

Junto con sus colegas tunecinos, los arqueólogos de la LMU planean ahora ampliar sus investigaciones sobre Jerba como parte de un estudio comparativo más completo del patrimonio antiguo de la región.

Fuente: Ludwig Maximilians Universität.