Categorías
Arqueología

Encuentran una factoría de Garum romano, de 2.000 años de antigüedad, en Ascalón


Los antiguos romanos tenían una debilidad especial por el Garo (en latín garum), una salsa preparada con vísceras fermentadas de pescado que usaban para condimentar o acompañar gran cantidad de comidas, aunque se usaba también en medicina y cosmética.

Se han encontrado a lo largo del antiguo mundo romano algunos restos de factorías de este preparado, la última anunciada recientemente por la Autoridad de Antigüedades israelí: en las afueras de la ciudad de Ascalón se descubrieron tinas de fermentación empleadas para su preparación, de unos 2.000 años de antigüedad.

Detalle de la factoría de Garum / foto Asaf Peretz, Israel Antiquities Authority

Se trata de un hallazgo poco frecuente en nuestra región y muy pocas instalaciones de este tipo se han encontrado en el Mediterráneo Oriental. Fuentes antiguas incluso se refieren a la producción de garum judío. El descubrimiento de este tipo de instalación en Ascalón demuestra que los gustos romanos que se extendieron por todo el imperio no se limitaban a la vestimenta, sino que también incluían hábitos alimenticios, explicó el arqueólogo Tali Erickson-Gini.

Mucho antes de la pasta y la pizza, la antigua dieta romana se basaba principalmente en la salsa de pescado. Las fuentes históricas se refieren a la producción de salsa especial de pescado, que se utilizaba como condimento básico para la alimentación en las épocas romana y bizantina en toda la cuenca mediterránea. Informan que los fuertes olores que lo acompañan durante su producción requieren que esté alejado de las áreas urbanas, y se descubrió que este era el caso ya que las instalaciones fueron descubiertas aproximadamente a 2 kilómetros de la antigua Ascalón, explicó.

Restos bizantinos de producción de vino / foto Asaf Peretz, Israel Antiquities Authority

En el lugar donde se encontró la factoría de garum se levantó en el siglo V d.C. un monasterio. Tres lagares y un complejo de hornos fueron descubiertos junto a los restos de una iglesia del siglo V ricamente decorada. Según los investigadores del IAA, la exportación de vino era probablemente el principal ingreso del monasterio.

El sitio, que sirvió como área industrial durante varios períodos, fue abandonado de nuevo en algún momento después de la conquista islámica de la región en el siglo VII d.C. y más tarde las familias nómadas, probablemente residiendo en tiendas de campaña, desmantelaron las estructuras y vendieron las diferentes partes para material de construcción en otros lugares, dijo Erickson-Gini.

Prensas de vino bizantinas / foto Asaf Peretz, Israel Antiquities Authority

Ascalón está situada a 56 kilómetros al sur de Tel Aviv, a orillas del Mediterráneo y cerca del desierto del Néguev.

Fuentes: Haaretz / Jerusalem Post.