Categorías
Historia

Cómo Epaminondas, con un pequeño ardid, derrotó definitivamente a los espartanos


Nueve años después de la Batalla de Leuctra, en la que el tebano Epaminondas aplastó a los espartanos haciendo uso de una novedosa estrategia, la formación escalonada, ambos ejércitos volvieron a encontrarse. Era 362 a.C. y el resultado fue similar, aunque sus consecuencias fueron mucho más graves. En esta ocasión Epaminondas empleó un pequeño truco para engañar a los espartanos, ahora apoyados por los atenienses.

Grecia en 362 a.C. / foto Wikimedia Commons

Un año después de su victoria en Leuctra, Tebas había creado la Liga Arcadia agrupando a varias de las ciudades-estado del Peloponeso, precisamente a aquellas que anteriormente habían sufrido durante tantos años el dominio espartano. Además, como capital de la Liga fundó una nueva ciudad, Megalópolis, fuertemente fortificada y posicionada para servir de bastión contra Esparta, que los arcadios se apresuraron a construir.

No solo eso, junto a sus nuevos aliados Epaminondas realizó en los años siguientes incursiones en territorio lacedemonio, saqueando Laconia y liberando Mesenia del yugo espartano. Pero para 362 a.C. las ciudades de la Liga Arcadia discutían, ante el creciente poder de Tebas, si continuar como aliados o no. Mantinea se pasó al bando de Esparta y Atenas cuando los arcadios se apropiaron del santuario de Zeus en Olimpia, mientras que Tegea y Megalópolis se mantuvieron fieles a Tebas.

Ruta seguida por Epaminondas hacia Mantinea

A Esparta, Atenas y Mantinea se unió la ciudad de Elis (Élide), en cuyo territorio estaba Olimpia. Para sofocar la rebelión Epaminondas se dirigió con su ejército hacia Mantinea, a donde los atenienses habían enviado ya un contingente vía marítima para que fuera interceptado por tierra. Pero en lugar de hacerlo por el camino más corto, Epaminondas decidió seguir la cadena montañosa, al oeste de la ciudad de Tegea, como si no tuviera prisa por entrar en combate. Lo cuenta Jenofonte en sus Helénicas:

Pero una vez que los haya sacado, así preparados, vale la pena volver a notar lo que hizo. En primer lugar, como era natural, los formó en línea de batalla. Y al hacer esto pareció dejar claro que se estaba preparando para un enfrentamiento; pero cuando su ejército se había formado como él deseaba, no avanzó por la ruta más corta hacia el enemigo, sino que dirigió el camino hacia las montañas que se encuentran al oeste y frente a Tegea, de modo que le dio al enemigo la impresión de que no entraría en batalla en ese día.

Jenofonte, Helénicas 7.5.21
Murallas de Mantinea y escenario de la victoria tebana en 1907 / foto Library of Congress

Cuando el ejército tebano llegó finalmente a unos treinta estadios de Mantinea, descendió de las montañas tranquila y pausadamente, hasta el llano donde lo esperaban los espartanos y sus aliados. Allí, en el camino que llevaba a Palantio y junto a un enconar llamado de Pélago, Epaminondas dio a sus tropas la orden de dejar las armas y comenzar a armar el campamento. O eso les pareció a los espartanos, que los contemplaban desde su propio campamento.

Tan pronto como llegó a la montaña, y cuando su línea de batalla se había extendido a toda su longitud, puso sus armas a tierra al pie de las colinas, de modo que parecía que estaba acampando. Y al hacerlo, causó en la mayoría de los enemigos una relajación de su preparación mental para la lucha, y de la misma manera una relajación de su preparación en lo que respecta a su disposición para la batalla.

Jenofonte, Helénicas 7.5.22

Viendo que los tebanos dejaban sus armas y no esperando ya combatir ese día, los espartanos y sus aliados rompieron filas y se relajaron. Ya empezaban a retirarse del campo cuando Epaminondas ordenó a los suyos recoger rápidamente las armas, formar en columna y dirigirse contra el enemigo, con él mismo a la cabeza. Jenofonte da cuenta del desconcierto que invadió a los espartanos, mientras trataban desesperadamente de volver a formar en línea de batalla.

No fue hasta que se movió a lo largo de los sucesivos compañeros del ala donde estaba destinado, y los puso en línea, fortaleciendo así la formación masiva de esta ala, que dio la orden de tomar las armas y dirigió el avance; y sus tropas lo siguieron. Tan pronto como el enemigo los vio acercarse inesperadamente, ninguno de ellos pudo detenerse, pero algunos empezaron a correr a sus puestos, otros a ponerse en fila, otros a amarrar caballos, y otros a ponerse el pectoral, mientras que todos eran como hombres que estaban a punto de sufrir, más que de infligirles, un gran daño.

Jenofonte, Helénicas 7.5.22
La batalla de Mantinea / foto Wargamerabbit

Epaminondas empleó en la batalla una versión modificada de las novedosas tácticas que había utilizado en Leuctra, incluida la formación escalonada. La caballería espartana fue barrida por la de los tebanos, reforzada con peltastas y hammipoi, y luego las tropas de élite beocias destrozaron y pusieron en fuga al frente espartano. Los únicos que aguantaron el embite fueron las tropas de caballería atenienses, pero no fue suficiente.

Cuando todo parecía decidido, Epaminondas fue mortalmente herido mientras se enfrentaba a la falange espartana. Sus últimas palabras fueron órdenes de que cesara el combate y se firmase la paz, cosa que a los espartanos les pareció más conveniente que admitir la derrota, y así se hizo.

Otra foto del lugar de la batalla a comienzos del siglo XX / foto Nicholson Museum en Flickr

Tebas desplazaba así de un plumazo y de manera definitiva tanto a Esparta como a Atenas, que ya nunca se recuperarían del golpe, del liderazgo helénico. No obstante, fue por poco tiempo. Numerosos hijos de nobles fueron enviados a Tebas como rehenes y garantes de la nueva paz. Entre ellos estaba un joven Filipo, hijo del rey de Macedonia, que mostró un gran interés por aquellas nuevas tácticas militares del fallecido Epaminondas durante su cautiverio.

Al final, con Esparta y Atenas fuera de juego, Tebas quedó tan debilitada tras la guerra que la gran mayoría de historiadores coinciden en señalar que la consecuencia final de la batalla de Mantinea no fue otra que el allanamiento del camino para la posterior conquista de Grecia por Alejandro Magno.

La conclusión de Jenofonte fue que

Cuando todas estas cosas habían ocurrido, pasó lo contrario de lo que todos los hombres creían que iba a pasar. Puesto que cuando todas las gentes de Grecia se habían juntado y habían formado en líneas contrarias, no había nadie que no pensase que si la batalla fuese a tener lugar, aquellos que se demostrasen victoriosos fuesen a ser los nuevos líderes y los derrotados sus sometidos; pero la deidad ordenó que ambas partes se llevasen un trofeo como si hubiesen salido victoriosos y ninguno trató de estorbar a los otros, y que ambos devolvieron a los muertos bajo una tregua como si fueran victoriosos, y ambos recibieron a sus muertos bajo una tregua como si fueran derrotados, y mientras que ambas partes clamaban su victoria, ninguno demostró ser mejor que el otro, ni obtuvo territorios, ciudades o dominios que antes de la batalla no tuviese; e incluso hubo más confusión y desorden en Grecia después de la batalla que antes

Jenofonte, Helénicas 7.5.26

Fuentes: Helénicas (Jenofonte) / An Overview of Classical Greek History from Mycenae to Alexander (Thomas R. Martin) / Great Battles of the Classical Greek World (Owen Rees) / Wikipedia.