Categorías
Arqueología

Arqueólogos encuentran tumbas de la Edad de Bronce recubiertas de oro cerca del Palacio de Néstor en Grecia


Arqueólogos de la Universidad de Cincinnati descubrieron dos tumbas de la Edad de Bronce que contienen un tesoro de joyas grabadas y artefactos que prometen desvelar secretos sobre la vida en la antigua Grecia. Se trata de dos monumentos funerarios con forma de tholos, a los que se ha denominado oficialmente tumbas abovedadas VI y VII.

Foto UC Classics / Ministerio de cultura de Grecia

Jack Davis y Sharon Stocker, arqueólogos del departamento de arqueología clásica de la UC, encontraron las dos tumbas en Pilos, Grecia, el año pasado mientras investigaban el área alrededor de la tumba del Guerrero Griffin, descubierto en 2015. Las tumbas estaban llenas de copos de pan de oro que una vez empapelaron las paredes. La primera tiene un diámetro de aproximadamente 12 metros y sus paredes se mantienen a una altura de aproximadamente 4,5 metros sobre el piso. La segunda es más pequeña, de solo unos 8,5 metros de diámetro, mientras que sus paredes alcanzan una altura de unos 2 metros. Ambas datan del siglo XV a.C.

El Guerrero Griffin lleva el nombre del Grifo, la criatura mitológica – en parte águila, en parte león – grabada en una placa de marfil en su tumba, que también contenía armadura, armamento y joyas de oro. Entre los valiosos objetos de arte había una piedra de ágata que representaba un combate mortal con tal detalle que fue considerada una obra maestra de la Edad de Bronce.

Foto UC Classics / Ministerio de cultura de Grecia

Los artefactos encontrados en las tumbas principescas cuentan historias similares sobre la vida a lo largo del Mediterráneo hace 3.500 años, dijo Davis. Entre ellos, un anillo de oro en que están representados dos toros flanqueados por gavillas de grano, identificadas como cebada por un paleobotánico. Es un escenario interesante de la cría de animales: el ganado mezclado con la producción de granos. Es la base de la agricultura, según Davis. Por lo que sabemos, es la única representación del grano en el arte de la civilización cretense o minoica.

Como la tumba del guerrero Griffin, las dos tumbas contenían obras de arte blasonadas con criaturas mitológicas. Una piedra de ágata presenta dos criaturas parecidas a leones llamadas genios que se paran erguidos sobre pies con garras. Llevan un jarrón y un quemador de incienso, un tributo al altar ante ellos con un arbolito que brota entre los cuernos de la consagración, dijo Stocker. Sobre los genios hay una estrella de 16 puntas. La misma estrella de 16 puntas también aparece en un artefacto de bronce y oro en la tumba.

Foto UC Classics / Ministerio de cultura de Grecia

Es raro. No hay muchas estrellas de 16 puntas en la iconografía micénica. El hecho de que tengamos dos objetos con 16 puntas en dos medios diferentes (ágata y oro) es notable, según los investigadores. El problema es que no tenemos ningún escrito de la época minoica o micénica que hable de su religión o explique la importancia de sus símbolos.

El equipo también encontró un colgante de oro con la imagen de la diosa egipcia Hathor. Su descubrimiento es particularmente interesante a la luz del papel que desempeñó en Egipto como protectora de los muertos.

Las tumbas indican que pertenecían a personas de estatus acomodado y riqueza. Contenían ámbar del Báltico, amatista de Egipto, cornalina importada y mucho oro. Se ubican con vistas panorámicas al Mar Mediterráneo, en el lugar donde más tarde se levantaría y caería en ruinas el Palacio de Néstor.

Esta abundancia de riqueza y bienes importados en las tumbas de tholos indican que la gente estaba compitiendo por el poder en una época que sería el germen que daría lugar a la Edad Clásica de Grecia. Asimismo indican que la costa de Pilos fue una vez un importante destino para el comercio y el comercio.

Foto UC Classics / Ministerio de cultura de Grecia

Si miras un mapa, Pylos es un área remota ahora. Hay que cruzar montañas para llegar aquí. Hasta hace poco, ni siquiera ha estado en la ruta turística, dijo Stocker. Pero si vienes por mar, la ubicación tiene más sentido. Está de camino a Italia. Lo que estamos aprendiendo es que es un lugar mucho más central e importante en la ruta comercial de la Edad de Bronce.

Las tumbas estaban protegidas de los elementos y de los ladrones potenciales por unas 40.000 piedras del tamaño de una sandía. Los cantos rodados habían permanecido intactos durante milenios donde habían caído cuando las cúpulas de las tumbas se derrumbaron. Y ahora, 3.500 años después, el equipo de la UC tuvo que retirar cada piedra una por una.

Fue como volver al periodo micénico. Los habían colocado a mano en las paredes de las tumbas y nosotros los estábamos sacando a mano, dijo Stocker.

Foto UC Classics / Ministerio de cultura de Grecia

En cada paso de la excavación, los investigadores utilizaron fotogrametría y mapeo digital para documentar la ubicación y orientación de los objetos en la tumba. Esto es especialmente valioso debido a la gran cantidad de artefactos que se recuperaron, aseguró Davis.

Podemos ver todos los niveles a medida que los excavamos y relacionarlos entre sí en tres dimensiones, dijo. El equipo de la UC continuará trabajando en Pilos durante al menos los próximos dos años mientras ellos y otros investigadores de todo el mundo desentrañan los misterios contenidos en los artefactos.

Han pasado 50 años desde que se encontraron tumbas importantes de este tipo en cualquier otro sitio palaciego de la Edad de Bronce. Eso lo hace extraordinario, dijo Davis.

Fuentes: Universidad de Cincinnati / Ministerio de Cultura de Grecia.