Un estudio sugiere que grupos humanos auriñacienses emigraron de Europa al Mediterráneo Oriental hace unos 40.000 años

El lugar del hallazgo, la Cueva de Maniot / foto Prof. Israel Hershkovitz/American Friends of Tel Aviv University

¿Quiénes eran exactamente los auriñacienses que habitaron en el Levante hace 40.000 años? Investigadores de la Universidad de Tel Aviv, la Autoridad de Antigüedades de Israel y la Universidad Ben-Gurion sugieren ahora que estos seres humanos culturalmente sofisticados pero misteriosos emigraron de Europa al Levante hace unos 40.000 años, lo que arroja luz sobre una era significativa en la historia de la región.

La cultura auriñaciense apareció por primera vez en Europa hace unos 43.000 años y es conocida por haber producido herramientas óseas, artefactos, joyas, instrumentos musicales y pinturas rupestres. Durante años, los investigadores creyeron que la entrada del hombre moderno en Europa condujo al rápido declive de los neandertales, ya sea a través de la confrontación violenta o de la toma de control de las fuentes de alimentos. Pero estudios genéticos recientes han demostrado que los neandertales no desaparecieron. En cambio, se asimilaron a las poblaciones humanas modernas. El nuevo estudio añade más pruebas para corroborar esta teoría.

Distribución de la cultura Auriñaciense / foto Wikimedia Commons

A través de la investigación dental de vanguardia sobre seis dientes humanos descubiertos en la Cueva de Manot en la Galilea Occidental, la Dra. Rachel Sarig de la Escuela de Medicina Dental de TAU y el Centro Dan David para la Evolución Humana y la Investigación Biohistórica de la Facultad de Medicina de Sackler en colaboración con el Dr. Omry Barzilai, de la Autoridad de Antigüedades de Israel, y sus colegas de Austria y Estados Unidos, han demostrado que los auriñacienses llegaron a la actual Israel procedentes de Europa hace unos 40.000 años, y que estos grupos auriñacienses estaban formados tanto por neandertales como por Homo sapiens. El estudio se publicó en Journal of Human Evolution el 11 de octubre.

A diferencia de los huesos, los dientes se conservan bien porque están hechos de esmalte, la sustancia del cuerpo humano más resistente a los efectos del tiempo, explica el Dr. Sarig. La estructura, forma y topografía o protuberancias superficiales de los dientes proporcionaron información genética importante. Pudimos usar la forma externa e interna de los dientes encontrados en la cueva para asociarlos con grupos típicos de homínidos: Neandertal y Homo sapiens.

Se realizaron pruebas de laboratorio usando escáneres microCT y análisis 3D en cuatro de los dientes. Los resultados sorprendieron a los investigadores: dos dientes mostraron una morfología típica para el Homo sapiens; un diente mostró rasgos característicos del Neandertal; el último diente mostró una combinación de rasgos del Neandertal y del Homo sapiens.

Dientes analizados / foto Dr. Rachel Sarig

Esta combinación de rasgos humanos modernos y neandertales se ha encontrado, hasta la fecha, sólo en poblaciones europeas de principios del Paleolítico, lo que sugiere su origen común.

Tras la migración de las poblaciones europeas a esta región, una nueva cultura existió en el Levante durante un corto período de tiempo, aproximadamente de 2.000 a 3.000 años. Luego desapareció sin razón aparente, añade el Dr. Sarig.

Hasta ahora no habíamos encontrado restos humanos con fecha válida de este período en Israel, añade el profesor Israel Hershkovitz, director del Centro Dan David, por lo que el grupo sigue siendo un misterio.

Fuentes: Rachel Sarig et al., The dental remains from the Early Upper Paleolithic of Manot Cave, Israel, Journal of Human Evolution October 2019, doi.org/10.1016/j.jhevol.2019.102648 / Tel Aviv University.