Investigadores de Stanford presentan la primera historia genética de Roma

Maqueta de la antigua Roma / foto Wikimedia Commons

Los investigadores han estudiado la antigua Roma durante siglos, pero la ciudad todavía guarda algunos secretos. Por ejemplo, se sabe relativamente poco sobre los orígenes ancestrales de los habitantes de la ciudad. Ahora, un equipo internacional dirigido por investigadores de la Universidad de Stanford, la Universidad de Viena y la Universidad Sapienza de Roma está llenando esos vacíos con una historia genética que muestra hasta qué punto la población de la Ciudad Eterna reflejó su historia, a veces tumultuosa.

Un número creciente de estudios han utilizado muestras de ADN de esqueletos antiguos para rellenar importantes detalles de la historia de la humanidad. En un nuevo estudio, los investigadores de Stanford y sus colegas europeos utilizaron ADN antiguo para construir la primera historia genética de Roma.

El estudio, publicado en Science, se centra en el ADN antiguo de individuos de Roma y regiones adyacentes de Italia. Esos datos genéticos revelan al menos dos grandes migraciones a Roma, así como varios cambios poblacionales más pequeños pero significativos en los últimos miles de años, según Jonathan Pritchard, profesor de genética y biología y uno de los autores principales del documento.

Foto Universidad de Stanford

En particular, el análisis de ADN reveló que a medida que el Imperio Romano se expandía alrededor del Mar Mediterráneo, inmigrantes del Cercano Oriente, Europa y África del Norte se trasladaron a Roma. Esto cambió significativamente la faz de una de las primeras grandes ciudades del mundo antiguo.

Este estudio muestra cuán dinámico es realmente el pasado, señaló Hannah Moots, estudiante de posgrado en antropología y autora principal del nuevo estudio. En Roma vemos gente de todas partes, en formas que se corresponden con los acontecimientos políticos históricos. Los registros históricos y arqueológicos nos hablan mucho de la historia política y de los contactos de diferentes tipos con diferentes lugares -el comercio y la esclavitud, por ejemplo-, pero esos registros proporcionan información limitada sobre la composición genética de la población, dijo Pritchard.

Para averiguar cómo era esa composición genética, el equipo recogió 127 muestras de ADN humano de 29 lugares de Roma y sus alrededores que datan de la Edad de Piedra y la época medieval.

El análisis de algunas de las muestras más antiguas se ajusta más o menos a lo que se ha encontrado en Europa: representan una afluencia de agricultores descendientes principalmente de los primeros agricultores de Turquía e Irán hace unos 8.000 años, seguida de un cambio hacia la ascendencia procedente de la estepa ucraniana hace entre 5.000 y 3.000 años. Con la fundación de Roma, que data tradicionalmente del año 753 a.C., la población de la ciudad había crecido en diversidad y se asemejaba a los modernos pueblos europeos y mediterráneos.

Pero aunque Roma comenzó como una humilde ciudad-estado, en 800 años había ganado el control de un imperio que se extendía desde el oeste hasta Gran Bretaña, por el sur hasta el norte de África y por el este hasta Siria, Jordania e Irak.

A medida que el imperio se expandió, los relatos contemporáneos y las evidencias arqueológicas indican que hubo estrechas conexiones entre Roma y otras partes de su dominio construidas a través del comercio, las campañas militares, los nuevos caminos y la esclavitud – y la historia genética corrobora pero también complica la historia. Los investigadores hallaron que hubo un cambio masivo en la ascendencia de los residentes romanos, pero esa ascendencia provenía principalmente del Mediterráneo oriental y el Cercano Oriente, posiblemente debido a la densidad de las poblaciones allí en relación con los límites occidentales del Imperio Romano en Europa y África.

Los siguientes siglos estuvieron llenos de confusión: el imperio dividido en dos, las enfermedades diezmaron la población de Roma y una serie de invasiones afectaron a la ciudad. Estos acontecimientos dejaron una marca en la población de la ciudad, que se desplazó hacia la ascendencia procedente de Europa occidental. Más tarde, el surgimiento y predominio del Sacro Imperio Romano trajo una afluencia de ascendencia del centro y norte de Europa.

La lección, según Pritchard, es que el mundo antiguo estaba en perpetuo flujo, tanto en términos de cultura como de ascendencia. Nos sorprendió la rapidez con la que la ascendencia de la población cambió, a lo largo de unos pocos siglos, lo que refleja el cambio de las alianzas políticas de Roma a lo largo del tiempo. Otro aspecto llamativo fue lo cosmopolita que era la población de Roma, comenzando hace más de 2.000 años y continuando a través del ascenso y la disolución del imperio. Incluso en la antigüedad, Roma era un crisol de culturas diferentes.

En estudios futuros, los investigadores esperan expandir el rango geográfico del ADN antiguo que pueden muestrear. Entre otras cosas, eso les permitiría decir con más certeza cómo se mezclaban y se movían las antiguas poblaciones. A largo plazo, también esperan estudiar algo más que la ascendencia y la migración. Por ejemplo, planean estudiar la evolución de rasgos como la estatura, la tolerancia a la lactosa y la resistencia a enfermedades como la malaria que podrían haber cambiado con el tiempo, señaló Moots.

Fuentes: Margaret L. Antonio, Ziyue Gao, Hannah M. Moots et al., Ancient Rome: A genetic crossroads of Europe and the Mediterranean, Science 08 Nov 2019:Vol. 366, Issue 6466, pp. 708-714, DOI: 10.1126/science.aay6826 / Universidad de Stanford.