Hallado en Francia un hipogeo neolítico que contiene restos de hasta 50 individuos en un estado de conservación excepcional

Vista del hipogeo de Saint-Memmie antes de que se descubrieran los huesos / foto Patrick Huard, Inrap

Un equipo de arqueólogos del Inrap (Institut national de recherches archéologiques préventives) está llevando a cabo una excavación en Saint-Memmie (Marne), a las afueras de Châlons-en-Champagne, en un terreno donde se va a construir un supermercado LIDL.

Inicio de la excavación en Saint-Memmie: aparición de los primeros huesos del hipogeo / foto Inrap

Pero los trabajos, sobre una superficie de 5.000 metros cuadrados, han dado como resultado un descubrimiento excepcional: un hipogeo neolítico que data de unos 3.500 a 3.000 años antes de Cristo.

Los hipogeos, monumentos funerarios, no son raros en el departamento de Marne: 160 han sido identificados a lo largo de los siglos, pero la mayoría fueron abiertos y vaciados sin estudio arqueológico previo. A día de hoy, sólo cinco de estos monumentos han sido debidamente documentados.

Inspecciones en curso durante la excavación de la segunda capa de huesos en la cámara funeraria. La vista permite ver la arquitectura del monumento con la antecámara y el pasillo de acceso. / foto Estelle Bénistant, Inrap

Las excavaciones en curso en Saint-Memmie, que se benefician de los últimos métodos y tecnologías de la arqueología preventiva, permitirán renovar profundamente el conocimiento de esta práctica funeraria y de la arquitectura de este tipo de enterramientos.

Los hipogeos son tumbas excavadas en el suelo que consisten en un pasillo que conduce generalmente a una sola cámara. A menudo excavada directamente en la tierra, el hipogeo toma la forma de una cueva. La que se está excavando en Saint-Memmie consiste en una entrada que se abre a un corredor inclinado de 3,80 metros de longitud. Lleva a una antecámara que permite el acceso a la cámara funeraria a través de una estrecha abertura por la que sólo puede pasar un hombre agachado. Esta sala de 6 metros cuadrados es similar en características a las de los hipogeos del Marne, pero la entrada al monumento intriga a los arqueólogos: ¿era parte del monumento elevado, accesible desde el nivel del suelo de la época, o estaba toda la tumba bajo tierra?

Canino de un animal perforado correspondiente a un elemento del collar. / foto Simon Loiseau, Inrap

La excavación de la cámara funeraria reveló varios niveles de huesos entrelazados y en un estado de conservación excepcional, particularmente a lo largo de las paredes y en el fondo del monumento. Más de cincuenta cráneos han sido contabilizados y huesos de unos treinta individuos están siendo estudiados por antropólogos. En la zona más densa, los arqueólogos encontraron muchos huesos quemados pertenecientes a hombres y mujeres, bebés, niños y adolescentes.

Vista de las cuentas de piedra caliza de un collar / foto
Simon Loiseau, Inrap

Además, también se encontraron objetos ornamentales en los difuntos: collares de cuentas, caninos perforados en colgantes, herramientas de piedra…. Estos objetos, también en muy buen estado de conservación, permitirán enriquecer la información sobre la población de este periodo y su organización, principalmente de clanes.

Fuente: INRAP.