El autoconsumo compartido de energía solar ya es posible en España

Las comunidades de vecinos son la clave para desarrollar el autoconsumo en España, ahora que está permitido. Cuando llega el momento de asumir todos los gastos de un hogar propio y de la comunidad, hacer frente a todas las facturas, como por ejemplo, la de la luz no es tarea fácil. Existe una manera de reducir el consumo y ajustar el contrato de la luz, con el autoconsumo compartido. ¿Cómo? Con la instalación de placas solares como las que ofrece Atersa.shop, tienda online especializada en placas solares e instalaciones fotovoltaicas.

Es una manera de consumir electricidad de forma sostenible. Se trata de una modalidad de autoconsumo en España que ya se aplica en comunidades de vecinos y que aporta energía a las viviendas y a las zonas comunes del edificio, de manera que se cubren las necesidades energéticas de la iluminación, la piscina, si cuentan con ella, o el ascensor.

Es posible el autoconsumo compartido en España desde que el Tribunal Constitucional  derogó los artículos 19, 20, 21 y 22 que lo prohibían, aunque no existe ninguna ley que lo regule. Aún tiene que realizarse una reforma en lo que refiere al autoconsumo para facilitar a las viviendas la instalación de las placas solares.

Paneles solares

La instalación de los paneles solares para autoconsumo es una decisión muy importante para la que hay que confiar en profesionales y expertos del sector, como Atersa. Su dilatada experiencia ha convertido a la empresa en un referente del sector y en una de las corporaciones que más producen y distribuyen todo lo necesario para configurar sistemas eléctricos, entre ellos, la producción de paneles solares propios de la mejor calidad.

Los paneles solares de Atersa son la solución para ahorrar energía en los hogares. El autoconsumo compartido de luz en las comunidades de vecinos requiere de la instalación de módulos fotovoltaicos fabricados con materiales de primer nivel, producidos por las marcas líderes del sector solar.

Las casas o chalets no son los únicos que pueden instalar placas solares para generar electricidad, también está permitido para los edificios con vecindades, donde la mayoría de la población vive. Toda la información que se necesita saber sobre el autoconsumo eléctrico compartido está disponible en la guía de la energía de IDAE

Un dato que se puede encontrar es que más del 60% de las personas viven en bloques de pisos y ya pueden acogerse a una instalación de paneles fotovoltaicos mediante los que se genere electricidad para todas las viviendas o para parte de ellas.

¿Cómo funciona el autoconsumo colectivo?

En primer lugar, la comunidad de propietarios o los pareados deben asegurarse de que existe un espacio en que colocar las placas solares, como el tejado de la casa, la cubierta del edificio o un jardín.

En segundo lugar, hay que hacer un estudio del lugar en el que se encuentran las viviendas para cerciorarse de que las horas de sol son suficientes para abastecer a la comunidad. Las características que hay que considerar son varias, como si da sombra, en qué orientación está construido el edificio…

Tras ello, se puede proceder a la instalación de paneles solares y los elementos necesarios para hacerlos funcionar. Se trata de una gran inversión que se amortiza a partir de los seis años tras la colocación de los módulos.

La potencia que necesitan los edificios es de 3 kw para una casa de una media de 70 metros cuadrados. No obstante, existen dos instalaciones diferentes: con excedentes o sin excedentes. La instalación de autoconsumo colectivo con excedente es aquella en la que la energía excedentaria se inyecta a la red de transporte y distribución. Mientras que el autoconsumo sin excedente solo suministra energía para el consumo propio.

Ventajas del autoconsumo en comunidades de vecinos

  • Reducir el gasto de electricidad.
  • Consumir energía renovable.
  • Almacenar la energía sobrante en baterías.
  • Comprar electricidad cuando sea más barata para usarla en otros momentos.
  • Ahorro en la factura mensual de la luz.

Es importante que la instalación la realice una empresa especializada que se dedique a producir módulos solares y que tenga experiencia en cumplir con los pasos administrativos que hay que dar, así como los beneficios que puedan tener las comunidades de propietarios. También que asegure la garantía del funcionamiento y que controle los fallos que se puedan producir.

Recordar los múltiples beneficios que tiene el autoconsumo compartido de energía solar es esencial para decidirse a dar el paso. Con la nueva reforma de la ley, el Estado da vía libre a la instalación conjunta de paneles solares en viviendas, así como a la posibilidad de compartir la energía eléctrica generada.

Con una instalación solar conjunta en la comunidad se puede reducir la factura de la luz hasta en un 34%. Cada vez son más edificios los que adoptan esta medida para contribuir a promover la eficiencia energética y a la reducción de emisiones contaminantes.