Encuentran la versión más antigua del “Libro de los dos caminos”, el primer ejemplo de un mapa del inframundo en el Antiguo Egipto

Sarcófago con textos del Libro de los dos caminos / foto British Museum en Wikimedia Commons

En 2012 los arqueólogos abrieron una tumba en la necrópolis egipcia de Deir el-Bersha. Aunque había sido previamente saqueada y su contenido se encontraba en mal estado, descubrieron que uno de los sarcófagos estaba inscrito con texto del llamado Libro de los Dos Caminos, representaciones gráficas únicas del mundo del más allá.

Ahora un nuevo estudio publicado en The Journal of Egyptian Archaeology, que examina este texto, sugiere que podría ser la primera copia conocida del Libro de los Dos Caminos, que se remonta por lo menos a hace 4.000 años.

Los investigadores lo saben porque la tumba contiene inscripciones que mencionan a Djehutinakht I, un antiguo gobernador que vivió entre los siglos XXI y XX a.C. Aunque anteriormente se suponía que el ataúd contenía su cuerpo, el estudio revela que en realidad pertenecía a una mujer de la élite llamada Ankh.

El sarcófago con la versión más antigua del Libro de los dos Caminos / foto Harco Willems

Varias versiones del Libro de los dos Caminos han sido previamente descubiertas en sarcófagos, tumbas, papiros, máscaras funerarias, etc. Sin embargo esta versión sería el texto más antiguo encontrado hasta ahora. Su nombre hace referencia a las dos vías por las que los muertos pueden navegar hacia el inframundo, buscar protección de seres sobrenaturales y entrar en el reino de Osiris, el dios egipcio del inframundo y juez de los muertos.

El libro es parte de una obra mayor conocida como Textos de los Sarcófagos, que incluye 1.185 hechizos, encantamientos y escritos religiosos sobre la vida después de la muerte. Son un repertorio de fórmulas sagradas, ofrendas y rituales de inspiración solar y osiríaca para ayudar al fallecido a protegerse de los peligros que pudiera encontrarse en el viaje por el otro mundo. Se desarrollaron durante el Imperio Medio, cuando la nobleza consiguió el derecho a utilizar los textos mágico-religiosos, antes solo reservados a los faraones. Cuando el pueblo pudo acceder al uso de estos textos, hacia 1500 a.C., dio lugar al conocido como Libro de los Muertos.

El Libro de los Dos Caminos fue el primer ejemplo de un mapa del inframundo en el Antiguo Egipto. Los dos caminos representados son las rutas terrestres y fluviales, separadas por un lago de fuego, que conducen a la morada de Osiris. En él se describe la existencia de siete puertas con guardianes o demonios en cada una. La primera es una puerta de fuego protegida por un guardián denominado Aquel que rechaza a los ignorantes, el cual impide el paso a los que no tienen conocimiento y, una vez traspasada, ofrece dos alternativas, hacia la luz o hacia el mundo de las tinieblas.

Sólo los puros pueden ir sorteando a los guardianes y avanzar sin quedar atrapados en la oscuridad absoluta, la nada, hasta el Reino de la Luz plena, presidido por Ra-Horus el Antiguo, que es la propia luz divina.

Fuentes: Willems, H. (2019). A Fragment of an Early Book of Two Ways on the Coffin of Ankh from Dayr al-Barshā (B4B). The Journal of Egyptian Archaeology. doi.org/10.1177/0307513319856848 / IFLScience / Wikipedia.