Nuevos hallazgos sugieren que los humanos llegaron a Norteamérica 1.000 años antes de lo que se pensaba

Foto Loren Davis

Herramientas de piedra y otros artefactos encontrados en las excavaciones arqueológicas del yacimiento de Cooper’s Ferry en el oeste de Idaho, Estados Unidos, sugieren que los humanos ya vivían en el área hace al menos 16.000 años, más de mil años antes de lo que los científicos pensaban. Estas herramientas serían por tanto las primeras evidencias de la presencia humana en Norteamérica.

Situación de Cooper’s Ferry y posible ruta migratoria / foto Loren Davis

Los hallazgos, publicados en Science, añaden peso a la hipótesis de que la migración humana inicial a las Américas siguió una ruta costera a través del Pacífico.

Según Loren Davis, profesor de antropología de la Universidad de Oregón y autor principal del estudio, el sitio de Cooper’s Ferry está situado a lo largo del río Salmon, que es un afluente de la cuenca más grande del río Columbia. Los primeros pueblos que se movían hacia el sur a lo largo de la costa del Pacífico se habrían encontrado con el río Columbia como el primer lugar debajo de los glaciares donde podían fácilmente caminar y remar hacia América del Norte. Esencialmente, el corredor del Río Columbia fue la primera rampa de salida de una ruta de migración de la costa del Pacífico.

La datación y la situación del yacimiento de Cooper’s Ferry es consistente y más fácilmente explicable como resultado de una temprana migración en la costa del Pacífico.

El sitio incluye dos áreas de excavación; los hallazgos publicados se refieren a artefactos encontrados en el área A. En la parte inferior de esa área, los investigadores descubrieron varios cientos de artefactos, entre ellos herramientas de piedra, carbón vegetal, roca con grietas por fuego y fragmentos óseos probablemente de animales de cuerpo mediano a grande. También encontraron evidencias de un hogar de fuego, una estación de procesamiento de alimentos y otros pozos creados como parte de actividades domésticas en el sitio.

Durante los dos últimos veranos, el equipo de estudiantes e investigadores llegó a las capas inferiores del yacimiento, que, como se esperaba, contenía algunos de los artefactos más antiguos descubiertos.

Vista aérea de Cooper’s Ferry / foto Loren Davis

Los resultados mostraron que muchos artefactos de las capas más bajas están asociados con fechas en el rango de 15.000 a 16.000 años de antigüedad.

Las fechas de los artefactos más antiguos desafían la teoría sobre la migración temprana a las Américas, que sugería que la gente cruzaba de Siberia a Norteamérica y cruzaba a través de una abertura en la capa de hielo cerca de las actuales Dakotas. La hipótesis es que el corredor libre de hielo se abrió hace 14.800 años, mucho después de la fecha de los artefactos más antiguos encontrados en Cooper’s Ferry.

Según Davis ahora tenemos pruebas de que la gente estaba en Idaho antes de que se abriera ese corredor. Esta evidencia nos lleva a la conclusión de que los primeros pueblos se trasladaron al sur de las capas de hielo continental a lo largo de la costa del Pacífico.

Foto Loren Davis

El equipo también encontró fragmentos de dientes de un caballo extinto que se sabe que vivía en Norteamérica al final del último período glacial. Estos fragmentos de dientes, junto con la datación por radiocarbono, muestran que Cooper’s Ferry es el sitio con fechas de radiocarbono más antiguo de Norteamérica que incluye artefactos asociados con los huesos de animales extinguidos.

Los artefactos más antiguos descubiertos en Cooper’s Ferry también son muy similares en forma a los artefactos más antiguos encontrados en el noreste de Asia, y particularmente en Japón, lugar desde el que podrían haber llegado a las costas del Pacífico norteamericanas los primeros pobladores.

Fuentes: Oregon State University / Late Upper Paleolithic occupation at Cooper’s Ferry, Idaho, USA, 16,000 years ago, Loren G. Davis et al., Science 30 Aug 2019: Vol. 365, Issue 6456, pp. 891-897, DOI: 10.1126/science.aax9830