Un estudio revela que los Filisteos procedían de Europa

Prisioneros filisteos en los relieves de Medinet Habu / foto Dominio público en Wikimedia Commons

Un estudio publicado en Science Advances por un equipo internacional compuesto de investigadores del Instituto Max Planck, la Universidad de Harvard y la Universidad de Seul, entre otros, sugiere que los Filisteos, el pueblo que aparece en la Biblia como enemigo de los israelitas, eran inmigrantes procedentes de Europa que llegaron a la región en el siglo XII a.C.

Localizaciones y edades de los individuos analizados / foto Michal Feldman et al.

El equipo analizó muestras de restos humanos encontrados en las excavaciones de la ciudad portuaria de Ascalón en los últimos 30 años, hallando que una proporción sustancial de su ascendencia procedía de poblaciones europeas. Esta ascendencia fue introducida en Ascalón alrededor del tiempo de llegada de los filisteos en el siglo XII a.C.

Según los investigadores la población temprana de la Edad del Hierro era genéticamente distinta (a la de la Edad del Bronce) debido a una mezcla relacionada con Europa. Esta señal genética ya no es detectable en la población posterior de la Edad del Hierro, lo que indicaría la existencia de un evento migratorio durante la transición de la Edad del Bronce a la Edad del Hierro.

Durante mucho tiempo se ha asociado este fenomeno filisteo con las migraciones de los pueblos del mar desde puntos del Egeo. Ahora los vínculos propuestos llegan hasta el norte de Italia, donde se han sugerido eventos de despoblación que desencadenaron movimientos migratorios en todo el Mediterráneo.

Situación de los filisteos en el siglo IX a.C. / foto FinnWikiNo en Wikimedia Commons

Según el Libro de Josué, la tierra de los filisteos se encontraba al suroeste, compuesta por las cinco ciudades-estado de Gaza, Ascalón, Asdod, Ecrón y Gat, desde el Wadi Gaza en el sur hasta el río Yarkon en el norte. Por ello la zona fue denominada por los griegos posteriormente Palestina (es decir, la tierra de los filisteos).

El conflicto de los israelitas con los filisteos se relata en la Biblia, donde quizá los ejemplos más conocidos son la lucha de David contra el filisteo Goliat (en Samuel 17) o la lucha de Sansón contra los filisteos (en Jueces 15).

Según uno de los autores del estudio, el doctor Adam Aja, el ADN de niños enterrados en los hogares filisteos de Ascalón reveló que su herencia genética no provenía de población local. Michael Feldman, del Instituto Max Planck y autor principal del estudio, indicó que la distinción genética se debe al flujo relacionado con Europa, que se sabe se introdujo en Ascalón durante el final de la Edad del Bronce o comienzos d la Edad del Hierro. Este calendario está de acuerdo con las estimaciones de la llegada de los filisteos a la costa del Levante, basadas en registros arqueológicos y textuales.

Excavaciones en Ascalón / foto Jerusalem Post

Según Daniel Master, director de las excavaciones, no sólo tenemos la dotación por radiocarbono, que demuestra la antigüedad de las muestras, sino también la evidencia estratigriáfica. Estas muestras provienen de contextos cuidadosamente excavados, conectados a artefactos que pueden ser datados con precisión.

Sin embargo el estudio indica que en no más de dos siglos, esta huella genética introducida durante la temprana Edad del Hierro ya no es detestable y parece estar diluida dentro de un acervo genético local levantino. También que mientras que nuestro modelo sugiere un origen genético en el sur de Europa como fuente plausible, el muestreo futuro en regiones como Chipre, Cerdeña y el Egeo, así como en el sur del Levante, podría resolver mejor esta cuestión.

Fuentes: Ancient DNA sheds light on the genetic origins of early Iron Age Philistines, Michal Feldman, Daniel M. Master, Raffaela A. Bianco, Marta Burri, Philipp W. Stockhammer, Alissa Mittnik, Adam J. Aja, Choongwon Jeong, Johannes Krause. Science Advances, 3 Jul 2019:Vol. 5, no. 7, eaax0061, DOI: 10.1126/sciadv.aax0061 / Jerusalem Post.