La impresionante torre-mirador espiral de la isla de Selandia en Dinamarca

Foto Camp Adventure

A unos 60 kilómetros de Copenhague, la capital danesa, se encuentra Haslev en el bosque de Gisselfeld Klosters Skove. Se trata de un bosque privado que abre al público todos los días hasta la puesta de sol.

Sus propietarios querían crear una torre mirador que permitiera a los visitantes contemplar el inusual, para la zona, paisaje montañoso con abundantes humedales, acantilados, arroyos y lagos.

Foto Camp Adventure

La empresa EFFEKT encontró una solución bastante espectacular para crear una atracción de ese tipo sin estropear el bosque, creando una torre de observación de casi 45 metros de altura por la que los visitantes pueden caminar mientras se sumergen en la naturaleza danesa.

La singular estructura en espiral, cuya forma es hiperboloide, permite ascender a lo alto del mirador de una manera fácil, y disfrutar de las impresionantes vistas en 360 grados, no aptas para quien sufra de vértigo. Además la torre está conectada a una pasarela forestal de cerca de un kilómetro de longitud que enlaza con el Camp Adventure, el centro de recepción de visitantes.

Foto Camp Adventure

La estructura es de acero, con madera de roble para las tablas de la rampa y grandes tubos verticales también de acero.

La torre abre todos los días entre las 10 de la mañana y las 8 de la tarde. Se tarda unas 2 horas (según estimaciones de Camp Adventure) en completar el recorrido hasta la cima y regresar a la base a través de los 650 metros de rampa distribuidos en 12 círculos.

Foto Camp Adventure

La cima se encuentra a 135 metros sobre el nivel del mar, y constituye el punto más alto de la isla danesa de Selandia. Desde ella se puede ver a más de 25 kilómetros de distancia, incluyendo en días claros el puente de Øresund, que conecta Copenhague con la ciudad sueca de Malmö, y la propia Copenhague.

Fuente: Camp Adventure.