Encuentran en Ur la lujosa mansión de un sacerdote de hace 4.000 años con baño e inodoro incluidos

Excavaciones de Ur / foto LMU

Ur es una de las ciudades más antiguas del mundo. ¿Cómo era la vida para sus habitantes hace unos 4000 años? Un equipo dirigido por Adelheid Otto, director del Instituto de Arqueología del Cercano Oriente de la LMU (Universidad Ludwig Maximilians Munich), está llevando a cabo excavaciones en Ur que pueden dar algunas respuestas a esta pregunta.

El equipo ha regresado del sur de Irak, tras haber completado su segunda temporada gracias al permiso de la Junta Estatal Iraquí de Antigüedades y Patrimonio. La excavación de este año, financiada por la Fundación Gerda Henkel y la Asociación de Universidades de Munich, duró 9 semanas. Su objetivo era un edificio residencial que estaba situado en las afueras de la ciudad, y que se remonta a 1835 a.C. La excavación forma parte de un proyecto más amplio dirigido por la profesora Elisabeth Stone de la Universidad de Stony Brook en Nueva York.

Tumba abovedada con restos de 24 individuos / foto LMU

Los arqueólogos comenzaron a trabajar en el yacimiento hace dos años, y ahora han descubierto toda la casa, junto con una tumba abovedada en la que se han encontrado los restos de 24 individuos.

Lo que el equipo sacó a la luz fue una casa de 17 habitaciones con un gran patio. La pregunta que originalmente querían responder era si las personas de clase más pobre vivían en la periferia de la ciudad, ya que las excavaciones en el centro de la ciudad han revelado que su población residencial era claramente acomodada.

Zona del baño con inodoro y alicatado encontrada en Ur / foto LMU

Pero en lugar de encontrar viviendas de clase baja, encontraron esta antigua villa babilónica. Era sin duda un edificio muy imponente dado su tamaño. Se han podido identificar la función de cada una de sus habitaciones, y los hallazgos dan una imagen muy detallada y precisa de cómo vivían sus habitantes hace casi 4000 años. También se conservan la cocina y un baño completo con inodoro y un sistema de desagüe. De hecho, en términos de higiene, las estructuras eran excelentes.

Según Otto es el mismo modelo de residencia privada que encontramos en el periodo de la antigua Babilonia. Tenemos muchas piezas del rompecabezas, que nos proporcionarán una imagen del pasado de esta casa, no sólo la arquitectura con sus diversas salas y sus funciones, sino también textos en tablillas de arcilla, incluidas las letras y las impresiones de los sellos. Las tablillas fueron descifrados por dos especialistas en cuneiformes, el profesor Dominique Charpin (Collège de France Paris) y el profesor Walther Sallaberger (LMU).

Es un golpe de suerte particular, porque estos hallazgos nos dicen quién era el dueño. Su nombre era Sîn-nada, y era el sumo sacerdote del segundo templo más importante de Ur, un cargo que lo convirtió en un personaje de considerable relevancia en la ciudad. Curiosamente, resulta que su esposa también estaba involucrada en la administración del templo, ya que en Ur, durante este período, las mujeres también aprendían a leer y escribir.

Los investigadores de la LMU también recolectaron muestras botánicas y huesos de animales en el curso de la excavación, que ahora se están analizando y que prometen proporcionar información sobre la dieta de los residentes.

Ruinas arqueológicas de Ur con la reconstrucción del zigurat al fondo/Foto: M.Lubinski en Wikimedia Commons

Los análisis preliminares indican que estas personas estaban sanas y bien nutridas, y algunas de ellas vivieron 70 años o más. Un estudio más detallado debería proporcionar más información sobre lo que comían, cuánto tiempo vivían y como de sanos estaban, y también debería decirnos si estaban o no relacionados entre sí, y si eran nativos de Ur o se habían mudado a la ciudad desde otro lugar.

Ur era un gran centro comercial, donde se encontró el primer museo de la historia, por lo que es probable que muchos de sus habitantes vinieran de otros lugares, dice Adelheid Otto. Un equipo dirigido por el profesor Jörg Fassbinder, del Departamento de Geofísica, también ha llevado a cabo un estudio geofísico del Montículo Sur, que reveló que esta parte de Ur era una zona densamente urbanizada, pero que también tenía espacios abiertos, como plazas y puertos públicos.

Restos de tablillas cuneiformes encontrados / foto LMU

Hasta ahora las investigaciones en Ur han demostrado que hace 4.000 años la ciudad era una metrópoli viva y densamente poblada. Fue un período floreciente durante el cual la gente generalmente tenía una buena vida. Eso es ciertamente lo que esta casa y sus residentes nos dicen.

Su propietario Sîn-nada y su familia llevaron una vida próspera casi un siglo antes de que la ciudad llegara a su fin. Su destino quedó sellado cuando la población de la ciudad se rebeló contra el Rey de Babilonia, que había ganado el control de la ciudad. El Rey respondió cortando el suministro de agua de la ciudad desviando el curso del Éufrates.

Ur se encontró, como hoy, en medio de un desierto seco, y la vida urbana finalmente se volvió imposible, dice Adelheid Otto. En muy poco tiempo, la escasez de agua convirtió a esta próspera ciudad en un montón de arena. Hacia 1720 a.C. Ur dejó de existir, y sólo cientos de años más tarde la vida en Ur se reanudó de nuevo.

Fuente: Ludwig Maximilians Universität München