Encuentran un palacio de la Edad del Bronce y tablillas cuneiformes en el Kurdistán iraquí

El palacio de Kemune / foto Universidad de Tubinga

Arqueólogos alemanes y kurdos han descubierto un palacio de la Edad de Bronce en la orilla oriental del Tigris, en la región del Kurdistán iraquí. El palacio, encontrado en el lugar llamado Kemune puede datarse en la época del Imperio Mittani, que dominó gran parte del norte de Mesopotamia y Siria entre los siglos XV y XIV a.C.

El Imperio de Mitanni hacia 1400 a.C. / foto Javierfv1212 en Wikimedia Commons

El imperio de Mittani es uno de los estados menos explorados del Antiguo Oriente. Los científicos esperan ahora obtener nueva información sobre la política, la economía y la historia de este imperio mediante el análisis de las tablillas cuneiformes descubiertas en el palacio.

El pasado otoño, el descenso del nivel del agua del embalse de Mosul, en el norte de Irak, reveló inesperadamente los restos de una antigua ciudad ya conocida desde hace unos años, pero que no se había podido investigar por estar sumergida. Una excavación arqueológica se llevó a cabo rápidamente en las ruinas expuestas, antes de volver a ser cubiertas por el agua.

Foto Universidad de Tubinga

La excavación fue dirigida por el Dr. Hasan Ahmed Qasim y la Dra. Ivana Puljiz como parte de un proyecto conjunto entre la Universidad de Tubinga y la Organización de Arqueología del Kurdistán.

Según Ivana Puljiz, del Instituto de Tubinga para las Culturas del Antiguo Oriente (IANES), se trata de un edificio proyectado con muros interiores macizos de hasta dos metros de grosor de ladrillo cerámico. Algunas paredes tienen más de 2 metros de altura y parte del interior está enlucido con yeso. También hemos encontrado restos de murales en tonos brillantes de rojo y azul. En el segundo milenio a.C., los murales eran probablemente una característica típica de los palacios del Antiguo Oriente, pero rara vez han sobrevivido. Por eso el descubrimiento de murales en Kemune es una sensación arqueológica.

Los restos del palacio tienen al menos siete metros de altura. Dos fases de uso son claramente visibles, lo que indica que el edificio fue utilizado durante un período de tiempo muy largo. En el interior del palacio, el equipo pudo identificar varias salas, ocho de las cuales fueron parcialmente excavadas.

Foto Universidad de Tubinga

En algunas zonas se encontraron grandes ladrillos cocidos, que se utilizaron como losas de piso. Diez tablillas de arcilla cuneiforme de Mittani fueron descubiertas en las salas del palacio, y actualmente están siendo traducidas y evaluadas por la filóloga Dra. Betina Faist (Universidad de Heidelberg).

El contenido de una placa indica que Kemune era muy probablemente la antigua ciudad de Zachiku, que ya se menciona en una antigua fuente oriental de la Edad de Bronce (hacia 1800 a.C.). Esto significaría que la ciudad habría existido durante al menos 400 años. Las futuras búsquedas de texto mostrarán si esta identificación es correcta.

En la antigüedad, el palacio se encontraba en una colina al borde del valle del río, a sólo 20 metros de la orilla oriental del Tigris, antes de que la zona se inundara. En la época mittaniana, se erigió un monumental muro de terrazas construido con ladrillos de arcilla delante de la fachada oeste del palacio para sostener el terreno inclinado hacia el río. Así, el palacio fue entronizado sobre el valle del Tigris.

Foto Universidad de Tubinga

Los sondeos realizados bajo la dirección de la Dra. Paola Sconzo en las inmediaciones del palacio indican que una ciudad más grande estaba conectada con el palacio en dirección norte.

El Imperio de Mittani es uno de los imperios orientales antiguos menos investigados, explica Puljiz: La información sobre los palacios de la época de Mittani sólo está disponible en Tell Brak en Siria y en las ciudades de Nuzi y Alalach en la periferia del imperio. Además, todavía no ha sido posible localizar la capital del Imperio Mittani sin ninguna duda. El descubrimiento de un palacio de Mittani en Kemune tiene, por tanto, una importancia científica inestimable.

El imperio de Mittani se extendió desde el siglo XV hasta mediados del siglo XIV a.C. desde la costa mediterránea hasta el este del actual norte de Irak. El núcleo de este gran imperio se encontraba en el actual nordeste de Siria, donde se encontraba probablemente su capital Waschukanni, que aún no ha sido localizada de forma segura.

Los textos cuneiformes de Tell el-Amarna, en el Egipto actual, muestran que los reyes mittanos interactuaron al mismo nivel con los faraones egipcios y los grandes reyes de Hatti y Babilonia. Por ejemplo, se sabe que el rey mittán Tuschratta entregó a su hija al faraón Amenofis III como esposa. Alrededor del año 1350 a.C. Mittani perdió su importancia política. Los territorios controlados hasta ese momento estaban bajo el control de los imperios circundantes de los hititas y los asirios.

Fuente: Universidad de Tubinga.