Un estudio sugiere que Neandertales y Humanos Modernos divergieron hace al menos 800.000 años, casi el doble de lo que indican los análisis de ADN

Réplica masculina de Neandertal expuesta en el Museo de Historia Natural de Londres / foto Chettaprin.P – Shutterstock

Los neandertales y los humanos modernos divergieron hace al menos 800.000 años, mucho antes de lo que indican la mayoría de las estimaciones basadas en el ADN, según una nueva investigación realizada por Aida Gómez-Robles, de la University College London (UCL).

La investigación, publicada en Science Advances, analizó las pautas de evolución dental en diferentes especies de homínidos, centrándose en los primeros Neandertales. Muestra que los dientes de los homínidos de la Sima de los Huesos, antepasados de los Neandertales, se separaron del linaje humano moderno antes de lo que se suponía.

La Sima de los Huesos es un yacimiento de cuevas en la Sierra de Atapuerca, España, donde los arqueólogos han recuperado fósiles de casi 30 personas. Los estudios datan el yacimiento hace unos 430.000 años (Pleistoceno Medio), lo que la convierte en una de las colecciones de restos humanos más antiguas y grandes descubiertas hasta la fecha.

Foto Aida Gómez-Robles

Según Aida Gómez-Robles, antropóloga de la UCL: cualquier tiempo de divergencia entre los neandertales y los humanos modernos de hace menos de 800.000 años habría supuesto una evolución dental inesperadamente rápida en los primeros neandertales de la Sima de los Huesos.

Existen diferentes factores que podrían explicar estos resultados, incluyendo una fuerte selección para cambiar los dientes de estos homínidos o su aislamiento de otros Neandertales que se encuentran en Europa continental. Sin embargo, la explicación más simple es que la divergencia entre los neandertales y los humanos modernos tenía más de 800.000 años. Esto haría que las pautas evolutivas de los primeros Neandertales de la Sima de los Huesos fueran más o menos comparables a las de otras especies.

Los humanos modernos comparten un antepasado común con los neandertales, la especie extinguida que eran nuestros parientes prehistóricos más cercanos. Sin embargo, los detalles sobre cuándo y cómo divergieron son objeto de un intenso debate dentro de la comunidad antropológica.

Los análisis de ADN han indicado generalmente que ambos linajes divergieron hace entre 300.000 y 500.000 años, lo que ha influido fuertemente en la interpretación del registro fósil homínido.

Configuraciones de puntos de referencia y semiconductores utilizados para describir la forma de los dientes posteriores. Los dientes superiores se muestran a la izquierda y los inferiores a la derecha / foto Aida Gómez-Robles

Este intervalo temporal, sin embargo, no es compatible con las similitudes anatómicas y genéticas neandertales observadas en los homínidos de la Sima de los Huesos. Los fósiles de la Sima se consideran probables antepasados del Neandertal, tanto por sus características anatómicas como por el análisis del ADN.

Los homínidos de la Sima de los Huesos se caracterizan por tener dientes posteriores muy pequeños (premolares y molares) que presentan múltiples similitudes con los clásicos neandertales. Es probable que los dientes pequeños y de aspecto neandertal de estos homínidos evolucionaran a partir de los dientes más grandes y primitivos presentes en el último antepasado común de los neandertales y los humanos modernos.

La forma de los dientes ha evolucionado siguiendo pautas muy similares en todas las especies de homínidos, incluyendo aquellas con dientes muy ensanchados y muy reducidos. El nuevo estudio examina el momento en que los neandertales y los humanos modernos deberían haber divergido para hacer que las pautas evolutivas de los primeros neandertales de la Sima de los Huesos sea similar a la observada en otros homínidos.

La investigación utilizó datos cuantitativos para medir la evolución de la forma de los dientes en las especies de homínidos, asumiendo diferentes tiempos divergentes entre los Neandertales y los humanos modernos, y teniendo en cuenta la incertidumbre acerca de las relaciones evolutivas entre las diferentes especies de homínidos.

Además, el estudio tiene implicaciones significativas para la identificación de la última especie ancestral común de Homo sapiens y neandertales, ya que permite descartar todos los grupos posteriores a los 800.000 años de antigüedad.


Fuente: Aida Gómez-Robles, Dental evolutionary rates and its implications for the Neanderthal–modern human divergence, Science Advances (May 2019) Vol.5, no.5, DOI: 10.1126/sciadv.aaw1268 / University College London.