¿Cuál es el origen de los términos derecha e izquierda en política?

Inauguración de los Estados Generales, 5 de mayo de 1789 (cuadro de Auguste Couder, 1839) / foto dominio público en Wikimedia Commons

¿Por qué usamos en política los términos derecha e izquierda para identificar ideologías o conceptos en un eje unidimensional? Hay que tener en cuenta que no en todos los países ambos términos tienen el mismo significado. Generalmente en Europa se asocia la derecha con el conservadurismo y la izquierda con el socialismo y el comunismo, pero por ejemplo en Estados Unidos se suele calificar de izquierda al Partido Demócrata.

Visión de los tres estados antes de la Revolución, en un cuadro de Nicolas Perseval (h.1789) / foto Garitan en Wikimedia Commons

Todo tiene su origen en la Revolución Francesa y, más concretamente, en la convocatoria de los Estados Generales por el rey Luis XVI el 5 de mayo de 1789. Los Estados Generales eran una asamblea, creada por Felipe IV en 1302, que reunía a representantes de cada estamento del Antiguo Régimen: el clero (primer estado), la nobleza (segundo estado) y los representantes de las ciudades que contaban con consistorio (tercer estado). En los 487 años que pasaron entre su primera convocatoria y la última de 1789 tan solo se reunieron 21 veces, siempre con motivo de alguna crisis financiera o política.

Cada uno de los tres estados contaba aproximadamente con el mismo número de representantes, pero el voto era estamental, lo que en la práctica significaba que la nobleza y el clero, tradicionalmente aliados, siempre imponían su parecer. Pero el 27 de diciembre de 1788 el Consejo de Estado francés había tomado la inaudita decisión de doblar el número de diputados del tercer estado.

Conscientes de su mayoría, los miembros del tercer estado, formado por la burguesía y el pueblo llano, pidieron en la reunión de mayo de 1789 que el voto fuera por cabeza. Contaban con 578 diputados frente a los 291 del clero y 270 de la nobleza, es decir, mayoría absoluta. Sin embargo, la petición fue denegada (dos votos estamentales contra uno) con la aprobación del rey.

Diputados del tercer estado a las puertas de la asamblea en Versalles, cuadro de Lucien-Étienne Mélingue, 1874 / foto dominio público en Wikimedia Commons

En aquella reunión, y desde el punto de vista del Presidente de la Asamblea, los nobles se sentaron a la derecha y los burgueses a la izquierda. Los primeros defendían los intereses de la aristocracia y la monarquía, mientras que los segundos apoyaban el republicanismo y las libertades civiles. No obstante, dado que el tercer estado estaba compuesto principalmente por burgueses y comerciantes, estos defendían también el libre comercio y políticas capitalistas, algo asociado hoy con la derecha.

En cualquier caso la división conceptual prosperó y cuando el 28 de agosto de ese mismo año los representantes del tercer estado y del bajo clero presentes en los Estados Generales se constituyeron en Asamblea Nacional (dando inicio a la Revolución Francesa), prometiendo no separarse hasta haber redactado una constitución, se distribuyeron de igual forma a derecha e izquierda de la presidencia.

Ocurrió con ocasión de la votación de un artículo de la nueva constitución, en el que se establecía la capacidad de veto del rey a cualquier ley aprobada por la futura Asamblea Legislativa. Los que estaban a favor se situaron a la derecha del presidente, mientras que los que estaban en contra lo hicieron a la izquierda.

Juramento del Juego de Pelota, cuadro de Jacques-Louis David, 1791 / foto dominio público en Wikimedia Commons

Es más, cuando la Asamblea Legislativa se reunió por primera vez el 1 de octubre de 1791, a la derecha se sentaron los miembros del Club des Feuillants (que eran favorables a una monarquía constitucional) y los girondinos (representantes de la gran burguesía republicana), mientras que a la izquierda lo hicieron los jacobinos (representantes de la pequeña burguesía) y los miembros del Club de los cordeliers (representantes del pueblo llano).

Según Christopher Cochrane, fue completamente accidental que los monárquicos se sentasen a la derecha y los revolucionarios a la izquierda. Si se hubieran sentado al revés, hoy la derecha sería la izquierda y viceversa. Por tanto los términos izquierda y derecha son completamente arbitrarios. Lo que no fue arbitrario era que las personas sentadas en cada lado eligieran hacerlo con ciertas personas, y en contra de otras. Un miembro de los Estados Generales en 1789 escribió: intenté sentarme en diferentes sitios cada vez, pero me vi obligado a dejar de hacerlo en la izquierda si no quería votar solo o recibir abucheos desde la galería.

Con el tiempo la definición de derecha e izquierda política sufrió cambios y transformaciones, debido sobre todo a los nuevos movimientos políticos surgidos especialmente a partir del siglo XIX. En ocasiones es difícil establecer una definición exacta de ambas, ya que lo que en un momento histórico es encasillado en un término puede ser lo contrario en otro.

Así, con el desarrollo de las economías capitalistas, la burguesía que representaba a la izquierda original acabó reemplazando a la aristocracia y ocupando la derecha, mientras que la clase obrera, cada vez más numerosa y organizada a través de políticas sindicalistas, socialistas y comunistas, llenó el hueco de la izquierda.


Fuentes: The Government and Politics of France (Andrew Knapp, Vincent Wright) / Left and Right: The Small World of Political Ideas (Christopher Cochrane) / Encyclopaedia Britannica / Wikipedia.