Encuentran por primera vez un huevo sin poner en el interior del fósil de un ave

Foto Nature

Por primera vez los investigadores han encontrado un huevo sin poner dentro del fósil de un ave. El hallazgo, perteneciente a un pájaro del tamaño de un gorrión que vivió en el noroeste de China hace 110 millones de años, es especialmente interesante debido a que los huevos completamente formados típicamente sólo permanecen dentro de un ave adulta durante unas 24 horas.

Al principio, los investigadores se sorprendieron al hallar una inusual masa aplastada dentro del abdomen del fósil. Pero un análisis microscópico de un fragmento reveló que era cáscara de huevo. Ocupa una superficie de aproximada de 5,2 centímetros cuadrados, con un espesor entre 200 y 400 µm. Estudios adicionales sugirieron anormalidades estructurales que insinúan que el huevo pudo haber sido la causa de la muerte de esta ave, según un artículo publicado en Nature Communications.

Fotografía y dibujo del holotipo de Avimaia schweitzerae / foto Nature

El análisis reveló que la estructura de la cáscara de huevo fósil no tiene las proporciones correctas que se ven en los huevos sanos y por el contrario consiste en múltiples capas de cáscara. Esto indica una condición llamada distocia o retención de huevo, en la que éste queda atrapado dentro del ave. Esto puede ocurrir en pollos y pequeñas variedades de aves modernas a causa del estrés y probablemente también condujo a la muerte de este ave de la época de los dinosaurios.

Esto convierte al descubrimiento en el caso documentado más antiguo de este trastorno reproductivo común, según los investigadores. Curiosamente, la cáscara del huevo presenta esferas microscópicas de fosfato de calcio, que se observa hoy en día en aves que anidan en ambientes húmedos y propensos a infecciones. Esta impermeabilización sugiere que fue se trataba de una especie que anidaba cerca del agua y enterraba sus huevos en el suelo.

Imágenes SEM que muestran la cutícula, la cáscara y la membrana de la cáscara del huevo de Avimaia / foto Nature

Los investigadores han bautizado al ave como Avimaia schweitzerae (Avimaia significa ave madre y schweitzerae se refiere a la paleontóloga Mary Schweitzer).

Fuentes: An Early Cretaceous enantiornithine (Aves) preserving an unlaid egg and probable medullary bone, Nature Communicationsvolume 10, Article number: 1275 (2019), dx.doi.org/10.1038/s41467–019–09259-x / Science.