Encuentran tres antiguas canteras de mármol en Grecia, con columnas inacabadas

Columnas inacabadas en una de las canteras / foto Ministerio de Cultura de Grecia

El Ministerio de Cultura de Grecia informó el pasado día 18 de enero del hallazgo de tres antiguas canteras de mármol en el municipio de Caristo, en la isla de Eubea. El descubrimiento fue realizado por las empresas que realizaban trabajos de instalación de parques eólicos en la zona.

La primera cantera apareció cerca de las obras de la carretera al parque eólico situado al noroeste del pueblo de Amigdalia. Presenta dos frentes mineros, el primero más elevado, tallados en hileras de roca natural. Aquí aparecieron bloques rectangulares tallados in situ, así como dos columnas parcialmente terminadas, que quedaron incompletas en el momento de ser abandonada la cantera, probablemente destinadas a formar parte de un templo.

Una de las canteras al pie de la carretera / foto Ministerio de Cultura de Grecia

La segunda cantera se encontró cerca de la carretera a Trikorfos, con dos frentes mineros y evidencias de tallado. A pocos metros al este de la cantera se encontró una pila de grava, la única evidencia material de actividad minera.

La tercera cantera descubierta se halla al noroeste de la localidad de Trikorfo, tiene un tamaño mayor que la primera y presenta tres frentes mineros en forma de rectángulo abierto por uno de los lados. Aquí aparecieron tres grandes pilas de grava, así como bloques de piedra rectangulares con trazas de tallado situados en una pendiente, lo que indicaría que estaban listos para ser transportados.

Otra de las canteras / foto Ministerio de Cultura de Grecia

En la zona principal aparecieron tres columnas semiterminadas, una al lado de la otra, y los arqueólogos creen que puede haber más bajo la tierra y vegetación del entorno. También una pequeña construcción circular para recoger agua, cubierta con placas de pizarra, que pudo servir para lavar herramientas.

Estas antiguas canteras explotadas tanto por griegos como por romanos, según Evangelia Maniatis, arqueóloga que dirige las excavaciones, dan testimonio de la importancia que tuvo la extracción de mármol de Caristo en la Antigüedad en la economía de la isla de Eubea. Las famosas columnas caristias toman su nombre de este lugar, tal y como menciona Estrabón:

Caristo está al pie del monte Oque; y en sus cercanías se encuentran Estira y Marmario. En Marmario están las canteras de donde proceden las columnas caristias, así como un santuario de Apolo Marmárino, el punto de partida para cruzar el estrecho y arribar a Halas Arafenides. En Caristo también se extrae la piedra que se hila y se teje para fabricar la tela de toalla que cuando está manchada puede pasarse por el fuego y limpiarse del mismo modo que se lava la suciedad de un vestido en la colada (Estrabón, Geografía X–6)

El mármol de Caristo también era conocido como mármol de Cipolín (es decir, de piedra de cebolla), y solo se podía obtener en la isla de Eubea. Es de color verdiblanco, con gruesas vetas verdes ondulantes. Fue ampliamente utilizado en Roma a partir del siglo I a.C., lo que provocó que las canteras se convirtiesen en propiedad imperial. Se explotaron igualmente por los bizantinos hasta bien entrado el siglo V d.C.

Columnas en Myloi / foto Southevia

No es la primera vez que se encuentran columnas a medio terminar en canteras de la isla. De hecho en la cercana localidad de Myloi hay ejemplos un poco más espectaculares.

Fuentes: Ministerio de Cultura de Grecia.