El Aeropuerto de Barcelona recibirá una inversión de más de 1.900 millones de euros para ampliar y mejorar sus infraestructuras

Esta mejora del aeropuerto de El Prat incluye también una mejor conexión con el aeropuerto de Girona, que podrá actuar como satélite de El Prat.

Aparcar en Barcelona es en muchas ocasiones misión imposible, una pesadilla para conductores y acompañantes que pueden pasar más rato intentando aparcar que en el propio trayecto. Esta situación, que ocurría especialmente en el centro de la ciudad, se ha ido trasladando a otras zonas, hasta llegar a superar los límites de la ciudad. El transporte público parece insuficiente para los miles de personas que entran y salen de la ciudad cada día.

A los problemas de residentes y trabajadores hay que añadir el factor turismo. España recibió el año pasado más de 82 millones de turistas, y Cataluña fue la comunidad autónoma que visitaron más turistas, especialmente la costa y la capital catalana. Los puntos de acceso, sobretodo, los cruceros y los aviones.

El Aeropuerto de El Prat está casi al límite de su capacidad, con más de 44 millones de pasajeros el pasado año 2017. Se han incrementado las conexiones al Aeropuerto, y cabe destacar el acceso a través de metro que empezó a estar disponible hace un par de años. Sin embargo el gran volumen de desplazamientos, hace necesario acceder al aeropuerto en taxi o coche propio.

Con las huelgas que se vivieron hace unos meses en diversos puntos del Estado, incluida Barcelona, no es extraño que los vehículos propios aumentaran su proporción con destino al aeropuerto. Por supuesto el aeropuerto cuenta con un parking oficial. La desventaja es que sus precios son elevados y que las plazas reservadas con antelación a través de internet se agotan en periodos como verano o puentes y fiestas importantes.

Existen sin embargo un gran número de aparcamientos alternativos que rodean el aeropuerto y que ofrecen precios mucho más bajos. Algunos de ellos, a pesar de tener muy buenos precios, también ofrecen servicios extra que no se pueden encontrar en el aparcamiento oficial del aeropuerto. Con estos parkings es posible contratar servicios shuttle (ir al parking y ser trasladado al aeropuerto con un bus de cortesía) o servicios valet (ir directamente al aeropuerto y allí un aparcacoches recoge el coche y lo lleva al parking, y a la vuelta lo entrega en el mismo punto del aeropuerto), además de muchas opciones extra como lavado del coche, servicios de taller o de ITV.

Lo complicado hasta ahora era conocer la existencia de los parkings disponibles y elegir el más adecuado, pero por suerte desde hace unos meses Parkos ha aterrizado en España. Se trata de una plataforma de comparación de aparcamiento cerca de los aeropuertos. Al más puro estilo Trivago o Rastreator, Parkos permite encontrar, comparar y reservar las mejores plazas de aparcamiento en los aeropuertos y quedarte con la que mejor se adapte a ti y al mejor precio. Encontrar parking Barcelona aeropuerto ya no supone ningún inconveniente gracias a este comparador web.

Esto simplifica mucho las gestiones, las vueltas con el coche y facilita el tráfico alrededor del aeropuerto, algo sumamente importante en una ciudad y unos alrededores saturados. El Gobierno prevé invertir casi 2.000 millones de euros para ampliar los aeropuertos de Barcelona y Girona hasta 2026, algo necesario pero que aún tardará algunos años en estar disponible.

Se remodelará la T1 y se conectará con el centro de Barcelona. Posteriormente se añadirá una terminal satélite de la T1 y se conectará el aeropuerto de Girona con el centro de Barcelona así como con el aeropuerto de Barcelona. Un ambicioso plan que sin duda mejorará las infraestructuras y conexiones de un aeropuerto saturado que necesita crecer para satisfacer la demanda, una demanda que parece no tener freno por el momento. Solo queda esperar que se cumplan los plazos y pueda funcionar lo antes posible.