Cómo recorrer todo el mundo trabajando al mismo tiempo

Muchas veces en los últimos años hemos oído o leído acerca de trabajar desde casa, las ventajas e inconvenientes que conlleva, y también, por que no decirlo, muchos mitos al respecto.

Entre las ventajas se suelen citar el hecho de poder ajustar el horario como a uno le convenga, el ahorro en transporte, o la posibilidad de conciliar la vida familiar con el trabajo.

También una reducción en el estrés habitual que conlleva trabajar en una oficina, donde el día a día es más estricto y debemos mantener unas normas de conducta, frente al ambiente más relajado del propio hogar, en el cual es posible crear un ambiente de trabajo más confortable.

Ahora bien, desde hace algún tiempo está creciendo un nuevo modo de trabajo remoto distinto. Ya no se trata de trabajar desde casa, más bien de trabajar desde cualquier lugar. De aprovechar esa libertad de movimientos para viajar mientras se trabaja, o trabajar mientras se viaja.

Quizá el ejemplo más evidente son los bloguers que se dedican a contar sus aventuras por el mundo, pero no necesariamente hay que ser bloguer para trabajar viajando. Existen muchas oportunidades de trabajo en diferentes ámbitos y empresas. Y no solo para trabajar desde casa, las convocatorias de trabajo presencial en cualquier parte del mundo son hoy accesibles a través de internet, y existen comunidades dedicadas a recoger toda esa ingente oferta.

Que no solo viene de empresas privadas, sino que en muchas ocasiones tiene carácter oficial, como por ejemplo los puestos de auxiliar de conversación de lengua española convocados por el MECD, o las iniciativas respaldadas por la Comisión Europea.

Si lo tuyo es trabajar por el mundo mientras visitas otros países y ciudades, debes saber que existen también oportunidades en ONGs como ACNUR, Cruz Roja, UNICEF o Greenpeace; cadenas hoteleras y de cruceros; empresas como Apple, Airbnb, Universal Music y Facebook; y organismos oficiales como el Instituto Cervantes, por poner solo unos ejemplos.

Prácticamente en todos los continentes (excepto en la Antártida, por razones evidentes) vas a encontrar posibilidades de trabajo. En Australia y en varios colegios de todo el mundo necesitan profesores de español, Sudáfrica también oferta plazas para hispanohablantes. En América y Asia existen oportunidades como Trek Travel, que organiza viajes en bicicleta (se requieren conocimientos mecánicos e idiomas, por supuesto).

Y si no tienes muchos reparos, las numerosas fábricas de pescado noruegas ofrecen salarios que rondan los 3.500 euros mensuales. Son solo algunos ejemplos, que se suman a los comentados anteriormente de trabajo a distancia, y que pueden permitirnos llevar una vida nómada, viajando por medio mundo mientras nos costeamos el desplazamiento. Una alternativa al trabajo convencional para todos aquellos que no puedan evitar salir a descubrir otras culturas y los rincones más espectaculares del planeta.