Danevirke, el sistema de fortificaciones construido en la península danesa desde la Edad del Hierro

Antes de entrar en materia hay que aclarar que las fechas de la Edad del Hierro en Escandinavia no se corresponden con las de otras zonas como la franja mediterránea u Oriente Próximo. En Escandinavia la Edad del Hierro comenzó hacia el año 500 a.C. y se extendió por lo menos hasta el 800 d.C., cuando comienza la Edad Vikinga.

Es pues durante esta Edad del Hierro nórdica, (según los historiadores antes del año 500 d.C.), cuando los danos, una tribu germánica que habitaba zonas del sur de Suecia y las actuales península de Jutlandia e islas danesas, comenzaron una obra titánica: una barrera fortificada que cruzaba la península de parte a parte por su lado más estrecho.

El Danevirke señalado en rojo en un mapa antiguo / foto dominio público en Wikimedia Commons

Los vikingos la aprovecharían luego ampliándola, y seguiría en uso durante toda la Edad Media y la Edad Moderna, siendo utilizada por última vez con propósitos militares durante la Guerra de los Ducados en 1864. Se conoce a este sistema de fortificaciones como Danevirke (literalmente: construcción de los danos).

El danevirke está formado por varios muros, trincheras y montículos que se extienden a lo largo de 30 kilómetros desde Hedeby en la costa báltica, hasta la llamada barrera Schlei (una amplia bahía en la costa occidental de la península de Jutlandia), con una altura que varía entre los 3,6 y los 6 metros según la zona.

Una sección del Danevirke en la actualidad / foto Joachim Müllerchen en Wikimedia Commons

Las excavaciones realizadas en la década de 1970 junto a posteriores análisis en 2013 revelaron que la construcción del danevirke se realizó en tres fases. La primera de ellas se habría iniciado antes del año 500 d.C. y las dos siguientes entre el 737 y el 968 d.C.

Algunos expertos opinan que su origen no obedece a propósitos defensivos, sino que se trataba de una serie de canales navegables artificiales que en algún momento anterior al año 500 se transformaron en un muro defensivo.

Fases constructivas / foto S. Bollmann en Wikimedia Commons

Según las fuentes la fortificación fue reforzada en el año 808 por el rey Godofredo I de Dinamarca, quien temía una invasión de sus vecinos francos del sur. Una leyenda nacional danesa dice que la reina Thyra, esposa de Gorm el Viejo, quien reinó entre los años 936 y 958, también contribuyó a la construcción. Algo que parece estar en consonancia con los análisis arqueológicos.

Durante el siglo XII fue igualmente reforzado con empalizadas y muros de mampostería por el rey Valdemar I, que lo utilizo como base de sus operaciones militares en el Báltico. Las partes de la estructura así reforzadas se conocen como el Valdemarsmuren (el muro de Valdemar).

Excavaciones arqueológicas en el Danevirke en 2010 / foto spiegel.de

El danevirke fue efectivo durante siglos para contener a los francos y otros pueblos al sur de Dinamarca. Durante la Primera Guerra de Schleswig, que enfrentó a Dinamarca con la Confederación Germánica en 1848, el danevirke fue reforzado con trincheras y artillería, estableciéndose como un símbolo de la unidad como nación del pueblo danés frente a los agresores extranjeros.

En la Guerra de los Ducados, o Segunda Guerra de Schleswig en 1864, el danevirke fue utilizado inicialmente por los daneses como base para escaramuzas en territorio alemán. Sin embargo ninguna batalla se llegó a producir en él, ya que el alto mando danés ordenó el repliegue de las tropas a las trincheras de la ciudad de Dybbøl, para defender el paso a Copenhague, mientras que los prusianos avanzaban atravesando sin oposición el danevirke, que había quedado obsoleto frente a la guerra moderna. Algo que causó una gran conmoción en la opinión pública danesa, que hasta ese momento había considerado el muro inexpugnable.

Excavaciones arqueológicas en el Danevirke en 2010 / foto spiegel.de

Desde entonces todo el danevirke se encuentra dentro del territorio de Alemania. En 1944, durante la Segunda Guerra Mundial, los alemanes intentaron convertirlo en una trinchera anti-tanques temiendo una segunda invasión aliada por esa zona (ya se había producido el día D). Afortunadamente el arqueólogo danés Søren Telling logró convencer a Himmler de que sería una pena destruir tan importante resto de la civilización aria, y los trabajos fueron paralizados.

Fuentes: Danmarks Historien / UNESCO / Medieval Archaeology (Pamela Crabtree, ed.) / Routledge Revivals: Medieval Scandinavia (P.Pulsiano, K.Wolf, eds.) / Wikipedia.