Aunque a primera vista se podría pensar que la figura representada en la esfera de mármol de 30 centímetros de diámetro conservada en el Museo de la Acrópolis en Atenas es la Estatua de la Libertad, en realidad la idea que representa es mucho más antigua. Y los símbolos geométricos tallados a los lados de la imagen y sobre ella añaden un poco más de misterio al asunto.

La esfera fue encontrada en 1866 por el profesor Athanasios Rhousopoulos, enterrada en las inmediaciones de los restos del Teatro de Dioniso en Atenas, al pie de la Acrópolis. Muestra la imagen en relieve de una divinidad, que los investigadores identifican en su mayoría con el dios Helios, coronada con rayos y entronizada bajo un dosel. Lleva un látigo en una mano (no, tampoco es Indiana Jones) y en la otra un cetro que termina en tres antorchas.

Foto jessewaugh.com

A sus pies se disponen dos perros (o un león y un dragón según interpretaciones), uno de los cuales también lleva una corona de rayos. A uno de los lados aparece otra antorcha, un león sentado y una serpiente con cabeza humana que podrían representar constelaciones. En el otro, un círculo que contiene los símbolos antes mencionados: una fila de cinco pequeños círculos que se superponen (y que llevan inscritas las palabras: ΑΙΘΑΕΡ, ΑΝΑΒΠΑ, ΑΝΝΙΑΕΥ, ΕΔΕΒΩΠ̣Ι, ΑΠΙΟΒΙ) y otras inscripciones.

Sobre las cabezas del león y la serpiente hay otro círculo que contiene un triángulo. Varias letras griegas se disponen en grupos o formando palabras ininteligibles.

Los expertos creen que pudo ser creada en algún momento entre los siglos II y III d.C. Y aunque los símbolos no han podido ser descifrados, su comparación con los existentes en algunos papiros griegos antiguos de carácter mágico ha llevado a la conclusión de que se trata de un objeto conectado con el culto solar.

Foto jessewaugh.com

Del lugar en que se halló, el Teatro de Dioniso, se deduce que pudo haber sido colocada allí para asegurar el éxito en las competiciones teatrales de la época. Sería pues un tipo de objeto mágico. Esta fue la opinión del helenista belga, y experto en Pitágoras, Armand L. Delatte, que examinó el objeto en 1913 y fue quien concluyó que representaba al dios Helios.

Pero otros opinan que debió ser una especie de talismán para asegurarse la victoria en los combates de gladiadores. Y es que para la época en que se data la esfera, los romanos ya habían adaptado el Teatro de Dioniso como lugar de celebración de ese tipo de espectáculos.

Siguiendo esta interpretación, los símbolos indescifrables que aparecen en la esfera no serían más que representaciones de tácticas y estrategias a seguir por los gladiadores. No obstante, parece un objeto demasiado grande y pesado para ser usado como talismán. Y habitualmente éstos llevan inscrito el nombre de su propietarios, cosa que no parece cumplirse aquí.

Foto jessewaugh.com

La iconografía propuesta por Delatte también ha sido puesta en duda. Hay quien opina que quien está representada en la esfera no es sino Hécate, habitualmente asociada con las tres antorchas, las puertas y los leones. Otros aseguran que se trata del propio Dioniso, dada su relación con las serpientes, y las tres antorchas serían en realidad su tirso (bastón de cañaheja forrado de vid o hiedra). Y quienes descartan esta última opción se decantan por Apolo.

Delatte aseguró que la clave para entender todo eran los dos perros. Uno tiene un halo o corona y el otro no. Eso los convertiría en las constelaciones Canis Minor y Canis Maior y toda la esfera sería una representación del Sol en su apogeo durante la canícula (temporada del año en la que el calor es más fuerte).

En cualquier caso, continua siendo un misterio quien abandonó o enterró la esfera y los motivos para hacerlo en las cercanías del teatro, si tenía relación con éste o se abandonó allí precisamente por ser la Acrópolis tierra sagrada.

Fuentes: Archaeological Discussions (William N.Bates, en American Journal of Archaeology vol.24, No.2, pp.173–215) / Acropolis Museum / Jesse Waugh / Études sur la magie grecque : I. Sphère magique du Musée d’Athènes (Armand L.Delatte) / The magic ball of Helios-Apollo (Nick Farrell).

Send this to a friend