Havergal Brian, el músico autodidacta que compuso la sinfonía más larga de la Historia

Havergal Brian / foto On An Overgrown Path

El mundo de la música está lleno de curiosidades y anécdotas, algo a lo que no escapa el de la música clásica. En este último se encuadra Havergal Brian, un compositor inglés que tiene el récord de haber hecho la sinfonía más larga de la historia, con aproximadamente dos horas de duración. Se titula Sinfonía Nº 1 en Re Menor porque además se trata de la primera que compuso -otras posteriores son más breves-, aunque es más conocida por el nombre de The Gotic (Gótica).

Havergal Brian nació en 1876 en Dresde, que en este caso no es la ciudad alemana sino un distrito de Stoke-on-Trent, conurbación situada en Staffordshire (Inglaterra) que ha dado otros hijos ilustres como Edward John-Smith (el capitán del Titanic), pero, curiosamente, varios de ellos también son músicos: el cantante Robbie Williams y el bajista de Motörhead, Lemmy Kilmister. En realidad Brian no se llamaba Havergal sino William; adoptó ese otro nombre tomándolo de una familia de músicos locales que hacían himnos religiosos.

Partitura inicial de la Sinfonía nº1 en Re Menor (Gótica)

Era de clase obrera, por lo que no fue más que a la escuela primaria y luego tuvo que ponerse a trabajar, no recibiendo formación musical; fue él mismo quien, siguiendo su vocación, aprendió por su cuenta y consiguió ejercer de organista en una iglesia. En 1895 quedó extasiado al asistir a un concierto de la obra El rey Olaf, del entonces muy exitoso Edward Elgar, y se interesó por la música clásica de nuevo cuño que empezaba a oirse entonces: Richard Strauss, Grancille Bantock (con quien entabló amistad), etc.

Y se lanzó a componer sus propias obras. Su primer éxito fue la Suite Inglesa, que obtuvo resonancia especial al ser seleccionada para interpretarse en los Proms (un ciclo de conciertos orquestales diarios que programa el Royal Albert Hall -aunque entonces era en el Queen’s Hall- en la segunda mitad del verano y que son muy populares porque aparte de clásica tocan temas del cine y TV). De hecho, Brian se convirtió en un notable músico emergente que, sin embargo, no podría mantener esa línea a causa de su compleja personalidad, algo misántropa.

Havergal Brian hacia 1900/Imagen: dominio público en Wikimedia Commons

Pero de momento estaba en la cresta de la ola, recibiendo multitud de ofertas. Una de ellas le llegó en 1907 del magnate Herbert Minton; muy suculenta pero a cambio de dedicarse exclusivamente a componer. Brian aceptó y se entregó a la tarea pero no supo gestionar aquella etapa triunfal y no tardó en aplazar sus trabajos para disfrutar de los placeres de la vida que le proporcionaba su acomodada posición. Así, se sucedieron viajes, banquetes y holganza hasta que un affaire con una sirvienta llamada Hilda Mary Hayward provocó una crisis.

Su matrimonio se rompió y buena parte de los ingresos tuvo que dedicarlos a pagarle una pensión a su exmujer (desde 1898 estaba casado con Isabel Priestley, que le había dado cinco hijos), si bien a cambio la relación con Hilda se volvería estable y la convertiría en su esposa en 1933, teniendo con ella otros cinco vástagos. Pero esa nueva situación de recursos limitados le obligó a centrarse otra vez en la composición, pasando de dejarlo todo a medias a escribir notas estajanovísticamente.

Concierto de los Proms de 2004 en el Royal Albert Hall/Imagen: MykReeve

Por eso hoy se le tiene por uno de los músicos más prolíficos que han existido (aunque no el que más porque ese récord lo tiene el alemán dieciochesco Georg Philipp Telemann, que superó las tres mil obras). Instalado en Londres, sólo interrumpió el ritmo para intentar alistarse en el ejército cuando estalló la Primera Guerra Mundial pero una lesión en la mano pospuso ese objetivo hasta 1915, en que formó parte de la Fuerza Expedicionaria Canadiense como auditor. Después de la contienda, ante la falta de ofertas, reorientó su profesión entrando a trabajar como crítico musical.

Desempeñó esa labor en publicaciones especializadas como el diario The Bristish Bandsman o la revista Musical Opinion, de la que llegó a ser editor en 1927. Se le daba bien escribir y su estilo era sarcástico, lo que ha llevado a compararle con Bernard Shaw. Ahora bien, su trabajo como crítico no impidió que continuase componiendo. De hecho, antes de centrarse en las palabras en vez de en las notas, la guerra le sirvió de inspiración para componer una ópera, The Tigers; no sería la única porque décadas después firmaría otras cuatro.

Y es que tras retirarse en 1940 retomó las partituras e hizo todo tipo de piezas, como conciertos para violín y violoncello, canciones, conciertos para piano y orquesta de cámara, suites… Sin embargo, donde realmente se sintió a gusto fue en la sinfonía, lo que plasmó nada menos que en treinta y dos de ellas. La mayoría, veintidós, fueron tardías, escritas a partir de la segunda mitad de los años cincuenta por el éxito que tuvo en 1949 la Sinfonía nº 8 en Si bemol, al ser redescubierta y programada por la BBC. Pero para entonces las hacía más cortas, de uno o dos movimientos.

Otra partitura de la Sinfonía nº 1 en Re menor (Gótica)

Este dato es importante porque, como decíamos al comienzo, las anteriores eran muy largas. En eso se llevó la palma la primera, la Gótica, que consta de seis movimientos divididos en dos partes. Trabajó en ella entre 1919 y 1927, después de una conversación con el director de los Proms, Henry Wood, en la que hablaron de escribir una suite que reviviera instrumentos musicales en desuso. Para poder escribir todo lo que quería, Brian necesitó partituras enormes, con pentagramas de mayor tamaño del habitual. Tuvo que presentar los movimientos por separado y, curiosamente, los tres primeros resultaron premiados en un concurso.

Y es que, prefigurando el estilo romántico y de ambiciosa orquestación que caracterizaría al compositor -influencia de la Sinfonía nº 8 de Mahler, apodada De los Mil por la cantidad de instrumentistas que necesitaba-, la Gótica es una colosal obra coral que alude temáticamente al estilo artístico homónimo de la Baja Edad Media, el de las grandes catedrales ojívales, y su repercusión en el desarrollo cultural de la Humanidad. También es deudora del Fausto de Goethe y al final hay una dedicatoria a Richard Strauss.

La primera parte es exclusivamente instrumental, a cargo de una orquesta de un centenar de intérpretes y dura unos tres cuartos de hora ininterrumpidos, mientras que la segunda, de una hora de duración, incorpora coros para la interpretación de un imponente Te Deum que además de orquesta requiere órgano y otros instrumentos que ya no se usaban, al igual que estilos del pasado como el fabordón o la polifonía medievales. Toda esta desmesura provoca que la Gótica sea una obra de difícil interpretación y cuando se hace suele ser reduciendo el número de músicos participantes.

Havergal Brian en sus últimos años/Imagen: BBC

Quizá por eso su estreno tuvo que esperar a 1961, en el Westminster Central Hall, aunque se trató de una función más bien amateur; la primera profesional fue cinco años más tarde en el Royal Albert Hall, que además la BBC transmitió por radio recuperando así del olvido la figura del autor. La música de éste vivió entonces una segunda edad de oro, con discos, conciertos, estudios sobre su obra y hasta la publicación de un par de biografías. Eso sí, un esplendor no generalizado entre el gran público sino limitado a cierto número de incondicionales.

Entre ellos, sólo un colega de profesión: Leopold Stokowski. El resto consideraba a Brian un compositor correcto pero poco más, deudor en exceso de clásicos como Wagner, Mahler, Bach, Bruckner y otros, así como de la música militar y popular victoriana, aunque en ello siempre por detrás de Elgar. De todas formas, cuando Brian fue redescubierto en 1966 era ya nonagenario y es posible que parte de ese éxito postrero se debiera a la simpatía que despertaba un venerable anciano. De hecho, tras morir en 1972 volvió a segundo plano, aún cuando algunas de sus creaciones todavía se estrenaban por esas fechas. Pero retiene su récord de sinfonía más larga.

Fuentes: Two Centuries of British Symphonism: From the beginnings to 1945 (Jürgen Schaarwächter)/Havergal Brian, the making of a composer (Kenneth Eastaugh)/The symphonies of Havergal Brian (Malcolm MacDonald)/Havergal Brian Society/Wikipedia