Escapadas literarias: dormir donde se alojaron escritores famosos

Foto: Holidu

Hace poco se ha celebrado, un año más, el día del libro, uno de los momentos más esperados por todos los amantes de la literatura. Pero ¿y si pudiéramos disfrutar de unas vacaciones en los lugares donde autores de fama mundial han pasado sus días y escrito alguna de sus obras maestras? Alojarnos donde Hemingway consiguió la inspiración para “El viejo y el mar” o donde Ian Fleming dio con la típica frase “agitado, pero no revuelto” de James Bond. Holidu​, el buscador de apartamentos y alquileres vacacionales, ha revisado y elaborado una lista de alojamientos donde escritores de renombre han pasado sus vacaciones y que cualquier amante de la literatura puede reservar y disfrutar.

Acciaroli, italia (Ernest Hemingway, El viejo y el mar)

Todos conocemos la estrecha relación de Hemingway con España, su admiración por los San Fermines, la gastronomía, el vino… pero esta vez, para seguir sus pasos, viajamos a Italia. El autor se alojó en diversas ocasiones en una casa de Acciaroli, de carácter rural y situada entre dos típicas villas marineras mediterráneas. Es un lugar perfecto para explorar el Parque Nacional y los enclaves arqueológicos de la zona, y rematar cenando en el patio con vistas al mar dejando que las musas nos inspiren.

Foto: Homeaway

​Para tener una experiencia de lo más Hemingway, prueba a navegar con los pescadores locales. Algunos dicen que fue el contacto con estos hombres lo que dio inspiración al autor para su famosa novela “El viejo y el mar”, con la que consiguió el Premio Pulitzer en 1953.

Tenby, Reino Unido (Roald Dahl, Charlie y la fábrica de chocolate)

Los amantes de la lectura que quieran relajarse en un lugar cómodo y agradable, al igual que Dahl, pueden disfrutar de la casa de campo donde el autor inglés solía retirarse con su familia. Las vacaciones en Tenby con su madre, de nacionalidad Noruega, son una influencia clara en su literatura, gracias a las historias nórdicas con sus mitos sobre brujas y trolls. El humor negro marcó su estilo a la hora de escribir, con giros inesperados y situaciones grotescas, presentes especialmente en novelas como Charlie y la fábrica de chocolate o Matilda.

Foto: Homeaway

En las cercanías a Tenby merece mucho la pena visitar Caldey, una isla sagrada habitada por monjes cistercienses que te ofrecerá la mejor atmósfera para perderte en un buen libro.

Londres, Reino Unido (Ian Fleming, James Bond)

Los aficionados a las historias de acción o los entusiastas de James Bond seguramente disfrutarán la estancia en el Dukes, en Londres. Con su estilo clásico y lujoso, los huéspedes se sumergen en una clásica atmósfera de lo más británica, sobre todo si acaban la noche en el famoso Dukes Bar. Es el sitio donde Ian Fleming inventó el mítico “agitado, pero no revuelto”, presente en todos los libros y películas de James Bond.

Foto: HRS Holidays

Para fortalecer el “Bond feeling”, el bar ofrece su bebida preferida, el Vesper Martini (también conocido como Vodka Martini) en honor a Fleming. Aquellos que dispongan de más tiempo, pueden completar el viaje visitando la British Library, la biblioteca con más elementos catalogados de todo el mundo, o ver una obra en el Globe Theater.

Snowdonia, Reino Unido (Mary Shelley, Frankenstein)

En una elegante casa de campo de 200 años se alojaron unas vacaciones la novelista inglesa Mary Shelley, autora de Frankenstein en 1818, y su marido, el poeta romántico Percy Shelley. Los amantes del misterio no podrán resistirse a escuchar la leyenda que lleva viva más de dos siglos: una noche, el marido de Shelley molestó tanto a los vecinos que le dispararon desde una ventana. En esa misma noche, la pareja de escritores tuvo que huir para nunca volver a Gales.

Foto: Booking

​Nada mejor que buscar la inspiración en los preciosos y verdes alrededores del Parque Nacional Gwynedd, que por cierto, es más que recomendable para una escapada de senderismo.

Niza, Francia (F. Scott Fitzgerald, El Gran Gatsby)

Si estás buscando combinar tus vacaciones de verano con un toque de literatura, Niza es tu destino. Autores como Hemingway, H.G. Wells o F. Scott Fitzgerald eran absolutos fans de la ciudad y su increíble costa. Fitzgerald era un apasionado de la riviera francesa. Con su familia se trasladó a Francia buscando un lugar para vivir más económico que los Estados Unidos. Durante sus estancias en Niza, siempre prefirió uno de los más antiguos y clásicos hoteles, el Negresco. Al final de los años XX, Fitzgerald fue parte de excesivas fiestas, que fueron la influencia clara para su famosa novela El Gran Gatsby.

Foto: Tripadvisor

Sin duda, merodear por el lobby y por la tranquila Riviera proporcionarán un sentimiento años 20 a todo visitante. Si se busca algo más intelectual, Niza ofrece gran variedad de museos y manifestaciones artísticas.

​Azenhas do Mar, Portugal (Paul Auster, El libro de las ilusiones)

Paul Auster, autor y director postmoderno, ha pasado algunos momentos en una espaciosa villa de Lisboa, mientras se rodaba La vida interior de Martin Frost. Sus obras tienen influencias en el psicoanálisis y el trascendentalismo, por ello algunos de sus temas recurrentes son coincidencia, fracaso y metaficción.

Foto: Homeaway

No será difícil dejarse llevar por la belleza del lugar, especialmente llamativa en el castillo Quinta da Regaleira: un palacio romántico con un lujoso parque que acoge lagos, grutas y fuentes. ¡Sin duda para sentirse como en un cuento de hadas!

Barri Gotic, Barcelona (Miguel de Cervantes, Don Quijote)

Miguel de Cervantes y Don Quijote de la Mancha, obra maestra de la literatura universal, influyeron tanto en nuestro idioma que se lo conoce también como el lenguaje de Cervantes. El Barrio Gótico es una de las zonas más hermosas de Barcelona, y es aquí donde Cervantes vivió durante unos años.

El Barrio Gótico parece estar hecho a propósito para los amantes de la literatura, que podrán curiosear en mercado del libro de los domingos en el Carrer Comte d ́Urgell, o tomar un café en Els Quatre Gats, punto de encuentro de artistas como Gaudí y Picasso.

Foto: Homeaway

​Precisamente aquí nos podemos alojar en la misma casa donde se alojó Cervantes, un apartamento catalogado como Patrimonio Artístico del Gótico catalán por la UNESCO, totalmente reformado aunque conserva su encanto, en buena parte gracias a la conservación de su piedra. ​

Pont-l’Évêque, Francia (Gustave Flaubert, Madame Bovary​)

Esta acogedora casa de vacaciones, en las orillas de un lago de nada menos que 80 hectáreas, es la antigua residencia del autor naturalista francés Gustave Flaubert, famoso sobre todo por la mundialmente conocida Madame Bovary.

Foto: Booking

El verdor que rodea a la casa junto con el lago, son un mix perfecto para deambular de lectura en lectura y de excursión en excursión. Si se dispone del tiempo suficiente, nada mejor que dirigirse al Parque Natural de Normandía y llegar hasta Ruán, lugar de nacimiento del autor, donde además se puede visitar su casa museo.