El Schwebebahn de Wuppertal, el primer y más antiguo tren monorriel suspendido del mundo, aun sigue activo tras 115 años

Foto JuergenG en Wikimedia Commons

La ciudad de Wuppertal, en el estado alemán de Renania del Norte-Westfalia, es una ciudad industrial con no demasiados atractivos para el visitante. Sin embargo, los pocos que tiene si que merecen una atención especial.

Se trata del lugar de nacimiento de Friedrich Engels, desde donde escribió sus famosas cartas, aunque por aquel entonces (era 1820) Wuppertal todavía no existía. Se formaría en 1929 por la unión de cinco ciudades próximas, entre las que estaba Barmen, la villa natal de Engels.

Barmen (en adelante Wuppertal, Valle del Wupper, que es como se llama ahora) fue uno de los principales centros del desarrollo industrial alemán y de las ideas socialistas desde el siglo XIX.

Por desgracia también fue pionero en la instalación de campos de concentración durante la etapa nazi. Y eso a pesar de que en 1934 el sínodo de la iglesia protestante allí reunido había publicado la famosa Declaración de Barmen, en la que se oponía a la introducción de la ideología nazi en las iglesias del país.

Foto Mbdortmund en Wikimedia Commons

Pero si Wuppertal es hoy conocida es por su tren monorriel (o monorráil, que ambas formas son correctas), un ferrocarril suspendido al que se considera el primero de su clase del mundo, y que todavía sigue funcionando hoy en día.

Se construyó entre 1897 y 1903, según un diseño del ingeniero Eugen Langen, quien lo había redactado para intentar vendérselo a Berlín. Para 1901 ya se había inaugurado la primera vía, que seguía el curso del río Wupper, así como las primeras estaciones elevadas. Se le dió el nombre de Eisnchienige Hängebahn System Eugen Langen, esto es, Tren Monorriel de Suspensión Sistema Eugen Langen.

Una de las estaciones / foto A.Savin en Wikimedia Commons

Los vagones (los actuales tienen 24 metros de largo cada uno) van suspendidos de un riel con armazón de acero mediante ruedas impulsadas por motores eléctricos, alcanzando los 60 kilómetros por hora de velocidad. Toda la estructura cuenta con 486 pilares y puentes.

Actualmente sigue funcionando como sistema de transporte urbano, con 13,3 kilómetros de vías que discurren a unos 12 metros por encima del curso del río, entre las calles Oberbarmen y Sonnborner, y a unos 8 metros por encima del asfalto de las calles en el tramo de 3,3 kilómetros hasta la calle Vohwinkel.

Foto Michielverbek en Wikimedia Commons

Solo dejó de funcionar a consecuencia de los daños sufridos durante la Segunda Guerra Mundial, pero se reabrió en 1946 y se reconstruyeron las estaciones que habían quedado destruidas. Posteriormente solo se cerró en ocasiones puntuales para realizar trabajos de reparación de las líneas.

En 2015 se sustituyeron los antiguos vagones por otros más modernos, construidos en Valencia. Pero se conserva el Kaiserwagen, el vagón original empleado por el kaiser Guillermo II durante un viaje de prueba en octubre de 1900, que se utiliza solo en ocasiones especiales.

Fuentes: Schwebebahn (Sitio Oficial) / Structurae / The Monorail Society / Wikipedia.