El Monumento a Washington, inspirado en el Faro de Alejandría, que alberga una réplica del Arca de la Alianza

Categories ArquitecturaPosted on
Monumento Masónico a George Washington / foto Shutterstock

Washington D.C. alberga famosos monumentos como el Memorial de Lincoln. Sin embargo, para encontrar uno dedicado al presidente George Washington debemos desplazarnos a la cercana Alexandría, una ciudad ya del estado de Virginia. Está tan cerca que incluso el metro de Washington llega hasta unas pocas manzanas de su ubicación.

El monumento, que se inspira en el Faro de Alejandría egipcio, está concebido como un memorial masónico, dado que el propio Washington era masón. Se localiza sobre un promontorio llamado Shooter’s Hill en el número 101 de Callahan Drive.

Tiene 101 metros de altura y su construcción comenzó en 1922, aunque el interior no fue completado hasta 1970. Desde entonces se le conoce como George Washington Masonic National Memorial.

Foto SchuminWeb en Wikimedia Commons

En mayo de 1900 un grupo de ciudadanos de Alexandria creo una asociación destinada a recaudar fondos con el fin de levantar un monumento a Washington, en la colina que anteriormente había sido propuesta para albergar el edificio del Capitolio. Ocho años más tarde solo habían reunido el capital suficiente para adquirir los terrenos. Para abril de 1909 se había inaugurado un parque en el promontorio, en una ceremonia a la que asistió el entonces presidente William H. Taft.

Ese mismo año la Gran Logia de Virginia convocó a todas las grandes logias de los Estados Unidos a una reunión el 22 de febrero de 1910 en Alexandria. A ella también acudió William H. Taft, y en la misma se acordó la construcción del monumento a Washington. Debía ser un templo masónico, con estancias a prueba de incendios, que servirían para guardar y exhibir la washingtoniana, esto es, los objetos, documentos y herramientas que Washington había utilizado durante su vida en la práctica masónica.

Se eligió como arquitecto a Harvey Wiley Corbett, que también era masón, y que empezaba a despuntar en el diseño de rascacielos y torres de oficinas. Su primera idea fue un edificio de unos 61 metros de altura, inspirado en la reconstrucción del faro del puerto de Ostia Antica, cerca de Roma. Pero poco a poco los planes fueron cambiando y para 1924 la propuesta incluía ya la torre, que se elevaba hasta los 101 metros de altitud, aun cuando los trabajos habían comenzado el año anterior.

La piedra angular la colocó el 1 de noviembre de 1923 el presidente Calvin Coolidge, utilizando la misma paleta que Washington había usado en 1793 para colocar la del Capitolio. Cada uno de los estados de la Unión depositó un objeto en ella, y debajo se puso otro contenedor con monedas de diez centavos y copias de la constitución y la declaración de independencia.

Inauguración del monumento en 1932 / foto mountvernon.org

La construcción se alargó hasta 1932, dedicándose el edificio el 12 de mayo de ese año. Faltaba todavía, como dijimos antes, rematar el interior, para lo que habría que esperar nada menos que 4 décadas más. Ese día tuvo que suspenderse la sesión del Senado porque la mayoría de sus miembros estaban en Alexandría, al igual que casi todos los congresistas, gobernadores, miembros del gobierno, y numerosos embajadores extranjeros y representantes de logias masónicas. Todos ellos junto a unas 15.000 personas, 5.000 militares estadounidenses y 3.000 caballeros templarios (de la orden francmasona fundada en 1791) marcharon en un emotivo desfile hasta el monumento.

Estatua de Washington en el interior del edificio / foto suffolkmasons.com

El edificio es de estilo neoclásico, con partes neorománicas. Las columnas son dóricas en el pórtico, que se inspira en el Partenón de Atenas, y los pisos superiores hasta el primero de la torre. En el segundo nivel de la torre son jónicas y en el tercer nivel corintias. En total consta de 9 plantas, en la primera de las cuales está el Gran Salón Masónico, rodeado de otras pequeñas estancias para reuniones de las diferentes asociaciones masónicas.

En el segundo piso hay una sala conmemorativa con columnas de más de 11 metros de altura, que alberga una estatua de bronce de Washington en atuendo masónico, de 5,2 metros de alto. Tras esta sala se dispone un teatro con cabida para 1.000 espectadores.

Réplica del Arca de la Alianza / foto SchuminWeb en Wikimedia Commons

En la torre se ubican diferentes estancias, entre ellas el Museo George Washington. Curiosamente el piso quinto de la torre está diseñado en estilos que recrean la antigua arquitectura egipcia y hebrea, y contiene una réplica del Arca de la Alianza bíblico.

El séptimo piso de la torre es una réplica simbólica de la cripta del Templo de Salomón, y el octavo alberga la capilla de los Caballeros Templarios. El noveno piso es una plataforma de observación.

Capilla de los Caballeros Templarios / foto SchuminWeb en Wikimedia Commons

El monumento es mantenido económicamente por las 52 grandes logias de los Estados Unidos, y cada persona que es iniciada en la francmasonería paga una cuota única de 5 dólares para contribuir a su cuidado, para el que cuenta con 35 funcionarios a tiempo completo.

Se puede visitar todos los días entre las 9 de la mañana y las 5 de la tarde, y las visitas guiadas duran aproximadamente una hora.

Vista del parque en torno al monumento / foto Shutterstock

Fuentes: The George Washington Masonic National Memoria – Sitio Oficial / Visit Alexandria / Roadside America / Wikipedia.

Send this to a friend