El funicular más empinado de Europa, para llegar a la villa ‘sin coches’ de Stoos en Suiza

Foto Pakeha en Wikimedia Commons

A finales del año 2017 se inauguró el nuevo funicular Stoosbahn, tras cinco años de trabajos en la construcción de una nueva línea que sustituyera a la ya obsoleta de 1933.

Situada en el cantón suizo de Schwyz a unos 50 kilómetros al sur de Zurich, la línea conduce hasta la localidad de Stoos, situada a 1.300 metros de altitud y donde los coches están prohibidos.

Son 1,7 kilómetros de recorrido que salvan un desnivel de 744 metros.

Pero lo realmente interesante es que el nuevo funicular alcanza en algunos tramos una pendiente del 110 por ciento, lo que lo convierte en el más empinado de toda Europa. El record mundial lo tiene el Katoomba Scenic Railway australiano, cuya máxima pendiente es de 122 por ciento, aunque utiliza un sistema diferente y no es estrictamente un funicular.

Foto stoos-muotatal.ch

Por si fuera poco a la experiencia de recorrer tan empinada distancia entre bosques cubiertos de nieve (en los videos se aprecian claramente las barreras anti-avalanchas), cuenta también con varios túneles.

El moderno sistema de tracción fue desarrollado por la empresa ABB Motors, y la espectacular cabina está formada por una serie de cilindros que asemejan barriles y que rotan, manteniendo el nivel horizontal en la subida, de modo que los pasajeros conservan siempre la vertical durante el ascenso a 10 metros por segundo.

Foto ABB Motors

Además de un atractivo turístico (desde Stoos se accede al resort de ski de Fronalpstock), el funicular permitirá mayor agilidad en los desplazamientos de los habitantes locales, principalmente los niños de Stoos que acuden a la escuela en Schwyz.

Fuentes: The Guardian / BBC / Stoos-Muotatal Web Oficial / Wikipedia.