Historia Viajeros

La City de Londres, una ciudad dentro de otra

La City de Londres, una ciudad dentro de otra 6 octubre, 2017

Licenciado en Historia y diplomado en Archivística y Biblioteconomía. Fundador y director de la revista Apuntes (2002-2005). Creador del blog El Viajero Incidental. Bloguer de viajes y turismo desde 2009 en Viajeros. Editor de La Brújula Verde. Forma parte del equipo de editores de Tylium.

Londres / foto Shutterstock

La primera vez que visité Londres, hace ya un buen montón de años, me quedé un tanto confuso al comprobar en persona la existencia de eso que había oído hablar a menudo pero que nunca había podido filiar de forma concreta: la City. Se trata del núcleo originario de la ciudad -de ahí el nombre-, lo que aquí llamaríamos casco antiguo pero que en la capital británica adquiere entidad jurídica y administrativa propia, de manera que hoy en día dispone de su alcalde y sus instituciones municipales propias, diferentes del resto de Londres, constituyendo una insólita urbe dentro de otra.

Londres fue fundada hace dos milenios por los romanos -que le dieron el nombre de Londinium sin que hoy sepamos a ciencia cierta el origen de esa etimología- a partir de asentamientos anteriores que se remontaban a la Edad del Bronce pero que posteriormente habían sido reaprovechados por los britanos. La destrucción de Colchester por los icenos de la reina Boudica hizo situar la capitalidad de Britania en aquella localidad junto al Támesis y desde entonces creció continuamente. Eso sí, salvando dos crisis: la del siglo V, producida a raíz de la caída del dominio de Roma, y la del IX, originada por las frecuentes incursiones vikingas.

El Londinium romano hacia el año 200 d.C./Imagen: Britannica Kids

Un año clave en la historia londinense fue el 886 d.C., cuando el rey Alfredo el Grande, conquistador del reino de Wessex (uno de los que se disputaban el control de Londres junto al de Mercia), tomó la ciudad y la refundó como Lundenburh (Fortaleza de Londres), iniciando un período de esplendor comercial en detrimento de Lundenwic (literalmente Mercado de Londres), la población vecina a donde se había desplazado la mayor parte de los habitantes y que con el tiempo se convertiría en lo que actualmente se conoce como Aldwych, un área de la City of Westminster. Ésta había surgido en torno a una abadía, a la que se sumó un palacio; de ambos apenas quedan hoy unos pocos restos arqueológicos.

La protección ofrecida a mercaderes llegados tanto del norte como del sur de Europa fue enriqueciendo Londres o, para ser exactos, la City, que intentó que se estableciera allí la corte real del reino de Wessex (por entonces en Winchester). También atrajo a Guillermo el Conquistador, que la saqueó en el siglo XI. Para entonces Inglaterra ya estaba unificada y la capital se había establecido en Westminster desde que se instalara en ella Eduardo el Confesor y promoviera la reconstrucción de la vieja abadía para dar lugar a la que conocemos hoy. Fue Guillermo quien levantó la famosa Torre y su hijo quien erigió el nuevo Palacio de Westminster sobre el predecesor.

Mapa de Londres en torno al siglo XIV/Imagen: Grandiose en Wikimedia Commons

Así, mientras Westminster era la sede de la corte, la City seguía siendo el motor de la economía inglesa gracias a la labor de su Corporación, es decir, su Ayuntamiento, al que Guillermo había distinguido con la concesión de un estatuto permitiendo que conservase su autoridad. Ambas partes siguieron expandiéndose y también reconstruyéndose, ya que dos grandes incendios en 1123 y 1666 lo redujeron prácticamente todo a cenizas y del último surgió la nueva Catedral de St. Paul.

O sea, gracias a la buena coyuntura económica y al ferrocarril siguió el crecimiento hasta formar una conurbación (la fusión de los dos núcleos urbanos), originando en 1965 el Gran Londres, la antigua área metropolitana que ahora es lo que se llama un condado ceremonial, así como una de las nueve regiones inglesas, al estar formado por treinta y dos municipios y abarcar más de millar y medio de kilómetros cuadrados.

El Gran Incendio de 1666/Imagen: dominio público en Wikimedia Commons

Ahora bien, la City constituye su propio condado ceremonial (el más pequeño del país), de la misma manera que está regida por la citada Corporación -con un Lord Mayor al frente auxiliado por dos órganos de consejo, la Court of Aldermen y la Court of Common Council- al margen de la Greater London Authority (a su vez compuesta por un alcalde y una asamblea de veinticinco miembros) que gobierna el resto.

El Lord Mayor durante el desfile tradicional que lleva su nombre/Foto: Diliff en Wikimedia Commons

Durante mucho tiempo estuvo constreñida intramuros hasta que éstos se demolieron (sólo quedan trazas en puntos concretos); no tanto por el número de pobladores, que es muy modesto (unos nueve mil vecinos) como por el de personas que tienen su trabajo allí (más de trescientas veinte mil). Y eso que desde hace tiempo los servicios administrativos se han ido desplazando al West End, quedando en la City sólo los financieros.

Escudo de armas de la City de Londres/Imagen: Sodacan en Wikimedia Commons

De las competencias de la Corporación, aún cuando se ubican geográficamente en la City, están excluidos Inner Temple y Middle Temple, dos de los cuatro colegios de abogados históricos. A cambio, se ocupa de algunos espacios que quedan fuera de sus límites geográficos, caso de Ashtead Common, Burnham Beeches, el bosque de Epping, Hampstead Heath, Highgate Wood, Queen’s Park, el parque de West Ham y West Wickham and Coulsdon Common.

La City, que consta de veinticinco barrios de procedencia medieval (cada uno regido por un concejal), linda con Westminster al oeste, con Camden al noroeste, con Islington y Hackney al norte, con Tower Hamlets al este y Southwark al sur. En total una milla cuadrada aproximadamente, de ahí que se la conozca popularmente como la Square Mile.

Área que abarca la City londinense, la Square Mile/Imagen: Dpaajones en Wikimedia Commons

Por último cabe añadir que dispone de su propia policía: la City of London Police, que ejerce desde 1839 de forma diferenciada del Metropolitan Police Service (el popular New Scotland Yard), que se ocupa del Gran Londres. Todo bajo la dirección de Dios, si atendemos al lema que luce en su escudo: Domine, dirige nos (Señor, guíanos).

Fuentes: City of London. The history (David Kynaston)/A short history of London (Sinead Fitzgibbon)/Londres. La novela (Edward Rutherfurd)/Londres. Una biografía (Dan Ackroyd)/City of London /Wikipedia

Más artículos de Historia

Send this to a friend