Una isla de la República Democrática Alemana en el Caribe

Castro mostrándole a Honecker la situación de la isla sobre el mapa / foto Peter Koard / Deutsches Bundesarchiv en Wikimedia Commons

En el golfo de Cazones, en la costa suroeste de Cuba, muy cerca de la Bahía de Cochinos, hay una serie de cayos, pequeñas islas e islotes con playas de poca profundidad formados sobre la superficie de arrecifes de coral.

Una de esas islas es el Cayo Ernst Thälmann, que está deshabitada salvo por la fauna de iguanas y pájaros que tiene allí su hábitat. Apenas tiene 15 kilómetros de largo por un máximo de 500 metros de ancho, con playas vírgenes que suelen atraer grupos de turistas de cuando en cuando.

Hasta 1972 se llamaba Cayo Blanco del Sur, pero en junio de ese año Fidel Castro realizó una visita oficial a Berlin Oriental, que era la capital de la República Democrática Alemana. En su encuentro con el entonces presidente del país, Erich Honecker, Castro anunció que Cuba regalaba Cayo Blanco del Sur a la RDA.

Ubicación de la isla / foto Spiegel Online

Según recogió la prensa germano-oriental, Castro indicó también que la isla sería renombrada como Cayo Ernst Thälmann, en honor del líder del Partido Comunista de Alemania encarcelado durante once años y ejecutado por los nazis sin juicio previo el 18 de agosto de 1944. Además, una de las playas del sur de la isla recibía el nuevo nombre de Playa República Democrática Alemana.

Ernst Thälmann / foto Deutsches Bundesarchiv en Wikimedia Commons

En agosto de ese mismo año el embajador de la RDA en Cuba inauguraba un busto de Thälmann en la que ya era la única posesión de la Alemania comunista en ultramar.

Inmediatamente se inició un plan para convertir la isla en un resort turístico para viajeros de la Alemania Oriental, pero nunca pudo ser desarrollado debido a las dificultades económicas del momento.

Busto de Thälmann en la isla / foto mdr.de

El 12 de septiembre de 1990 la firma del Tratado Dos más Cuatro en Moscú entre las potencias que ocupaban Alemania tras la Segunda Guerra Mundial (Estados Unidos, Reino Unido, Francia y la Unión Soviética) y las dos Alemanias (República Federal de Alemania y República Democrática Alemana), sentó las bases para la reunificación.

Pero la isla Enrst Thälmann no se menciona en ninguna parte del tratado, lo que en los últimos años ha llevado a algunos a pensar que Cayo Ernst Thälmann sería hoy en día el reducto final de la defunta República Democrática Alemana. La nueva Alemania surgida de la reunificación nunca reclamó la isla, y no parece que tenga intención de hacerlo en un futuro. Algo parecido a lo que sucede con las islas españolas del Pacífico.

Vista de satélite de la isla / foto Penultimosdias.com

Es más, las autoridades cubanas tampoco están por la labor, y se desmarcaron del asunto diciendo que la cesión del territorio era más que nada un acto simbólico. Eso después de denegar la entrada al país a periodistas alemanes que investigaban el tema.

El busto, derribado por el Huracán Mitch en 1998 / foto Stern

Ante ello el ministerio de asuntos exteriores alemán tuvo que pronunciarse igualmente afirmando que la transferencia de soberanía nunca se había llegado a producir, y por tanto técnicamente seguía siendo cubana.

Fuentes: Spiegel Online / Deutsche Welle / Wikipedia.