Kluger Hans, el caballo que sabía aritmética, leer y decir la hora

Winhelm von Osten y Hans/Foto: dominio público en Wikimedia Commons

Seguramente a los aficionados a la historia bélica, y más concretamente a la Segunda Guerra Mundial, les sonará el nombre de Günther von Kluge. Fue un militar alemán y mariscal de campo nada menos, descendiente de una familia prusiana de tradición guerrera y que ya en la guerra anterior, en Verdún, había formado parte del Estado Mayor del Ejército Imperial.

En 1939 dirigió la campaña de Polonia y luego combatió en Francia y el frente ruso, suicidándose cuando fue llamado ante Hitler por su presunta implicación en el célebre golpe de estado fallido de Claus von Stauffenberg. Pero lo que nos importa aquí es su apodo: por su astucia en combate le llamaban Kluger Hans, que significa el «Listo Hans». Ahora bien ¿por qué Hans si no era ése su nombre? La respuesta es tan asombrosa como estrambótica: debido a un famoso caballo que sabía contar.

Antes de que todo el mundo empiece a torcer el gesto vamos a rizar el rizo añadiendo que el equino en cuestión dio origen a toda una formulación teórica en el mundo de la experimentación científica denominada Efecto Kluger Hans, enunciado por el psicólogo y filósofo germano Carl Stumpf y que dice que el sujeto de un experimento puede resultar influido en sus respuestas por parte del investigador que lo realiza de manera involuntaria; incluso cuando se trata de un ensayo con animales. Y aquí es donde entra en liza Kluger Hans pero no el mariscal de la Wehrmacht sino el mencionado caballo.

Günther von Kluge/Foto: Bundersarchiv, Bild, en Wikimedia Commons

Nos situamos en la Alemania de la primera década del siglo XX, cuando el darwinismo había puesto sobre el tapete la cuestión de la inteligencia animal, atrayendo el interés del público. En ese contexto, un profesor de matemáticas llamado Winhelm von Osten, entusiasta de la frenología (teoría científica hoy completamente descartada, que creía posible determinar el carácter y la personalidad a partir de los rasgos faciales y las medidas del cráneo) y entrenador de caballos, tenía un jaco Orlov Trotter (una raza de origen ruso) al que decidió intentar enseñar operaciones aritméticas, además de leer y algunos rudimentos de música. Para ello aplicó un método africano que había visto en un libro y equipado con un ábaco, una pizarra y una armónica, se puso manos a la obra.

Winhelm von Osten jugando con Hans/Foto: dominio público en Wikimedia Commons

El insólito alumno era Hans, que todavía no se había ganado el complemento nominal de Kluger (listo, en alemán). Terminó haciéndolo y además con sobresaliente porque el animal aprendió a sumar, restar, multiplicar, dividir, hacer fracciones, decir la hora, calcular el calendario, deletrear, distinguir tonos musicales e incluso -y esto ya es de matrícula de honor- entender el idioma alemán. Por supuesto, Hans no podía hablar pero contestaba a las preguntas de su amo, tanto orales como escritas, golpeando el suelo con sus cascos.

Cualquiera podría ver un filón en él pero, si bien Von Osten hizo exhibiciones por el país, nunca cobró por ello. Pese a todo, la fama de aquella inaudita pareja trascendió las fronteras teutonas y llegó a otros continentes como América, donde el mismísimo The New York Times les dedicó un artículo en 1904 y el caballo ya pasó a ser conocido como Clever (listo en inglés) Hans.

Clever Hans demostrando sus habilidades/Foto: dominio público en Wikimedia Commons

La cosa alcanzó importancia suficiente como para que la Ciencia se interesara por ella y se dijo que Hans había desarrollado una inteligencia similar a la de un niño . Existía en ese ámbito la sensación de que todo era un fraude, aunque por otro lado carecía de sentido porque Wilhelm von Osten no le estaba sacando ningún beneficio económico. Así que la junta de educación alemana designó una comisión que debía investigar el asunto y esclarecerlo. Fue bautizada como Comisión Hans y estaba formada por trece ilustres personalidades, la mayoría profesores de escuela, aunque también figuraban un zoólogo (el director del Zoo de Berlín), un veterinario, un oficial de caballería e incluso el mánager de un circo.

Carl Stumpf/Foto: dominio público en Wikimedia Commons

Los dirigía el citado Carl Stumpf, un hombre de gran prestigio que había fundado la Escuela de Berlín (de la que salió toda una generación de psicólogos de la corriente Gestalt, dedicada a la percepción), y era pionero de la psicología experimental. Por aquel entonces tenía como asistente en su laboratorio a Oskar Pfungst, psicólogo y biólogo evolutivo que a la postre sería quien desvelase el misterio equino. La comisión examinó detenidamente al caballo y en septiembre de 1904 llegó a la sorprendente conclusión de que no había truco detectable, pero cedió los trastos a Pfungst para que continuara haciendo pruebas en una segunda fase de la investigación.

Hans reconociendo números/Foto: dominio público en Wikimedia Commons

Éste intentó diversificar las condiciones que rodeaban cada espectáculo, examinando a Hans aparte, sin presencia de público ni de su dueño, recurriendo a otros examinadores y anotando sus reacciones cuando quien le preguntaba sabía las respuestas de antemano. Tras un buen número de ensayos, el resultado fue que Hans era capaz de responder con acierto igualmente en un ochenta y nueve por ciento de las veces, aunque con un significativo detalle: ese porcentaje se daba siempre que el examinador conocía las respuestas; si no, se desplomaba a sólo un seis por ciento. El problema estaba en que eso no significaba fraude alguno porque los examinadores eran técnicos del laboratorio o incluso el propio Pfungst.

Hans en una de las pruebas científicas/Foto: dominio público en Wikimedia Commons

La solución no llegó tanto de observar exhaustivamente a Hans como de hacerlo con el examinador. Resultó que cuando el caballo levantaba la pata para contestar había un pequeño, a veces casi imperceptible, cambio en el gesto o la postura del examinador, que únicamente se relajaba cuando Hans se iba aproximando con sus golpes a la respuesta correcta. Y esto no le pasaba desapercibido al perspicaz animal, que así deducía en qué momento debía dejar de golpear. Es decir, Hans no contaba sino que marcaba los números observando las señales corporales de su compañero humano, quien le estaba facilitando pistas -induciendo- de manera involuntaria. Se comprobó al repetir las pruebas con los ojos tapados y no acertar una. Era listo pero de otra forma.

Otra de las pruebas/Foto: dominio público en Wikimedia Commons

Pfungst no publicó los resultados de su investigación hasta 1907 (Das pferd des hern Von Osten) y tampoco obtuvieron difusión académica importante hasta cuatro años después, en que se tradujeron al inglés. Pero, obviamente, se los había comunicado a su jefe, Carl Stumpf, que luego los amplió y formuló bajo el nombre de Efecto Clever (Kluger) Hans. Sería la base de la psicología comparativa y llevó a que, más adelante, los experimentos de cognición animal se realizaran en situación de doble ciego, es decir, con los individuos repartidos entre dos grupos, uno de los cuales se somete al experimento real y otro a placebo, y además los participantes desconocen cuál es cuál.

¿Y qué pasó con Winhelm von Osten y Clever Hans? El profesor nunca llegó a aceptar las conclusiones de la comisión y continuó ofreciendo espectáculos itinerantes junto a su inseparable amigo con notorio éxito, hasta que falleció en 1909. El caballo pasó de mano en mano y en 1916 se perdió su rastro. Nunca más se supo de él pero entró en la Historia y por méritos distintos a los de su especie.

Fuentes: An introduction to the history of Psychology (B. R. Hergenhahn y Tracy Henley)/Readings in animal cognition (Marc Bekoff y Dale Jamieson)/The biology and evolution of language (Philip Lieberman)/Wikipedia