Viajeros

El turismo del siglo XXI es menos caro y más pragmático

El turismo del siglo XXI es menos caro y más pragmático 19 septiembre, 2017

Equipo de editores de LBV Magazine

Foto dominio público en Pixabay.com

La demanda turística ha superado la búsqueda del mullido colchón para lanzarse tras la aventura, sin más límites que los impuestos por las propias fuerzas. A medida que la información sobre salud se masificó en los albores del milenio produciendo la revolución del fitness, los deportes de resistencia y extremos dejaron de estar destinados con exclusividad a los atletas. Algo similar se viene dando en las últimas décadas con respecto al desarrollo de la conciencia ecológica.

Los turistas contemporáneos disfrutan los parajes naturales amenazados antes que desaparezcan y van en tren, bicicleta o a pie antes que contaminar con el coche.

El lujo y el confort están lejos de desaparecer del mundo del turismo, las grandes cadenas siguen midiendo su prestigio por la amplitud de sus lobbies y la comodidad, en ocasiones extrema, que ofrecen al turista alfa. Pero incluso las grandes cadenas se han visto obligadas a incluir en sus paquetes alternativas eco amigables y a “pensar verde” para mantener la fidelidad a la marca. El mundo cambia y también la manera de conocerlo.

En y desde España sin conducir

Si hace unos lustros la única consideración para no viajar en coche eran los precios de la gasolina, el cambio en el panorama mundial ha obligado a tomar conciencia de la contaminación que evitamos con algunos días de caminata. Viajar sin preocuparse por aparcamientos, gasolineras y el cansancio en las rutas largas, hace más atractivo el desplazamiento ferroviario.

España es un país privilegiado a la hora de hacer turismo interno gracias a sus infraestructuras y a la distancia entre las ciudades. Además, desde las redes ferroviarias españolas se puede iniciar cómodamente el recorrido hacia los destinos preferidos del turismo mundial en la Europa continental. Sin embargo, la experiencia en ocasiones no es atractiva cuando de adquirir directamente nuestros billetes de tren se trata.

Tenemos buenas noticias para los que han fantaseado largamente con viajar en tren y que sean otros quienes se ocupen de averiguar los precios, los horarios, preparar los itinerarios y adquirir los billetes de Ave, de Renfe e Internacionales: Trenes.com es justo lo que buscan.

Esta plataforma se precia de obtener los mejores descuentos gracias a su trato directo con las empresas del sector, quedando solo en manos del usuario definir sus necesidades y la hora en que prefiere desplazarse.

Si el destino no está definido de antemano, se puede consultar su sección permanente de ofertas en billetes para tomar una decisión. Ni siquiera la recurrente queja respecto a la dificultad de imprimir los billetes es un problema para los usuarios de Trenes.com, ya que con su app los recibes directamente en el móvil.

Turismo a pie y con finalidad

Un tipo de turismo especial, pero cada vez más popular, es el estudiantil de temporada para el aprendizaje de otras lenguas. Si en algo destaca la oferta turística europea, es en la existencia de destinos con idiomas y culturas disimiles a poca distancia. Esto es propicio para un turismo pragmático, que sin ser de negocios, va tras una meta clara. No busca lujos, pero sus exigencias van en aumento.

Dado que el inglés es uno de los idiomas de mayores posibilidades comerciales en el mundo, cada vez más turistas se desplazan a Londres buscando potenciar las habilidades a ofertar en su currículum.

Los turistas estudiantiles, usualmente peatones y no contaminantes, tienen las mismas inquietudes que cualquiera que solo pase a visitar. Qué hacer en Londres es una frecuentada pregunta a la que blogs especializados como TrucosLondres.com responde con 100 respuestas.

Promociones con descuentos impresionantes, tips para el aprendizaje del idioma, datos para ahorrar y particularidades culturales inglesas son otras de las utilidades que podemos encontrar en este espacio online.

Al extremo en el extremo

Otro fenómeno neo milenario es el turismo extremo y de aventura, que cada vez se conforma menos y busca experiencias de mayor impacto. Para quienes les gusta llevarse a sí mismos al límite, la oferta aumenta cada día. Los elementos no son un obstáculo para este tipo de viajeros dispuestos a retos mediante disciplinas límite, como el ciclismo de montaña, el parapente y el clavadismo, o saltos de gran altura, en arrecifes.

Como las novedades no cesan de aparecer para estos turistas ávidos de adrenalina, la oferta se ha diversificado, no sólo para hacerlos más ecológicos, sino que los destinos más buscados son extremos por su propia naturaleza.

Por ejemplo, es difícil imaginar algo más extremo y de aventura que los tours a Machu Picchu, no solo por su altitud de 2.049 metros, sino también por su emplazamiento en la Selva Amazónica y la antigüedad de sus ruinas.

Quizás el mejor ejemplo de este tipo de aventuras es el Inca Jungle tour, que combina trekking, bicicleta, rafting, tirolesa y una visita a la ciudad sagrada de Machu Picchu. Durante cuatro días este Jungle Trail, que comienza en Cusco, introduce a los aventureros al rafting en el río Vilcanota, a las aguas termales de Colcamayo, a antiguas rutas incaicas y a las flora y fauna de la Amazonía.

Esta empresa también ofrece otro tipo de experiencias extremas para los interesados en el turismo de aventura en Perú, como los paseos en ATV por las zonas montañosas aledañas.

Viajar para encontrarnos en un ambiente aún más cómodo y descansado que el del propio hogar ya no es la única definición del término “vacaciones”. El mundo que se abre más allá del umbral sólo tiene por límite el que nuestra resistencia y un cómodo par de zapatos nos permita alcanzar.

Más artículos de Viajeros

Send this to a friend