El descubrimiento del santuario de Ártemis en Amarinto

La actual ciudad de Amarinto, en la costa Oeste de la isla griega de Eubea, fue en la Antigüedad sede de uno de los santuarios más importantes del mundo helénico, además de uno de los principales puertos comerciales, ya desde la Edad del Bronce.

Su nombre, Amarintos, aparece en tablillas micénicas en escritura lineal B, relacionado con intercambios comerciales con el palacio de Tebas, en el continente.

Durante la Antigüedad se celebraba allí un festival dedicado a Ártemis Amarintia, a la que los eretrios rendían culto como diosa principal de la isla, en el que se sacrificaban animales y se realizaban impresionantes desfiles con tres mil hoplitas, seiscientos jinetes y sesenta carros, en palabras del geógrafo Estrabón.

Éste situaba el santuario a unos siete estadios de distancia de Eretria, ciudad a la que pertenecia Amarinto.

A pesar de que el antiguo asentamiento fue hallado hace más de un siglo al pie de la colina Paleochora, las excavaciones no habían conseguido dar con la localización del santuario, que los arqueólogos llevan buscando durante décadas.

Excavaciones en el Santuario de Amarinto / foto Swissinfo

El problema es que la antigua ciudad fue destruida por los turcos en 1470. Sus habitantes ya la habían abandonado durante la Edad Media, fundando un nuevo asentamiento en el interior. A finales del siglo XIX comenzaron a regresar, levantando en la costa una nueva ciudad a la que se llamó Kato Vathia, que recuperaría su antiguo nombre de Amarinto en 1911.

Excavaciones en el Santuario de Amarinto / foto Swissinfo

En 2007 un equipo de arqueólogos suizos bajo la dirección del profesor Karl Reber, de la Universidad de Lausana y director de la Escula Suiza de Arqueología en Atenas, reemprendió la búsqueda del santuario al pie de la colina Paleoekklisies, a unos 10 kilómetros de donde se creía inicialmente que estaba situado.

Excavaciones en el Santuario de Amarinto / foto Swissinfo

Hallaron partes de un gran muro de época clásica, que pudieron pertenecer a una estoa o pórtico levantado en las inmediaciones del templo, y las excavaciones llevadas a cabo hasta 2012 sacaron a la luz gran parte del edificio, así como los restos de un gran complejo en sus cercanías.

Excavaciones en el Santuario de Amarinto / foto Swissinfo

En septiembre de 2017, gracias a las pistas aportadas por una iglesia bizantina cercana, que incluye partes de antiguas columnas dóricas, y a las inscripciones halladas en el lugar, los arqueólogos consiguieron determinar la localización del santuario y templo de Ártemis Amarintia, donde terminaba la procesión del festival anual de la Amarintia mencionada por las fuentes clásicas.

El Artemisión de Amarinto, era el templo principal de los eretrios, donde guardaban las estelas de piedra que contenían sus tratados y acuerdos.

Fuentes: Swissinfo / Swiss School of Archaeology in Greece / Archaeology & Arts / Wikipedia.