Historia

El último corsario, la asombrosa vida del alemán que navegaba a vela durante la Primera Guerra Mundial

El último corsario, la asombrosa vida del alemán que navegaba a vela durante la Primera Guerra Mundial 11 julio, 2017

Licenciado en Historia y diplomado en Archivística y Biblioteconomía. Fundador y director de la revista Apuntes (2002-2005). Creador del blog El Viajero Incidental. Bloguer de viajes y turismo desde 2009 en Viajeros. Editor de La Brújula Verde. Forma parte del equipo de editores de Tylium.

El último saludo/Imagen: ansichtskarten-center.de

Opinan muchos historiadores que el siglo XX empezó realmente con la Primera Guerra Mundial y que los catorce años anteriores no fueron más que un epílogo del anterior. En lo referente a combates navales, ese gran conflicto de alcance global supuso la generalización de los submarinos, la confirmación de los acorazados y la aparición de los portaaviones, por lo que resulta algo estrambótica la idea de un barco de vela desempeñando labores de corso, como cientos de años atrás. Y, sin embargo, hubo un inaudito corsario que navegaba para el Káiser en un buque de tres palos y alcanzó cierta fama por su comportamiento caballeresco, al estilo del clásico Stede Bonnet. Se llamaba Felix Nikolaus Alexander Georg Graf von Luckner.

Luckner fue uno de esos personajes históricos que podríamos considerar carne de literatura o cine porque en su vida hay tantos aspectos asombrosos y situaciones insólitas que de no estar bien documentada parecería fruto de la imaginación de un artista. Nacido en Dresde en 1881, era de familia noble (Graf es el equivalente germano de conde) por herencia de su bisabuelo, que había sido Mariscal de Francia. Felix fue uno de esos jóvenes que sentían una temprana vocación marinera pero que para seguir la tradición de su apellido, tuvo que enterrar temporalmente en favor de la caballería.

Von Luckner antes de la I Guerra Mundial/Foto: luckner-gesellschaft.de

No obstante, la realidad terminó por imponerse y un día, con trece años de edad, dejó los estudios para enrolarse como camarero en un velero llamado Niobe que hacía la travesía interoceánica entre Hamburgo y Australia. Felix, que adoptó el nombre falso de Phylax Lüdecke, se había jurado no regresar a casa hasta vestir el uniforme de la Marina Imperial y un accidente estuvo a punto de dar al traste con aquella idea: un día de mar agitada se cayó por la borda y el capitán estaba dispuesto a abandonarlo para no arriesgar la vida de más tripulantes en un rescate, dado que era imposible localizarlo entre las olas. Entonces pasó una de esas cosas que a priori sólo podrían salir de una novela de Joseph Conrad o Jack London: Luckner consiguió agarrar por la pata a un albatros que se lanzó sobre él (los albatros y los marineros tenían una pendencia perenne) y el animal, con sus frenéticos aleteos, atrajo a varios congéneres, lo que reveló su posición y permitió el rescate.

Parece difícil superar una entrada en la vida adulta como ésta pero lo cierto es que los siete años siguientes resultan igual de sorprendentes. Al llegar a Australia, Luckner ejerció todo tipo de oficios, como cazador de canguros, pescador, marinero, camarero, peón ferroviario o representante del Ejército de Salvación. Ejerció de torrero en un faro de Augusta hasta que el posadero que le hospedaba le descubrió en la cama con su hija; la sangre no llegaría al río porque el germano era, al parecer, un coloso que incluso participó en combates de boxeo e hizo exhibiciones de fuerza en un circo, doblando monedas y partiendo en dos listines de teléfonos.

SMS Seeadler, el barco de Luckner (por Christopher Rave)/Imagen: dominio público en Wikimedia Commons

De hecho, también hubo momentos oscuros, como su paso por una cárcel de Chile por robar cerdos, las heridas recibidas en Jamaica en alguno de los incidentes en que se vio envuelto y la expulsión del hospital local por no tener dinero para pagar su cura. Como se puede ver, Luckner había saltado a América; también estuvo en México alistado en la guardia de Porfirio Díaz. Este pintoresco período se terminó aproximadamente al cumplir veinte años, en que un golpe de suerte le permitió dar un giro radical a su vida y retomar su vieja aspiración de marino.

Y fue gracias a la intervención personal del káiser Guillermo. Luckner había aprendido a hacer trucos de magia en el circo y fue contratado para actuar ante el emperador teutón en el barco de éste, que entusiasmado con su habilidad y enterado de su sueño, intercedió para que se le permitiera ingresar en una escuela naval. Así, en 1908 y ya graduado, pasó nueve meses de prácticas a bordo de un vapor de línea privado llamado Petropolis.

El SMS Kronprinz Wilhelm/Foto: dominio público en Wikimedia Commons

Al término de ese trabajo solicitó la entrada en la Kaiserliche Marine y en 1912 se le concedió, otorgándosele el mando de la cañonera SMS Panther en África. Ya podía cumplir su deseo de volver ante sus familiares luciendo el uniforme y así lo hizo, siendo recibido con alborozo porque hasta entonces no habían tenido noticias de él. Fueron momentos felices porque ese mismo año se casó con Petra Schultz, con quien tendría una hija en 1913; bien es cierto que fue una alegría amargada al final, pues el matrimonio se deshizo en 1914.

Claro que para entonces había problemas mayores: el planeta entero sufría una convulsión al estallar la Primera Guerra Mundial. Se abría una nueva etapa para Luckner que empezó con su participación en la Batalla de Heligoland y siguió en la de Jutlandia como oficial artillero del acorazado Kronprinz Wilhelm. Sin embargo su futuro no estaba en la lucha convencional. Dada la superioridad de la Royal Navy, a partir de 1915 la marina alemana se vio obligada a armar buques mercantes autorizándolos a actuar como corsarios; en general no tuvieron demasiado éxito pero colaboraban en distraer fuerzas del enemigo.

Oficial y marineros del Seeadler/Foto: topwar.ru

La escasez de combustible hizo que se recurriera a barcos de vela y dado que Luckner era de los pocos con experiencia en ese tipo de navegación, se le entregó el mando de un navío de tres mástiles, 83,5 metros de eslora y 1.571 toneladas llamado Pass of Balmaha, al que se dotó de dos cañones de 105 mm y varias ametralladoras. Fabricado en Gran Bretaña en 1888 pero capturado por un U-Boat, fue rebautizado Seeadler y equipado con dos motores, zarpando a la caza de presas el 21 de diciembre de 1916; eludió el bloqueo británico al enarbolar bandera noruega, idioma que hablaban Luckner y buena parte de sus hombres (seis oficiales y cincuenta y siete marineros) seleccionados precisamente por eso. Así, aunque a la altura de Islandia fueron detenidos y registrados por el crucero británico Avenger, pudieron engañarle y seguir.

La primera víctima del Seeadler llegó el 9 de enero de 1917 y a partir de ahí se fueron sucediendo las capturas una tras otra hasta superar la docena y miles de toneladas, todas con un denominador común: el no producir víctimas mortales. Sólo hubo una excepción y fue por mala suerte: un marinero del buque británico Hornharth que falleció cuando uno de los disparos hechos para detener éste reventó una tubería de vapor. Con el resto, Luckner permitía a las tripulaciones hacer una evacuación antes de hundir las naves o los llevaba a bordo del Seeadler como prisioneros.

El Seeadler en acción/Imagen: Linger and Look

Hasta trescientos llegó a reunir, con lo que ello implicaba en cuanto a reducción de espacio disponible y provisiones, de ahí que en su última captura, un velero francés llamado Cambronne, ordenara desmontarle los cuatro mástiles para trasladar y acomodar a aquella gente. Luego lo dejó marchar al mando de uno de los capitanes liberados. Una acción noble pero atrevida, porque la Royal Navy obtuvo así información sobre Luckner y confirmó cuál era su área de actuación, enviando una escuadra compuesta por los mercantes armados Otranto y Orbita, que debían servir de cebo, y el crucero blindado HMS Lancaster.

No tuvieron éxito porque el corsario alemán, previendo algo así, había decidido cambiar de océano, atravesando el Cabo de Hornos para pasar a operar en el Pacífico. EEUU acababa de anunciar su entrada en la guerra y, por tanto, allí se perfilaba un nuevo caladero de presas. En efecto, tras recorrer la costa sudamericana en dirección norte, entre el 14 de junio y el 8 de julio el Seeadler hundió tres barcos de ese país.

Pecio del Seeadler en Mopelia/Foto: topwar.ru

Llegó entonces el momento de darse un descanso, aprovechando que era necesario limpiar y carenar el casco. Para ello se eligió el atolón polinesio de Mopelia (actual Maupihaa), en el archipiélago de Sociedad, situado entre Maupiti y Bora Bora. El sitio tenía una laguna central protegida por una barrera de coral pero resultó ser demasiado poco profunda y el barco tuvo que fondearse fuera. Sucedió entonces un imprevisto cuyas circunstancias no están claras, pues mientras Luckner aseguró que un inesperado tsunami había estrellado al Seeadler contra los arrecifes, algunos prisioneros estadounidenses declararon que había encallado solo, cuando estaban comiendo en tierra junto a la mayor parte de la tripulación.

El caso es que se perdió la nave, así que botaron los dos esquifes, acumularon cuantos víveres pudieron y se instalaron en el atolón mientras Luckner aparejaba con vela una de las lanchas y acompañado de cinco hombres intentaba llegar a las Islas Fiji; lo sorprendente es que la idea no era pedir ayuda sino capturar un barco y regresar a por el resto de los marineros y los 46 prisioneros estadounidenses para poder continuar su misión. Alcanzaron Wakaya varios días después, tras recorrer 3.700 kilómetros con escala en varias de las islas Cook -donde se hicieron pasar por noruegos-; pero ahí terminó su aventura porque la policía, desconfiando de su historia, les arrestó, enviándolos a un campo de prisioneros de Auckland, nueva Zelanda.

Ruta seguida por el Seeadler/Imagen: Wikiwand

En cambio, los compañeros que esperaban en Mopelia protagonizaron un rocambolesco episodio: enterados por radio de la detención de su capitán, abordaron un pequeño barco francés que se había acercado al atolón, dejaron a su tripulación en tierra y volvieron a navegar, aunque no por mucho tiempo. La nave, que se llamaba Lutece pero que fue rebautizada como Fortuna, puso rumbo a América del Sur pero a la altura de la Isla de Pascua naufragó. Los marineros pudieron llegar a tierra para ser arrestados por los chilenos, que les internaron en un campo el resto de la guerra. Mientras, el capitán del Lutece se embarcó con tres de sus hombres en la barca que quedaba y consiguió llegar hasta Pago Pago el 4 de octubre para informar de todo y pedir que fueran a rescatar a los demás.

Entretanto, Luckner aún protagonizaría otro memorable capítulo el 13 de diciembre, al organizar con sus marinos una función navideña que no era sino un truco para evadirse: usando una ametralladora arrebatada a los guardias, se apoderaron de la lancha a motor del comandante, la Pearl, y contando como único equipo con un sextante y un mapa que habían copiado de un atlas escolar navegaron hasta las Islas Kermadec, ubicadas entre el noreste de nueva Zelanda y el sureste de Tonga, donde pensaban adueñarse de alguno de los barcos anclados. Se hicieron con la goleta Moa pero al final, una semana después, fueron alcanzados por sus perseguidores, que dedujeron hábilmente hacia dónde se dirigían.

Ruta seguida por Luckner en su evasión/Imagen: homepages.ihug.co.nz

Terminada la guerra, Luckner fue repatriado en 1919 y publicó un libro contando sus aventuras que se convirtió en un best seller en Alemania. Se volvió a casar en 1924 con la sueca Ingeborg Engeström y dos años más tarde adquirió el barco Vaterland, con el que inició una singladura en favor de la paz por todo el mundo, volviéndose muy popular su imagen con gorra y pipa. Curiosamente, fue quien inspiró la frustrada vocación naval a Reinhard Heydrich, el que posteriormente se convertiría en jefe de la Gestapo y Protector de Bohemia y Moravia, del que era amigo. De hecho, en la segunda mitad de los años treinta, el matrimonio Luckner estaba considerado pro-nazi y fue sometido a control durante las etapas de un nuevo viaje de buena voluntad en el que se había embarcado.

Luckner e Ingeborg en 1938/Foto: Wikimedia Commons

Más aún, el régimen hitleriano procuró usar su prestigio con fines propagandísticos obviando el hecho de que Luckner había ingresado en la francmasonería una década antes. Así llegaron malos tiempos para él: acusado de estupro, aunque salió indemne del juicio se le congelaron las cuentas bancarias, además de exigírsele la renuncia a buena parte de los honores acumulados. Después, en plena Segunda Guerra Mundial, ayudó a escapar a EEUU a una mujer judía y fue designado para negociar la rendición de la ciudad donde vivía, Halle, ante el ejército estadounidense que se acercaba. Todo esto le supuso una condena a muerte por parte de los nazis, si bien él se aseguró de quedarse a salvo en territorio ya ocupado.

Al acabar la contienda se instaló en Malmö (Suecia) con su esposa, donde fallecería en 1966.

Fuentes: The Sea Devil. The story of Count Felix Von Luckner, the german war raider (Lowell Thomas)/German Raiders of the First World War. Kaiserliche Marine Cruisers and the epic chases (Chris Sams)/Felix Graf von Luckner Gesellschaft E.V (web oficial de la sociedad homónima)/World War I Live/Wikipedia

Más artículos de Historia

Send this to a friend