El Cifrado de D’Agapeyeff, un simple ejercicio de criptografía que lleva más de 75 años sin ser resuelto

Uno de los misterios más singulares de la criptografía, ese conjunto de técnicas que, dentro de la criptología, se ocupa del cifrado o codificado de mensajes para hacerlos ininteligibles a quienes no estén autorizados a leerlos, empezó siendo un simple ejercicio para estudiantes.

Todavía hoy los expertos siguen estudiando el problema, y cada año aparecen nuevos artículos con propuestas de solución, así como webs dedicadas al mismo, tanto científicas como pseudocientíficas. El problema en cuestión se conoce como Cifrado de D’Agapeyeff, por su autor, el criptógrafo y cartógrafo británico de origen ruso Alexander D’Agapeyeff.

D’Agapeyeff, que según algunos críticos no era un criptógrafo profesional sino un simple recopilador de métodos, publicó en 1939 un manual elemental de criptología titulado Codes and Ciphers: A History of Cryptography (Códigos y cifrados: una historia de la criptografía). Editado por la Universidad de Oxford, iba dirigido a estudiantes y en él se recogen la mayoría de los métodos clásicos de encriptamiento y desciframiento.

Portada de la primera edición de 1939 / foto numberworld

A lo largo del manual se incluyen varios ejercicios prácticos, pero sería el que cerraba el último capítulo, en la página 158, el que se convertiría en todo un reto para los especialistas.

Porque al poco de empezar a venderse el libro, D’Agapeyeff comenzó a recibir cartas de apasionados estudiantes y aficionados a la criptografía, solicitando la solución al ejercicio en cuestión. Pero había un problema, D’Agapeyeff no recordaba que método había empleado para codificar el mensaje oculto en el ejercicio, y por tanto no podía ofrecer una solución. Nunca lo recordó, y el secreto se fue finalmente con él.

Por ese motivo el ejercicio fue retirado en las ediciones subsiguientes (la primera edición tiene hoy un alto valor, ya que es la única que contiene el código). Y a día de hoy el Cifrado de D’Agapeyeff, que es como se le denomina, está considerado como el más famoso cifrado de dominio público sin resolver que no es un hoax o bulo (esto significa, evidentemente, que hay otros que no son conocidos públicamente).

El cifrado, tal y como apareció en esa primera edición del libro, consta de 79 grupos de cinco dígitos, en total 395 dígitos, de los cuales los expertos creen que los tres últimos son caracteres nulos, por lo que serían en realidad 392.

En el ejercicio no se aportaba ninguna pista sobre el método de encriptamiento, ni tampoco sobre el contenido del mensaje. Simplemente iba encabezado por el enunciado Aquí hay un criptograma con el que el lector está invitado a probar sus habilidades.

La página original con el ejercicio / foto Hyde and Rugg

Evidentemente todos los intentos por resolver el enigma comenzaron por emplear únicamente los métodos explicados por D’Agapeyeff en su libro. Pero parece que eso no es suficiente, pues se desconoce el orden en que pudieron ser empleados. Algunos especialistas opinan que se trata de un método de sustitución seguido de una transposición. Otros optan por la doble transposición.

Hay incluso quien cree que la estructura del Cifrado de D’Agapeyeff tiene similitudes con el Cuadrado de Polibio, inventado hacia el año 150 a.C. por el historiador del mismo nombre, y que sería muy empleado por los nihilistas rusos cautivos en las prisiones zaristas. El Cuadrado es un simple algoritmo donde las letras son reemplazadas por las coordenadas de su posición en un cuadrado.

El cifrado de D’Agapeyeff

Y por supuesto no falta quien asegura que D’Agapeyeff, siendo como era un simple aficionado, habría intentado usar en el ejercicio un cifrado de Mirabeau, pero de alguna forma se equivocó y produjo un resultado indescifrable. En cualquier caso el misterio continúa.

Fuentes: The d'Agapeyeff Cipher… / Old unbroken WW2 cipher / Cipher Mysteries / Robert A. J. Matthews / Wikipedia.