Cartas de navegación hechas con palos, el sorprendente sistema utilizado por los nativos de las Islas Marshall

En las Islas Marshall se utilizó hasta mediados del siglo XX un ingenioso y avanzado sistema para cartografiar el oleaje y facilitar la navegación, que no tiene parangón en el mundo.

Las Islas Marshall son hoy un país independiente situado en el Océano Pacífico, al noreste de Australia y al este de Micronesia. Pero antes pertenecieron a España, que las conquistó en el año 1528, cediéndolas luego a Alemania desde 1885. Fueron ocupadas por Japón durante la Segunda Guerra Mundial y, tras ésta, administradas por los Estados Unidos, obteniendo su independencia en 1990.

Los marshaleses siempre fueron excelentes navegantes, no en vano los dos archipiélagos que conforman el país cuentan con un total de 1.152 islas, islotes y atolones. También fueron experimentados constructores de canoas, y de hecho todavía hoy existe una competición anual de fabricación de este tipo de embarcaciones tradicionales.

Pero lo más interesante es cómo se orientaban en el mar, para lo que utilizaban unas cartas de navegación hechas con palos que constituyen el primer sistema cartográfico del oleaje marino conocido en el mundo. Su complejidad y precisión son un logro que todavía hoy sigue asombrando a los expertos.

El sistema no se conoció en el mundo occidental hasta que fue revelado en 1862 por un misionero llamado Gulick, más o menos en la misma época en que Gustav Holm descubría los mapas tridimensionales usados por los inuit groenlandeses, pero aun así su funcionamiento siguió siendo un misterio.

Mapa de las Islas Marshall / foto Dominio público en Wikimedia Commons

Sería el capitán de un barco alemán estacionado en 1896 en las islas quien realizaría la primera descripción funcional del método en una publicación dos años más tarde.

El capitán Raimund Winkler, que comandaba el SMS Bussard, sintió curiosidad por conocer los principios que sustentaban aquellos extraños mapas de palo, cuyo secreto solo se transmitía de padres a hijos, y consiguió que los nativos le revelasen la forma en que eran utilizados.

Identificación de las islas en una de las cartas / foto The Nonist

Estos artefactos no son cartas de navegación tal cual se entiende el concepto en el mundo occidental, sino más bien instrumentos mnemónicos y de aprendizaje, porque sorprendentemente los mapas no se consultaban durante la navegación, sino que eran memorizados antes del viaje, algo lógico teniendo en cuenta la fragilidad de los artefactos y la limitación de movimientos a bordo de las canoas.

No todos los marshaleses conocían el sistema, solo un reducido número de la élite dominante controlaba el secreto de la creación de las cartas de navegación, que era transmitido exclusivamente dentro de la propia familia. Por ello, cuando salían a mar abierto lo hacían en grupos de 15 o más canoas, al frente de las cuales iba un único piloto, precisamente el que conocía el exclusivo método cartográfico.

Canoa tradicional de las Islas Marshall / foto Seidel, 1902

Las cartas de navegación se hacían con palos unidos con cuerdas de coco, que delimitaban las diferentes zonas de oleaje, con las islas representadas mediante conchas atadas en el lugar correspondiente. Mediante hilos señalaban la dirección de las ondas oceánicas al aproximarse a las islas, así como el flujo y reflujo de las rompientes.

Es posible que en principio el sistema fuera común a todos sus conocedores, pero con el tiempo se hizo tan exclusivo que tan solo el propio creador de uno de estos mapas sabía como interpretarlo y usarlo.

Carta conservada en el Museo Histórico de Berna / foto NearEMPTiness en Wikimedia Commons

Identificaban cuatro tipos de oleaje, denominados rilib (generado por los vientos alisios del noreste), kaelib (más debil y solo detectable por los navegantes más experimentados), bungdockerik (oleaje muy fuerte del suroeste) y bundockeing (el más debil de todos, presente en las islas del norte), que eran representados en los mapas mediante palos curvos e hilos, principalmente en torno a las islas, de modo que podían identificar rutas de acceso seguras entre la mar de fondo.

Los mapas de navegación eran de tres tipos: los Mattang eran utilizados para la instrucción en el arte de la navegación; los Meddo eran mapas parciales que solo mostraban algunas de las islas en sus posiciones relativas o exactas, así como la dirección del oleaje profundo; y los Rebbelib eran similares a los meddo pero incluían la posición de la totalidad de las islas de los archipiélagos marshalenses, siendo por tanto los más completos.

Carta en el Museo Peabody de la Universidad de Harvard / foto Dominio público en Wikimedia Commons

Tras la Segunda Guerra Mundial este tipo de mapas dejó de utilizarse debido a la llegada de las nuevas tecnologías, aunque el conocimiento de su elaboración se sigue manteniendo vivo. Hoy en día también se hacen copias de los antiguos mapas conservados, que se venden a los turistas como souvenirs. Por suerte quedan muchos ejemplares originales en museos de todo el mundo.

Fuentes: We, the Navigators: The Ancient Art of Landfinding in the Pacific (David Lewis) / Nautical Cartography and Traditional Navigation in Oceania (Ben Finney) / Traditional and nineteenth century communication patterns in the Marshall Islands (Dirk HR Spennemann) / Micronesian Stick Charts / Polynesian Stick Charts / Wikipedia.