Tenis Real, el antiguo juego que dio origen al tenis moderno y todavía se practica

Cancha de Tenis Real en Newcastle / foto Horacio Gomes en Wikimedia Commons

El moderno juego del tenis es el resultado de la evolución del juego de palma, un deporte milenario relacionado con la pelota vasca y valenciana.

El juego de palma vivió su apogeo entre los años 1250 y 1650 en París, donde estaban los principales artesanos fabricantes de las pelotas hechas con piel de oveja. En un principio se utilizaba la mano para golpear la pelota, y luego se introdujeron palas de madera. La primera mención de uso de una raqueta, con cuerdas de cáñamo, es del año 1505.

Para ese siglo XVI el juego se había transformado, adoptando una serie de reglas, en el antecedente del tenis actual y se había extendido por buena parte de Europa, principalmente el Reino Unido, España, Italia, Holanda y el Impero Austríaco. Se le dió el nombre de tenis cortesano o tenis real (donde real significa relacionado con la monarquía, en inglés royal tennis ).

A comienzos del siglo XX la prensa acuñó el término tenis real (en inglés real tennis, que en castellano se traduce igual que royal tennis pero cuyo significado es diferente) para distinguir ese deporte del moderno y actual juego que todos conocemos. En cuanto a la palabra tenis, puede derivar del francés tenez (mire), como advertencia para el que recibe el servicio del saque.

Juego de palma en el siglo XVII / foto Dominio público en Wikimedia Commons

Sería el italiano Antonio Scaino quien, en 1555, escribiría el primer tratado sobre el tenis, Trattato del Giuoco della Palla di Messer, recopilando las normas y descripciones de los juegos de pelota, así como sobre los atuendos e instrumentos utilizados.

Tal fue la popularidad que alcanzó el juego que para 1596 había, solo en París, más de 250 canchas construidas exprofeso para su práctica. Estas, cuyo invento se atribuye al rey Luis X de Francia, son grandes edificios de dimensiones mayores que las actuales pistas profesionales, con un gran desarrollo en altura para permitir los lanzamientos altos.

Cancha de Tenis Real en Falkland Palace, Escocia / foto Kim Traynor en Wikimedia Commons

En el interior la pista está rodeada, por tres de sus lados por galerías cubiertas de techos inclinados, desde las que los espectadores pueden contemplar el juego, y que tienen incluso un papel importante en la consecución de los tantos. Por ejemplo, un saque debe tocar en uno de estos techos antes de botar en el suelo. Y los jugadores pueden intentan dirigir la bola contra las aberturas de la galería, lo que obliga al contrario a defenderlas, ya que suponen la consecución automática del tanto.

Las paredes también pueden utilizarse para hacer rebotar las bolas, que son más pesadas que las del tenis moderno, y por tanto botan menos. Por ello las cuerdas de nylon de las raquetas están también más juntas y apretadas, lo que permite golpear las pesadas bolas. Y la cabeza de las raquetas tiene una ligera inclinación, para permitir devolver mejor las pelotas a ras de suelo.

Interior de la galería de espectadores / foto Kim Traynor en Wikimedia Commons

Se ha querido ver en la configuración de estos recintos similitudes con los claustros de los monasterios, por lo que algunos opinan que el juego pudo desarrollarse inicialmente en ambientes monásticos, jugado por los monjes.

Se sabe que al menos dos monarcas franceses fallecieron tras practicar este deporte. El propio Luis X tras beber vino demasiado frío al final de un partido, y Carlos VIII de un pelotazo en la cabeza. El juego ha aparecido profusamente en la literatura y también en el cine. Mi primera noticia sobre el mismo fue la famosa y surrealista escena de la película Rosencrantz y Guildenstern han muerto, del director Tom Stoppard, en la que ambos personajes interpretados por Gary Oldman y Tim Roth juegan al tenis real al mismo tiempo que a las Preguntas.

El tenis real todavía se practica en unas 43 canchas de estilo antiguo repartidas por Reino Unido, Australia, Estados Unidos, Irlanda, Holanda y Francia, gracias a la existencia de organizaciones, clubes y asociaciones que mantienen el juego vivo. En Alemania el juego desapareció definitivamente tras la Segunda Guerra Mundial, y no parece que quede ningún recinto en activo.

Fuentes: A History of the Royal Game of Tennis / Oxford University Tennis Club / Understanding Tennis (Julia Hickey) / Wikipedia