Los árboles cuadrados del Valle de Antón en Panamá

Foto La Rosa de los Vientos

En el macizo montañoso de Cerro Gaital en Panamá hay un pequeño conjunto de áboles que destaca por su peculiar tronco cuadrado.

Se encuentran en el interior de una gran caldera volcánica, cercanos a la localidad del Valle de Antón, siguiendo un sendero de unos 800 metros que parte del Hotel Campestre y a poca distancia de éste.

Los árboles pertenecen a la especie Quararibea asterolepis y se han convertido en todo un fenómeno turístico por la inusual forma en que ha crecido el tronco de algunos de ellos, con bordes angulosos y rectos que les confieren una apariencia cuadrada o rectangular.

Comunmente se los conoce como guayabillos, garrochos, panulas o cinco dedos según el lugar, ya que su distribución incluye buena parte de Centroamérica y el norte de Sudamérica.

Según la guía de especies arbóreas de Panamá del Smithsonian Tropical Research Intitute, esta especie se caracteriza por la forma inusual de su tronco, no cilíndrica, a veces casi cuadrada en sección transversal.

Esto es así desde la base y hasta unos pocos metros de altura, incluso los anillos adoptan esa forma, pues luego el tronco crece ya en forma cilíndrica como cualquier otro árbol hasta alcanzar entre 25 y 35 metros de altura.

Foto Atlas Insólito

Ecológicamente es una especie importante en el ecosistema ya que produce abundantes cantidades de frutos semestralmente, que son aprovechados por murciélagos, pájaros, abejas e insectos, los cuales son también los principales agentes de polinización de la especie.

En algunos sitios se indica que los intentos por replicar el crecimiento cuadrado de los troncos en otras latitudes, realizados por la Universidad de Florida, no tuvieron éxito, lo cual demostraría que las condiciones y el entorno del valle son clave en el desarrollo. Pero no hemos podido encontrar evidencias de que estos estudios hayan tenido lugar.

Foto Le monde de Katia

En cualquier caso no hay nada misterioso ni extraño en estos árboles, más allá del impacto visual que produce la curiosa forma de su tronco, y el debate entre los turistas y visitantes sobre el grado de cuadratura o la ausencia del mismo.

La India Dormida / foto El Valle de Antón

Son un atractivo natural más de la zona, que se une a las famosas ranas doradas, que solo se pueden contemplar en esta parte del mundo, gravemente amenazadas de extinción a causa de un hongo; a las pequeñas piscinas termales repartidas por la zona; y a la India Dormida, una montaña cuya forma tiene la apariencia de una mujer acostada boca arriba.

Fuentes: Smithsonian Tropical Research Intitute / Useful Tropical Plants / Árboles de Centroamérica: un manual para extensionistas / Hotel Campestre / Atlas Insólito / La Rosa de los Vientos