Imprescindibles de viaje para el hombre de negocios

Para el hombre de negocios, hoy en día los viajes de trabajo son algo tan común como las videoconferencias o las reuniones en la oficina. Ya sea un viaje de 2 días o de una semana entera, hay toda una serie de imprescindibles que te deberían acompañar en tu maleta siempre: esto te ayudará a simplificar los preparativos para el viaje y te permitirá centrarte en el motivo de tu visita en lugar de en tu equipaje. Lo cierto es que, aunque en un primer momento pueda suponer un gasto importante si acabamos de empezar en un trabajo que nos va a exigir viajar a menudo, hacernos con todos estos artículos a la larga será una buena inversión y nos facilitará mucho la vida. Si prefieres no recurrir a tus ahorros, solicitar crédito al instante siempre es una opción a tener en cuenta para este tipo de gastos.

Lo primero de lo que conviene ocuparse es del tamaño de tu maleta, ya que tendrá que ser acorde a tus necesidades durante el viaje y a la duración de tu estancia. Una maleta de mano o incluso una bolsa de viaje pueden ser suficientes para un viaje corto, mientras que si nuestra estancia se alarga, aunque sólo tengamos la típica maleta de cabina será mejor hacernos con una maleta mediana o grande

El traje (o los trajes) que lleves contigo, mejor de tejidos naturales como la lana elástica, que sean ligeros y te permitan ir cómodo. Si vas a hacer un viaje corto, lo mínimo es llevar contigo dos camisas de traje, que sean de buena calidad y elegantes, y con las que puedas moverte con libertad al mismo tiempo. Respecto a las corbatas, elige dos o tres que sean simples y discretas y que puedas combinar con tus calcetines para poder elegir entre opciones más y menos formales (ya que serán los detalles y los accesorios los que dictaminarán tu estilo muchas veces).

Con los zapatos ocurre algo parecido que con el traje. Siempre que viajes, es crucial que elijas un calzado cómodo y versátil que te permita un look formal o informal según con qué decidas combinarlo. ¿Por qué es especialmente importante? Porque el calzado es una de las cosas que más espacio ocupan de una maleta, y cuanto más reducido sea el número de cosas que cargas contigo, mejor.

Artículos de cuidado personal: lleva contigo únicamente lo que no te ofrezca el hotel al reservar tu habitación. Para esto conviene consultarlo previamente con tu hotel porque saber qué no llevar en el neceser te ahorrará espacio y peso en tu equipaje personal. Lleva siempre encima tu colonia e intenta conseguir tamaños reducidos de los productos que lleves.

Hay una cosa que nadie tiene en cuenta nunca y que en un viaje, en el que se nos pueden presentar muchos imprevistos, siempre conviene tener en mente. Hablamos de material farmaceútico y de primeros auxilios: no pueden faltar analgésicos para el dolor y antihistamínicos si tenemos algún tipo de alergia (o preveemos que podemos tener si viajamos a algún clima distinto al nuestro), tiritas… puede parecer prescindible pero intenta buscar una farmacia de madrugada en un lugar que no conoces y te darás cuenta de lo fácil que era incluirlo en tu maleta.

Cartera, dinero y tarjetas de crédito: esto no hace falta decirlo, pero deberás llevarlo contigo en todo momento, a ser posible en algún bolsillo o compartimento oculto o de difícil acceso para cualquier persona que no seas tú. Otra idea a tener en cuenta es llevar encima copias en tu teléfono en buena resolución de tu pasaporte, documento de identidad, permiso de conducir y tarjetas de crédito.

Gadgets. No olvides hacer hueco para tu smartphone, tablet o portátil y sus respectivos cargadores y accesorios. Son especialmente importantes porque te servirán de GPS, para guardar tu tarjeta de embarque y toda la información relativa a tu viaje. Un indispensable si viajas a otro país es un adaptador (o varios) para los enchufes del país de destino, ya que no todos utilizan el nuestro.

Por último, te recomendamos aprovisionarte de entretenimiento para las largas horas en el avión o la habitación del hotel… leer un libro o un par de revistas es una buena manera de relajarnos y despejar la mente para estar a punto para las reuniones. ¡Ahora a disfrutar del viaje!