6 cosas que hay que saber sobre el Todo Incluido en los hoteles

En los hoteles de todo el mundo hay diferentes regímenes de estancia, aunque su significado puede variar en función de muchos factores.

Desde el simple alojamiento y alojamiento más desayuno a la media pensión, la pensión completa y el todo incluido, a lo que hay que añadir algunas modalidades más en función de la categoría del hotel o del tipo de alojamiento.

Aquí te presentamos 6 cosas que hay que saber sobre el sistema de vacaciones todo incluido, en el cual el cliente tiene derecho por un precio único tanto al hospedaje como a comida y bebida sin límites e incluso actividades.

A qué tipo de cliente está orientado

Principalmente a parejas en luna de miel, a familias con niños, y a todos aquellos que no quieran o no necesiten salir de las instalaciones para disfrutar de unas vacaciones. Personas a las que les gusta estar en el hotel y hacer uso de sus instalaciones, sin preocuparse de planear a qué sitios ir o donde comer. Es también la opción preferida por aquellos que quieren relajarse, descansar y disfrutar del tiempo libre. Al pagar por adelantado el coste total permite viajar sin llevar encima grandes cantidades de dinero.

Qué limitaciones tiene

Lo habitual es que los hoteles limiten las bebidas a marcas nacionales, pero en algunos casos nos podemos encontrar tambén con limitaciones a una franja concreta de tiempo, e incluso a un lugar (el todo incluido puede estar disponible en el bar pero no en la piscina, por ejemplo). Algunos servicios no suelen estar incluidos, caso de la lavandería, el teléfono o algunas actividades deportivas. Lo mejor es consultar con el hotel antes de reservar para no llevarse sorpresas.

Cuanto se puede ahorrar

Esto depende un poco del plan de cada uno. En el caso de adultos que viajan solos siempre es posible controlar los gastos si se opta por otros regimenes de alojamiento. Las familias que viajan con niños lo tienen un poco más dificil por los imprevistos que puedan surgir, por lo que, dependiendo del hotel en estos casos sí, es posible ahorrar una cantidad de dinero significativa. En general, si se comparan los precios de los servicios que el hotel ofrece dentro del todo incluido, con lo que costarían por separado, se verá la ventaja del sistema.

Que hay de la comida

Lo más habitual es que se ofrezcan las tres comidas diarias, desayuno, almuerzo y cena, mediante buffet libre. No obstante algunos hoteles programan cenas temáticas varias noches a la semana, a las que generalmente es necesario ir vestido de una manera no demasiado informal. Los grandes resorts cuentan además con restaurantes temáticos de comida asiática, mexicana, italiana, etc. en los que puede ser necesario reservar con antelación.

Dónde se inventó

El sistema de todo incluido se inventó en las playas del Caribe, en México, Cuba y República Dominicana (aunque hay quien opina que ya los romanos lo tenían en Bayas), para extenderse después a otros destinos como las costas mediterráneas.

Impuestos y propinas incluidos

Efectivamente, dentro del precio unitario del todo incluido están contemplados los posibles impuestos locales, pero también las propinas. Ello no quiere decir que no podamos dejar propina si así lo deseamos, pero sí que debemos tener en cuenta que ya nos la han descontado.