El cañon de Charyn, el equivalente asiático del Gran Cañón del Colorado

Cañón de Charyn / foto Shutterstock

En Kazajistán, a unos 200 kilómetros de la localidad de Almaty en el extemo sureste del país, y muy cerca de la frontera China, discurre el río Charyn.

Observando una fotografía del lugar sin indicación alguna más de uno podría pensar que lo que está viendo es una imagen del famoso Gran Cañón del Colorado norteamericano. Pero no, fruto de un fenómeno similar a lo largo de miles de años, la naturaleza ha ido modelando otro cañón similar, aunque un poco más pequeño.

Al igual que el estaodunidense, contiene impresionantes formaciones rocosas, que se extienden a lo largo de unos 80 kilómetros y que alcanzan una profundidad de entre 150 y 300 metros.

El agua y el viento han ido erosionando la roca sedimentaria de color rojo, dando lugar a curiosas y caprichosas esculturas de diferente colorido.

Éstas son especialmente vistosas en la zona conocida como el Valle de los Castillos, que tiene una longitud de unos dos kilómetros, y cuyas formaciones rocosas se asemejan a castillos y pilares. La profundidad del cañón en esta parte es de unos 100 metros, y por su base discurre el principal sendero turístico.

Cañón de Charyn / foto Shutterstock

Todo el cañón cuenta con senderos de grava que permiten ascender y descender entre las formaciones rocosas, en cada una de las cinco partes en que se divide. Además del Valle de los Castillos están el cañón Temirlik, donde se puede contemplar una pequeña cascada (e incluso refrescarse en ella); el cañón Amarillo; el Bestamak, donde se encuentran los pasajes más estrechos y el color oscila entre rosa y naranja; y el cañón Rojo, abundante en cenizas y lava volcánica.

El lugar fue declarado reserva protegida en 1964 y hoy día forma parte del Parque Nacional de Charyn. La visita es una de las principales atracciones del país, aunque no se encuentra tan comercializado como el cañón de Arizona, y no es facil encontrar donde reponer fuerzas, agua y comida, por lo que las autoridades advierten a los turistas sobre este aspecto.

Cañón de Charyn / foto Shutterstock
Cañón de Charyn / foto Shutterstock

El baño en el río Charyn está permitido, así como la práctica de deportes acuáticos, algo que es de agradecer en verano cuando las temperaturas en el lugar son excesivamente altas.

Fuentes: Caravanistan / DailyMail / Wikipedia