Un estudio explica por qué Australia se desplaza de su posición dos veces al año

Mapa de Australia / foto Shutterstock

Los científicos han descubierto que Australia se desplaza de su posición dos veces al año a causa de cambios en el centro de masa de la Tierra.

Durante los últimos 22 años, y debido a los movimientos tectónicos, Australia se ha desplazado 1,5 metros al norte, lo que ha obligado a las autoridades a actualizar las coordenadas de latitud y longitud de todo el país.

Pero además de eso ahora un nuevo estudio confirma que se desplaza hasta dos veces al año, como un vaivén, avanzando y recuperando su posición, en función del centro de masa de la Tierra. Este centro de masa es la posición media de la masa de un objeto, que en el caso de nuestro planeta se sitúa en el núcleo, a unos 6.000 kilómetros bajo la superficie.

Lo que ocurre es que el centro de masa no siempre está en el mismo sitio, cambia a causa de la distribución de las aguas de la superficie, desplazándose unos pocos milímetros. Este desplazamiento afecta de manera imperceptible a los continentes, salvo a Australia, que por su posición geográfica es la masa de tierra que más se mueve por esta causa.

Cada invierno en el hemisferio norte el agua se acumula en forma de nieve y, según el investigador Shin-Cha Han de la Universidad de Newcastle en Australia, eso produce un desplazamiento del centro de masa de la Tierra que, a su vez, provoca un deformación detectable en Australia.

14 estaciones monitorizaron los cambios a lo largo del año / foto Shin Cha-Han
14 estaciones monitorizaron los cambios a lo largo del año / foto Shin-Cha Han

Para llevar a cabo el estudio se monitorizaron 14 estaciones conectadas al Sistema de Posicionamiento Global repartidas por todo el país. Estas estaciones son capaces de detectar cambios en la posición de menos de un milímetro. Al mismo tiempo se compararon los resultados con los datos obtenidos por satélite a lo largo de todo el año, y se calculó la posición y masa de las aguas.

Los resultados mostraron que el peso de las aguas acumuladas durante el invierno en el hemisferio norte era lo suficientemente grande como para desplazar el centro de masa de la Tierra unos pocos milímetros hacia Europa. Como consecuencia Australia se desplazaba al noroeste cerca de un milímetro, al mismo tiempo que su costa noroeste se hundía entre 2 y 3 milímetros, y la costa sureste se elevaba en iguales dimensiones.

Distribución del agua de la Tierra a lo largo del año / foto Shin-Cha Han
Distribución del agua de la Tierra a lo largo del año / foto Shin-Cha Han

Durante el verano en el hemisferio norte, cuando las nieves y los hielos se retiran, ocurre lo contrario. El cambio es prácticamente imperceptible, más allá de que las mediciones por GPS en Australia tengan siempre un error de algunos pocos milímetros. Precisamente uno de los objetivos del estudio es mejorar la precisión de estas mediciones, ya que serán de gran importancia en el seguimiento de la subida del nivel de los océanos o en la eficacia de los coches sin conductor, por ejemplo.

El estudio se publicó en The Journal of Geophysical Research.