Historia

Lingua Ignota, el primer idioma artificial de la Historia, creado en el siglo XII

Lingua Ignota, el primer idioma artificial de la Historia, creado en el siglo XII 3 noviembre, 2016

Licenciado en Historia del Arte, ex-bibliotecario, en la blogosfera desde 2005 con La Brújula Verde. Escribo sobre historia, arte, cultura, viajes, geografía…Trabajando en tylium.es, contenidos y publicidad para blogs.

Página del Risencodex con el alfabeto Litterae ignotae

La Lingua Ignota está considerado el primer idioma artificial de la Historia, creado por Hildegarda de Bingen en el siglo XII, aunque se desconoce su propósito.

Quizá las lenguas artificiales más famosas hoy en día son el Esperanto y la Interlingua, ambas con un considerable número de hablantes y estudiosos. De cerca le siguen las lenguas inventadas por escritores como Tolkien, o aquellas creadas expresamente para series de televisión y películas, cuyo ejemplo más popular sería el Klingon de Star Trek y, más recientemente, las lenguas que aparecen en la serie Juego de Tronos.

Pero a lo largo de toda la Historia ha habido intentos de crear idiomas por diferentes motivos, tanto estéticos, artísticos, funcionales o simplemente lúdicos. La primera lengua construída artificialmente de la que se tiene documentación es la Lingua Ignota (en latín lenguaje desconocido), y fue creada por Hildegarda de Bingen en Alemania en el siglo XII.

Esta Hildegarda, hoy santa de la Iglesia Católica, no era una mujer corriente. Fue monja y abadesa del Monasterio de Rupertsberg, donde murió en 1179. Tras de sí dejó una amplia obra musical, científica y literaria. En el aspecto musical compuso hasta 78 obras, incluyendo un prototipo de oratorio, una composición que no se inventaría hasta cinco siglos más tarde, y un auto sacramental llamado Ordo Virtutum, que algunos consideran como la primera ópera de la historia. Desde 1979 se han publicado más de 35 discos con interpretaciones de sus canciones, e incluso en 2001 la película Una mente maravillosa incluyó una en su banda sonora.

Hildegarda de Bingen / foto  Dominio público en Wikimedia Commons
Hildegarda de Bingen / foto Dominio público en Wikimedia Commons

Escribió obras sobre medicina, política y teología que hoy se conservan en numerosos códices copiados y transmitidos por los monjes de diferentes monasterios. En su tiempo fue conocida como la sibila del Rin y también como la profetisa teutónica, llegando a ser una de las mujeres más influyentes de la Baja Edad Media en Europa.

Su invención de la Lingua Ignota le valió ser adoptada como patrona por los esperantistas. Este idioma artificial se recoge en su obra Ignota Lingua per simplicem hominem Hildegardem prolata, como un listado de 1.011 palabras con su significado equivalente en alemán, junto con las Litterae ignotae (letras desconocidas), 23 letras de su creación que conforman un nuevo alfabeto completamente diferente de los conocidos hasta entonces.

Es con este alfabeto con el que Hildegarda escribía su nueva lengua, cuyo propósito ha sido objeto de debate a lo largo de los siglos sin llegar a conclusiones claras. Unos piensan que tenía un carácter eminentemente científico, y otros que se relaciona primordialmente con el misticismo.

Formalmente parece utilizar parcialmente la gramática latina, sustituyendo algunas palabras por las de nueva creación, tal y como se deduce del único texto conservado escrito en Lingua Ignota:

O orzchis Ecclesia, armis divinis praecincta, et hyacinto ornata, tu es caldemia stigmatum loifolum et urbs scienciarum. O, o tu es etiam crizanta in alto sono, et es chorzta gemma (Oh inconmensurable Iglesia, armada de la mano divina, y embellecida por jacintos, tú eres el bálsamo de las heridas de las naciones y de la ciudad de las ciencias. Oh, o tú eres también adornada en música sublime, y eres una gema brillante, traducción propuesta por Newman en 1987)

Este texo está escrito mezclando el latín con cinco palabras nuevas, de las cuales solo una, loifoi/loifolum (pueblos o naciones), aparece en el listado conservado en los códices. Ello parece indicar que en realidad el vocabulario era mucho más amplio que esas 1.011 palabras.

Las Litterae ignotae  / foto Dominio público en Wikimedia Commons
Las Litterae ignotae / foto Dominio público en Wikimedia Commons

De algunas cartas se deduce también que la existencia de la Lingua ignota era conocida por allegados y terceras personas, aunque no se sabe si fue empleada más que por su creadora y, en última instancia, no parece que nadie se preocupase de hablarla o estudiarla más allá de su muerte. Algunos expertos opinan que su uso primordial era musical, ya que algunas de las palabras han podido rastrearse en las canciones que compuso.

Entre las palabras listadas en el glosario encontramos términos religiosos (Aigonz / Diós, Diueliz / diablo, Zuuenz / santo), relativos a los seres humanos (Inimois / ser humano, Iur / hombre, Vanix / mujer, Peueriz / padre, Maiz / madre), pero también científicos y artísticos (Pruiuanz / ánfora, Dioranz / arco, Lauziminiza / Tierra, Spartoliz / investigador)

Desde el siglo XIX se han publicado numerosas ediciones del curioso lenguaje inventado por Hildegarda, una de ellas realizada por los famosos hermanos Grimm en 1848. El listado completo de las palabras con su significado en castellano puede consultarse en la edición en PDF de la web Hildegardiana.

Fuentes: Hildegard of Bingen: An Integrated Vision (Anne H. King-Lenzmeier) / Modernité au Moyen Age: le défi du passé (Brigitte Cazelles,Charles Méla) / Hildegard of Bingen's Unknown Language: An Edition, Translation, and Discussion (S. Higley) / Lenguaje Secreto De Hildegard Von Bingen (Verónica Martínez Lira ) / Wikipedia

Más artículos de Historia

Advertisements

Send this to a friend