La fallida propuesta para llamar Fredones a los estadounidenses

Foto New York Public Library

Samuel Mitchill fue un médico y profesor de química, botánica e historia natural en la Universidad de Columbia que desarrolló una larga carrera política entre 1791 y 1813 como congresista y senador de los Estados Unidos. Entre sus obras y estudios de botánica destaca la dedicada a los peces, considerada una de las obras ictiológicas más importantes de su tiempo, y en el campo de la medicina fue el creador e impulsor de la primera revista médica de los Estados Unidos, The Medical Repository.

Mitchill publicó numerosos artículos en la revista, en los que a menudo mezclaba conceptos médicos, filosóficos y políticos. Una de las preocupaciones que expresaba en uno de esos artículos en 1803 tenía que ver con el gentilicio de los ciudadanos norteamericanos. Porque Mitchill se dio cuenta de que así como otros países del mundo poseían un término distintivo y único que caracterizaba tanto al país como a sus habitantes, los Estados Unidos carecían de él. De hecho, no existía un palabra en lengua inglesa para referirse a sus ciudadanos (algo similar al castellano estadounidenses).

Lo normal era que los ciudadanos de Estados Unidos se denominasen a sí mismos americanos, pero ese término, debió pensar Mitchill, era demasiado genérico, y no expresaba con exactitud la particularidad ni el espíritu del país y de sus ciudadanos. De modo que decidió buscar una solución.

Su propuesta, que publicó en las páginas 449-450 del volumen VI, parte IV de The Medical Repository en 1803, iba dirigida a solventar ese problema. Dirigiéndose a los ciudadanos y a los intelectuales del país 27 años después de la declaración de independencia, les conminaba a adoptar los términos que proponía para denominar geográficamente al territorio comprendido en los Estados Unidos, y a sus habitantes y ciudadanos.

Samuel Mitchill / foto Dominio Público - Wikimedia
Samuel Mitchell / foto Dominio Público – Wikimedia

Para el territorio proponía el nombre Fredon, probablemente derivado de la palabra freedom (libertad) pero con una terminación latinizada. Incluso apuntaba una versión más poética y de uso retórico, pero con igual importancia: Fredonia. Los habitantes de Fredon serían los fredes o fredones (fredonian), que se podría acortar en el más coloquial frede. De ese modo los ciudadanos de Estados Unidos tendrían un epíteto distintivo por el cual referirse a su nación y a sí mismos, igual que los ciudadanos de Inglaterra se llamaban a sí mismos ingleses o los de Francia se llamaban franceses.

Al año siguiente lo intentó de nuevo con un panfleto titulado (un llamamiento a los Fredes o pueblo de los Estados Unidos), que estaba escrito en verso. En ambos indicaba que el término Fredonia debía entenderse como un regalo o algo que se hace libremente en un territorio libre de privilegios.

El problema fue que la idea no cuajó. No solo eso, más de un siglo después, en 1933 los Hermanos Marx utilizaron el término Freedonia en su película Sopa de Ganso para referirse al país fictio al frente del cual se pone el personaje de Groucho. Y a partir de ahi la cosa no hizo más que empeorar, incluso Woody Allen utilizó el nombre para una broma de cámara oculta en los años 60, en la cual preguntaba a los ciudadanos por la calle su opinión sobre la intenciones de independencia por parte de Freedonia (aquí el término ya había ganado una E más).

En las décadas siguientes el nombre se siguió empleando profusamente en películas, libros, juegos e incluso la prensa, haciendo siempre referencia a un pequeño país ficticio, en ocasiones con connotaciones negativas, como tiranía o dictadura, precisamente todo lo contrario de lo que Mitchilll, bienintencionadamente, había propuesto.

Curiosamente en 1992 un grupo de estudiantes de Texas crearon una micronación a la que llamaron Principado de Freedonia, y que funcionó como tal por lo menos hasta 2014, en la forma de una monarquía constitucional regida por un príncipe, sin territorio y basada en la ciudad de Boston.

Fuentes: James P. Ronda: Voyages of Discovery / The Medical Repository, volumen 6 / The Monthly Anthology, and Boston Review, Volumen 1 / Wikipedia / New York Public Library