El Monte Nuovo, la montaña más joven de Europa, formada en 1538

La caldera volcánica del Monte Nuovo

Al norte de la ciudad de Nápoles hay una extensa área denominada Campos Flégreos. Se trata de una caldera masiva o volcán colapsado que abarca gran parte del golfo de Pozzuoli y cuya mayor parte está situada bajo el mar. Este tipo de volcanes se diferencia de los estratovolcanes como el Vesubio en que no tienen un solo cono volcánico, sino que constan de una gran cámara volcánica subterránea que alimenta múltiples conos de escoria, cráteres y fumarolas en la superficie. Sus erupciones tienen una alta capacidad destructiva y explosiva, como la que en 1538 formó la montaña más joven de Europa, el Monte Nuovo.

La zona, hoy integrada en el Parque Regional de los Campos Flégreos, se extiende por varias localidades y barrios napolitanos incluyendo las Islas Flégreas, y en ella se cuentan hasta 24 bocas de cráteres y elevaciones volcánicas. También numerosos fenómenos hidrotermales que ya fueron utilizados por los romanos. En la caldera viven hoy más de 50.000 personas, y hasta un millón y medio en los alrededores.

La zona tuvo dos grandes erupciones, una hace unos 39.000 años y otra hace unos 15.000, con centro en la localidad de Pozzuoli y que dio lugar a la formación de una pequeña caldera dentro de la principal. Ambos eventos no solo fueron devastadores para la región, sino que también provocaron cambios climáticos como caída de las temperaturas, e incluso algunos investigadores piensan que pudieron contribuir a la extinción de los Neandertales.

Vista del Monte Nuovo
Vista del Monte Nuovo

Entre el 29 de septiembre y el 6 de octubre de 1538 una nueva erupción dió como resultado la formación del Monte Nuovo, que está considerada la montaña más joven de Europa. Fue una erupción relativamente menor, pero aun así tuvo la fuerza suficiente para formar una nueva montaña. El suceso tiene gran importancia en la historia científica, porque fue la primera erupción en tiempos históricos que ha sido descrita por un gran número de testigos.

Muchos cronistas y estudiosos, llevados por la curiosidad o por el interés científico, se acercaron a contemplar el suceso, a semejanza de lo que había hecho Plinio el Viejo quince siglos antes durante la erupción del Vesubio en el año 79 d.C. Entre ellos se encontraba el virrey Pedro de Toledo y toda su corte, que observaban desde la Iglesia de San Genaro. Fueron testigos de primera mano del fenómeno y luego registraron por escrito lo que habían contemplado. Todo comenzó el 28 de septiembre a las 12 horas, cuando repentinamente el mar se retiró hasta 370 metros dejando sobre la orilla cientos de miles de peces muertos, que los habitantes de la zona se apresuraron a recoger.

Mapa de los Campos Flégreos
Mapa de los Campos Flégreos

Para el día 30 la villa medieval de Tripergole había quedado destruída y, al día siguiente, cuando la actividad volcánica empezaba a moderarse y se disiparon el humo y las cenizas, los observadores pudieron ver que, en el lugar que ocupaba, había aparecido el Monte Nuovo. El 4 de octubre la actividad ya se había reducido lo suficiente como para permitir a buen número de curiosos ascender a la cumbre y observar el interior de la caldera. Sin embargo dos días después, cuando las visitas al lugar ya eran relativamente masivas, una violenta explosión acabó con la vida de 24 incautos escaladores.

Entre los tesoros arqueológicos que desaparecieron para siempre, además de la localidad de Tripergole, estaba la famosa villa de Cicerón, Cumanum.

Imagen de satélite de los Campos Flégreos tomada por la NASA
Imagen de satélite de los Campos Flégreos tomada por la NASA

Actualmente el Monte Nuovo tiene 133 metros de altura y un diámetro de 420 metros, habiéndose levantado 2 metros desde las mediciones realizadas en 1970. Está catalogado como un supervolcán con índice de explosividad 7 (mega-colosal).

La actividad volcánica sigue provocando movimientos y elevaciones del terreno, como ocurrió entre 1982 y 1984 cuando los residentes de Pozzuoli tuvieron que ser evacuados debido a los daños provocados por un levantamiento de hasta 2 metros en el terreno.