Comparativa: Obama elige entre Samsung y Apple

_filepane-hifi_pdp_-galaxys6-photostory-flat-blade_3-image_2-desktop-1240x700_v2

Durante años, BlackBerry fue el smartphone oficial tanto de los senadores como del presidente norteamericano. Barack Obama ya anunció que ponía fin a esa relación de diez años pasándose a Android y más tarde ha sido el Senado quien ha abandonado a la marca canadiense para ofrecer a sus integrantes que elijan entre el iPhone SE y el Samsung Galaxy S6.

Los senadores estadounidenses tienen que elegir entre dos celulares similares de gran calidad. La decisión no es sencilla. En una comparación inicial lo primero que destaca es la diferencia de tamaño. Mientras el iPhone SE tiene una pantalla de cuatro pulgadas, la clásica de los terminales de Apple, Samsung se ha caracterizado tradicionalmente por apostar por teléfonos más grandes. En el caso del Galaxy S6 se alcanzan las 5,1 pulgadas.

Y es que la pantalla es uno de los puntos débiles del iPhone SE. La resolución es la misma que la del iPhone 5 y esta era perfecta en el año 2012 pero en la actualidad hay muchos terminales que la superan. Además, el contraste no es tan alto y la pantalla está recubierta de un cristal superior que crea brillos en situaciones de mucha luz. Por contra, en el caso del Samsung Galaxy S6, la pantalla es precisamente uno de sus puntos fuertes.

e060ebca-2590-489b-b209-0d5fd82c73b4_mw1024_mh1024_s_800x468

En lo que se refiere al rendimiento, hay que señalar que ambos teléfonos ofrecen gran calidad. Es cierto que el celular coreano tiene una memoria RAM de 3 GB y una memoria interna de 32 GB, mientras que las prestaciones del iPhone son de 2 GB y 16 GB, respectivamente. No obstante, el procesador del teléfono de Apple funciona tan bien que hace que esa diferencia no sea tan significativa. En cuanto a la cámara, también gana el Galaxy S6 con 16 megapíxeles de resolución en la cámara trasera y 5 en la frontal, frente a los 12 y 1,2 del iPhone SE.

Ambos vienen provistos con el sistema de seguridad de sensor de huellas, algo muy importante para los senadores. El Galaxy S6 ha mejorado esta prestación respecto a su predecesor, en el que el sensor funcionaba de forma irregular, pero aún no llega a alcanzar la precisión de los iPhone. Visto este análisis, parece que muchos senadores podrían inclinarse por las características del Samsung Galaxy S6. Sin embargo sabemos que los seguidores de Apple son muy fieles a todos los productos de la marca así que la compatibilidad con laptop y tablet será un factor decisivo entre los políticos. De todas maneras, acudiendo a las tiendas de proveedores como T-Mobile se puede saber más y  conseguir precios ajustados, tanto en el propio celular como en los complementos de streaming para aprovechar las resoluciones y prestaciones de vídeo de ambos dispositivos.

Para el resto de ciudadanos hay otro elemento significativo del que no hemos hablado: el precio. El iPhone SE es la apuesta de Apple por ofrecer un terminal de gama alta a un precio relativamente económico  y en este punto la diferencia es sensible. Con toda esta información, tanto senadores como el propio Obama tendrán que tomar una decisión. No es fácil predecir cuál será su opción, aunque seguro que ambos fabricantes estarían encantados de que el hombre más poderoso del mundo lleve su celular en el bolsillo de su pantalón.