Cómo crear una lista de email para hacer crecer tu blog

Newsletter / foto Shutterstock
Newsletter / foto Shutterstock
Newsletter / foto Shutterstock

Empezar un blog es sencillo con las herramientas de que disponemos hoy en día. Atrás quedaron los tiempos en que se necesitaban conocimientos básicos de PHP, CSS y bases de datos, configuración de un servidor y demás. Cualquier hosting moderno nos permite instalar un blog con un solo clic y empezar a crear contenido inmediatamente, o si lo queremos más fácil podemos usar alguno de los muchos servicios gratuitos, como WordPress.

Pero hacerlo crecer en visitas y rentabilizarlo ya es otra cuestión. Y a menos que seas un fenómeno, va a ser duro. Principalmente porque la competencia en Google es tremenda, los servicios RSS y de noticias no se suelen fijar en los blogs nuevos, y las redes sociales son una jungla en la que hay que ser muy persistente para despuntar. Pero nada es imposible y seguro que conoces o has oido hablar de muchos casos de éxito que lo consiguieron en poco tiempo. Tú también puedes hacerlo.

Ofrecer valor añadido a través del email marketing

Una de las herramientas más interesantes que puede ayudarte es el email marketing, las tradicionales listas de correo, que desde hace unos pocos años han visto como pasaban de estar casi mal vistas a suponer uno de los principales y más efectivos canales de comunicación con clientes y lectores.

Claro que para que una lista de correo sea efectiva y tenga éxito no debería ser una simple recopilación de artículos o posts que se pueden encontrar en el sitio web, no tiene sentido. Tiene que aportar un valor añadido. Ya sea ofrecer contenidos adicionales y exclusivos, ofertas, descuentos, cursos, ebooks, pdfs, o cualquier otro tipo de elementos que hagan que el lector sienta que merece la pena recibir los mensajes. También podemos ofrecer al potencial suscriptor un adelanto de lo que se va a encontrar si se suscribe, mediante una newsletter de prueba.

Obtener suscriptores para tu lista de email

Para crear una lista de correo lo primero es recolectar tantos emails como sea posible de personas interesadas en lo que ofrecemos. Esto se puede hacer de diferentes formas, desde manualmente en congresos, eventos y conferencias, hasta colocando un formulario de suscripción en nuestra web. WordPress a través de su plugin Jetpack proporciona un sistema básico y fácil de usar que permite exportar después las direcciones a un archivo para utilizarlo con herramientas de email marketing.

Lo ideal es pedir el mínimo de datos posible, lo que incrementa las posibilidades de que alguien se suscriba, apenas la dirección de correo. Pero por supuesto hay muchos otros plugins más avanzados, e incluso hay servicios web que nos permiten insertar un formulario. Pero es importante no agobiar al lector con ventanas popup, que pueden llegar a ser realmente molestas y tener el efecto contrario al deseado, que es captar suscriptores.

Las redes sociales también nos pueden ayudar, por ejemplo podemos usar el botón de Facebook para configurar una llamada a la acción que nos permita realizar conversiones en la captura de suscriptores para nuestra lista. O podemos utilizar las Twitter Cards para fijar un tuit en la parte superior de nuestro perfil con el acceso al formulario de suscripción.

Crear una newsletter

Una vez que hemos conseguido nuestros primeros suscriptores toca ponerse manos a la obra y empezar a crear nuestra primera newsletter. No hay que estrujarse mucho la cabeza con el diseño, al final lo importante será el contenido, y prácticamente todas las herramientas de email marketing proporcionan un buen puñado de diferentes diseños preparados para ser aplicados fácilmente con un solo clic, con lo cual solo habremos de elegir el más encaje con nuestro producto.

La redacción es importante

La redacción también es un aspecto que hay que cuidar. Lo ideal es que la newsletter parezca cuanto menos una…newsletter, y sin embargo quien la recibe tenga la sensación de que va exclusivamente dirigida a él. Hacer que sean personales es dificil, pero hay que intentarlo. No deben ser demasiado largas, y lo ideal es intentar que el suscriptor interactúe, introduciendo preguntas directas que inciten a una respuesta también directa. Evitar los automatismos es otra cuestión que lleva tiempo pero que a la larga da sus frutos, por ejemplo variando el saludo, o el encabezamiento.

Eligiendo la herramienta para crear tu lista de email marketing

Lo que sí es importante es elegir bien la herramienta que vamos a utilizar para la creación y envío de la newsletter. Personalmente he probado varios de los servicios más conocidos como MailChimp, Acumbamail o TinyLetter, que es la versión light de MailChimp, la más sencilla de usar pero también la que menos funcionalidades tiene. Todas ellas tienen en común una versión gratuita con unos límites a partir de los cuales hay que pagar. Pero recientemente he descubierto Mailrelay, que eleva esos límites considerablemente. Eso, unido a que tiene sus servidores en la Unión Europea y cumple con la directiva de Puerto Seguro de la Unión, la hacen ahora mismo la opción más interesante.

En un momento en que la mayoría de servicios están reduciendo sus cuentas gratuitas Mailrelay puede ser la solución. No solo ofrece una cuenta gratuita con 75.000 envíos y hasta 15.000 suscriptores, además tiene una cuenta gratuita especial para bloguers que eleva esos límites hasta los 600.000 envíos y los 120.000 suscriptores, de sobra para la mayoría de blogs medianos e incluso grandes.

Abrir una cuenta de Mailrelay y configurarla para empezar a crear tu newsletter es muy fácil, el maestro Blogpocket tiene publicado un tutorial muy completo y exhaustivo en dos partes: Cómo crear una Newsletter con Mailrelay y Email marketing usando Mailrelay, donde además da cuenta de las cuestiones legales y funcionales que le han llevado a elegir este servicio, y las posibilidades de integración con diferentes plugins de WordPress.

Una de las opciones más interesantes de Mailrelay es la posibilidad de crear campañas A/B, es decir, crear dos newsletters y poder comparar las dos versiones para determinar cual obtiene mejores resultados.

En cualquier caso, elijas la herramienta que elijas, asegurate de varias cosas: en primer lugar que cumple tus necesidades tanto en cantidad como en calidad; en segundo lugar que cumple los requisitos que marca la ley, tanto en España como en la Unión Europea; en tercer lugar, que es lo suficientemente flexible como para permitirte usar diferentes formatos, programar tus envios e incluso utilizar el RSS de tu blog; en cuarto lugar, que proporciones las herramientas adecuadas para migrar a otra plataforma si algún día decides irte, como exportación de contactos; y, por último, que el coste y el tiempo que has de emplear en configurarla estén en consonancia con los resultados que esperas obtener de ella.