El descubrimiento etrusco más importante de las últimas décadas: una estela que menciona a la diosa Uni

Los arqueólogos que traducen la inscripción de una antigua piedra encontrada en el templo etrusco de Poggio Colla cerca de Vicchio, al noreste de Florencia, han logrado descifrar el nombre Uni, que creen hace referencia a una importante diosa del panteón etrusco.

Uni sería una divinidad de la fertilidad y posiblemente una diosa madre adorada en este lugar en particular, posiblemente la deidad titular del santuario de Poggio Colla.

La mención es parte de un texto sagrado, la más larga inscripción etrusca en piedra que se haya descubierto hasta ahora, según el arqueólogo Gregory Warden, profesor emérito de la Universidad Metodista del Sur de Dallas, que participa en la excavación arqueológica.

image

Los científicos descubrieron la antigua piedra incrustada formando parte de una pared del templo en Poggio Colla, donde se han encontrado muchos otros objetos etruscos, incluyendo un fragmento de cerámica con la escena de nacimiento más temprana en el arte europeo.

El descubrimiento refuerza la hipótesis de que existía un culto a la fertilidad en Poggio Colla.

El hallazgo es importante porque raramente se ha conseguido identificar el nombre de los dioses adorados en los santuarios etruscos.

Tanto la ubicación de la estela como el cuidado en la redacción del texto, que parece ser obra de un tallador que seguía modelos transmitidos por un escriba culto, sugieren que el documento tenía un carácter de dedicación, según afirma Adriano Maggiani, ex profesor de la Universidad de Venecia y uno de los investigadores que trabajan para descifrar la inscripción.

Según Warden, también es posible que contenga una serie de prescripciones relativas a las ceremonias que tenían lugar allí, en relación con un altar o algún otro espacio sagrado.

image

El texto, que consta de un máximo de 120 caracteres o más, difiere de los encontrados hasta ahora en que no tiene carácter funerario, por lo que los expertos esperan descubrir en él nuevas palabras nunca antes vistas que ayuden a entender cómo funciona la gramática etrusca.

La estela es de piedra arenisca, data del siglo 6 a.C. y tiene casi 1,21 metros de alto por más de medio metro de ancho.

Las inscripciones etruscas permanentes son raras, porque solían utilizar para escribir tela de lino o tablillas de cera. Los textos que se han conservado son bastante cortos y proceden de tumbas, por lo tanto de naturaleza funeraria. Por tanto, dice Warden, podemos afirmar que este es uno de los descubrimientos etruscos más importantes de las últimas décadas.

Además de ser posiblemente la inscripción etrusca más larga hallada en piedra, es también uno de los tres textos sagrados más largos encontrados hasta la fecha. Otra sección del texto se refiere a Tina, la deidad suprema de los etruscos. Tina era el equivalente a Zeus en la antigua Grecia o a Júpiter en Roma.