Una comisión de historiadores estudia la posibilidad de demoler la casa natal de Hitler

Casa natal de Hitler

Adolf Hitler nació en una localidad austríaca llamada Braunau am Inn, situada cerca de la frontera con Alemania. Su casa natal, que todavía sigue en pie, ha sido objeto en los últimos años de diversas controversias entre sus dueños y el gobierno austríaco, que ahora ha encargado a una comisión de historiadores que proponga opciones sobre que hacer con ella, considerando incluso la demolición.

La actual propietaria de la casa natal de Hitler, Gerlinde Pommer, recibe un pago mensual del gobierno por mantener la casa vacia y sin uso desde 2011. El objetivo es evitar que se pueda convertir en un lugar de culto para neonazis. El gobierno la tiene alquilada desde 1972, cediendola a diversas organizaciones no gubernamentales y de caridad, hasta que en 2011 decidió abandonar esta política.

El problema es que, a pesar de que el gobierno ha intentado adquirirla en múltiples ocasiones, la propietaria se niega a venderla e incluso a hacer reformas en ella. Se han propuesto varias soluciones como la expropiación del inmueble, que tiene unos 800 metros cuadrados.

Monumento contra la guerra y el fascismo, frente a la casa
Monumento contra la guerra y el fascismo, frente a la casa

Pero hace unos díass el ministro del interior austríaco dijo en una entrevista en televisión que en su opinión la demolición sería lo más correcto. Tras el revuelo suscitado por esas declaraciones, el ministro ha convocado una comisión de historiadores, que tendrán que proponer la mejor opción para gobierno y propietario.

El actual contrato de alquiler prohibe al gobierno austríaco usar el edificio como museo o cualquier otro equipamiento que tenga carácter histórico. Actualmente, frente a la casa existe un monumento conmemorativo, la Piedra de aviso contra la guerra y el fascismo, inaugurada en 1989 y cuya inscripción dice Por la paz, la libertad y la democracia. Nunca jamás fascismo. Millones de muertos lo advierten.